ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Año nuevo, vida nueva, bla, bla

Cain mata a Abel (Gustavo Doré) 
Caín mata a Abel (Gustavo Doré)

         Aparte de levantarte hiperglúcido, fascoso, más gordo, más viejo, lo cierto es que nos vemos impelidos a poner los tópicos parches morales: compensamos con buenos propósitos; eso quien no esté ya yendo a un gimnasio, ya esté intentando dejar de fumar como todas las mañanas- o quien se haya propuesto ser mejor persona, reconociendo que no lo era.

         No sé quien decía que es de locos celebrar los cumpleaños. Unos lo ven desde el punto de vista de la botella medio llena: al fin y al cabo un año más para vivir. Otros lo ven desde el punto de vista de la botella medio vacía; al fin y al cabo un año menos para vivir. Y otros ante la duda se arrean la botella suspirando tan sólo por la pena de que no estuviera llena del todo. Me gustaría ser de estos últimos y arrearme la botella.

        Después de sopesar en balance austero de ideas, una de las cosas que se me han quedado claras este año es que, como siempre, todavía queda mucha gente buena por este mundo. La gente buena se caracteriza por servir de trampolín, de taburete o de soporte vital a la gente, vamos a llamar regular, porque me he propuesto para el 2009 no pensar que hay gente mala, por lo menos hasta después de Reyes.

                Cuando decimos la manida frase “de todo tiene que haber en este mundo” no alcanzamos, tal vez, a observar la profundidad de la misma. Es cierto, ¿Se imaginan una sociedad sólo con gente mala? No hubiera sobrevivido. Me recuerda esto a la sociedad esclavista romana y como, cuando Espartaco puso en jaque el stablishment romano, no fue por cuestiones románticas y libertarias, sino simplemente porque los señores patricios romanos no sabían por dónde se cogía una azada. Los jodió bien y tuvieron que dejar de ejecutar instrumenta vocale (“herramientas que hablan”) con lo bonito que quedaban las cruces caminito del puerto. Si solo hay personas malas se descuartizan entre sí.

              Pero lo deprimente es imaginarse una sociedad sólo con gente buena. ¿Y a quién le vacilo yo lo bueno que soy? ¿Cómo hago para ser bueno en un mundo donde ya todo es bueno? Arcadia, Jauja, Camelot vaya coñazo. Todo el mundo bueno, ¿acaso no acabaríamos por envidiarnos de lo buenos que somos o de haber quién es más bueno? A una sociedad donde todos fueran buenos acabaría por salirle una espesa capa de pelo lanar y acabarían todos como material de jersey.

          La idea de la última pistola del mundo Si en este mundo sólo, pero sólo sólo, quedase un arma, quien la tuviera sería Dios.

               Un amigo mío suele decir que en este mundo hay dos clases de personas los fanfarrones y los que viven a costa de los fanfarrones. Yo pienso que va más allá: los buenos, y los que se aprovechan de los buenos. El intelecto humano, tan perverso para casi todo, ya se encarga de adornar, camuflar, esconder y disimular esta realidad: con llantinas mañacas, con religiones almibaradas, con pataletas anacrónicas, con promesas políticas, con acentos mudados, con amistades rancias.

             Me da grima ver cómo la gente se aprovecha de la buena voluntad de las buenas personas. Tal vez sea la mayor injusticia que ha creado la razón. Por eso, hay veces en que me asquea sentirme bueno, sobre todo cuando notas en tu espalda el incierto equilibrio del tipo cruel y aprovechado que sobre ella baila.

             Cuando el bueno se rebela y finge ser malo, el malo se encuentra desorientado, zafio, le faltan porqués. Y es divertido ver cómo le sienta mal que le copien su estrategia. Pero eso dura poco.

              Ni 2009 ni gaitas, al bueno le es imposible hacerse pasar por malo, pero el malo es un perfecto clon del bueno. Por eso lo del año nuevo vida nueva me suena a otro año más aguantando la injusticia, la falsedad, el doble rasero, y la estupidez del que sueña con que la bondad triunfará. Ya se sabe, la bondad triunfará, pero no aquí tal vez, para quien tenga la suerte de tener reservas en un hotelito de cuatro estrellas pared con pared con san Pedro.

        Las apariencias las carga el diablo.

        ¿Pesimista? ¿Negativo? ¿Demasiado lacónico para ser principio de año? ¿Veis? Justo ahora, después de haber sido malo, es cuando siento una necesidad irrefrenable de ser bueno ¿Por qué mierda a los malos no les pasará lo mismo? Debe ser vocacional, pa ser malo hay que nacer

Anuncios

Written by ariovisto

2 enero 2009 a 2:11 pm

Publicado en 1. Reflexiones

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola, Ariovisto.
    Sin duda, para malo no vale todo el mundo. Eso me ha recordado la novela de Fernández Flórez, “El malvado Carabel”, donde un hombre intentaba labrarse el porvenir como criminal con pésimos resultados.
    Y los propósitos de año nuevo poca gente los cumple. Además, que uno puede proponerse hacer algo en cualquier momento, lo importante es llevarlo a cabo con determinación y hasta el final.
    Un gran abrazo

    GKCh

    2 enero 2009 at 3:20 pm

  2. Por cierto, me encanta la rubia imponente que has puesto en la columna de la izquierda. A ver cuándo atacamos una… O dos, o tres…

    GKCh

    2 enero 2009 at 3:22 pm

  3. Hola ariovisto,
    nunca había prestado atención a la canción de Mike Oldfield que nos has dejado. Pero como la has puesto en castellano. Es de un buenismo que asquea. Debió escribir la letra su sobrino de tres años. ¿Si no hay países, quién organiza el funcionamiento de los hospitales, las carreteras o los ejércitos? ¡Es que la gente mala y las enfermedades existen, so gilipollas! (le digo a él, no a ti). ¿Y qué haría él en su mundo maravilloso, estar mano sobre mano todo el día? A mí estos guays de profesión me repatean el estómago.

    Ya sé que no se llama Mike Oldfield, pero me da igual. Que ponga una queja si quiere.

    Los malos tienen amigos que son como ellos. Que disfruten de su mutua compañía.
    Un abrazo

    dicybug

    2 enero 2009 at 5:57 pm

  4. Hola ariovisto,
    el teclado está bien, pero estoy procesando vídeos familiares. Es un proceso asqueroso: pasarlo de la cinta mini-DV al disco duro, convertir el fichero de avi a mpeg2, trocear los mpeg2 para tener localizada cada toma (que si bautizo, que si cumpleaños, que si festival en el cole…) y todavía me faltará generar DVDs a partir de los trocitos de mpeg2 generados. Asqueroso, de verdad. Cada uno de esos pasos lleva una hora o dos y he procesado unas seis cintas. Paso de ponerles florituras como música de fondo o transiciones entre escenas. Estoy hasta el gorro.

    Anoche me acosté a las 5 y pico porque quería dejar el ordenador trabajando por la noche y esta mañana otra vez a la carga. La recompensa es que dentro de poco tendré los DVDs listos para ser visualizados y además tendré varias copias de seguridad de esas cintas.

    Un abrazo

    dicybug

    2 enero 2009 at 6:14 pm

  5. Amén hermano: AMÉN. E ilustrarlo con Lennon: un acierto.

    Por cierto, sobre la frase del mes: si los que no quieren pensar son fanáticos, los que no pueden son idiotas y los que no osan hacerlo son cobardes…¿qué son los que piensan demasiado? (es que por ahí dicen, y estoy de acuerdo, que yo pienso demasiado, sobre todo y todos, a cualquier hora, momento y lugar: analizar, sopesar, valorar…piensa, piensa, piensa!: en qué me convierte eso?)

    Un saludo…y espero que el día que no existió no fuera demasiado malo.

    tinkerbell310

    2 enero 2009 at 8:07 pm

  6. Por cierto Dicybug…odias a Lennon o sólo me lo ha parecido?…jejeje. Es curioso: yo he odiado los beatles toda mi vida hasta que, de pronto, empecé a valorarlos y acabé amándolos.

    Pero tienes razón que un mundo perfecto sería “extraño”: al final, encontraríamos algo en él. O nos moriríamos de hastío…(me encanta esa palabra)

    tinkerbell310

    2 enero 2009 at 8:11 pm

  7. Hola Ariovisto,
    Yo suelo tener propósitos de enmienda cada dos por tres… El día 1 no me inspira para ello especialmente…
    En cuanto a la bondad o maldad de la gente… Imagino que muchos somos una compleja mezcla de cosas buenas y malas, y somos buenos a veces y malos otras… El mundo es imperfecto y nosotros con él… Seríamos más felices si consiguiéramos ser buenos del todo, pero es muy difícil conseguirlo!! En cualquier caso es un buen deseo para un año que comienza…
    Un beso.

    saporima

    2 enero 2009 at 11:39 pm

  8. Te contesto por aquí a tus comentarios en mi Blog:
    1. No creo que seas machista por decir que la mujer elige más a menudo el sufrimiento cuando el amor se acaba (y es que, como dice ismael Serrano, lo peor del amor cuando se acaba es, precisamente, eso: que se acaba). Y más que robadas nos sentimos engañadas, que no es exactamente lo mismo…aunque el engaño es algo así como robar la confianza de una persona, no? Así que tienes razón en eso también.

    2. De todas formas, creo que eso de que “el dolor de hoy es parte de la felicidad de entonces” a aplicable a muchas cosas y a muchos tipos de amor, no sólo el romántico. En ese sentido, todos elegimos el sufrimiento: cuando un ser querido nos abandona, eso duele y el dolor es el fruto de todo lo bueno que vivimos con ese ser querido (si no nos importase alguien, no dolería que se marchase).

    3. Está claro que lo ideal sería que, cuando perdemos el amor, lo asimilemos rápidamente, igual que asimilamos que nos amen, y, de paso, entendamos que todo sucede por alguna razón: lo bueno y lo malo. Ojalá se pudiera despedir el sufrimiento fácilmente. Una vez leí, y esto enlaza directamente con el punto uno, lo siguiente: “Los hombres viven del olvido, las mujeres de recuerdos”…por eso elegimos el sufrimiento de amor y por eso nos cuesta más abandonar ese sufrimiento.

    4. Aristóteles se equivocaba, de ahí que exista una cosa que es “la felicidad de los tontos”. No es más feliz quien más piensa, sino quien piensa menos y vive más. De cualquier forma, me gusta eso de ser…temeraria…jajaja!

    5. Yo soy de MacCartney, la verdad…Lennon…bueno, a él le pudieron más dos tetas que dos carretas, así que tiene todo mi desprecio por ello. Está claro que las drogas ayudaron a imaginar ese mundo mágico…jejeje (ya escribí una vez en el blog que en Amsterdam me sentí “Lucy in the sky with diamonds”…y eos lo resume todo).

    Un saludo…y buen fin de semana.

    tinkerbell310

    3 enero 2009 at 12:08 am


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: