ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

“Gaza- posts”

          Debido a mi formación universitaria, que no voy a decir que fue en la ciudad más bonita con diferencia del Mediterráneo, se me inculcó una máxima troquelante, abracadabrante y muy incómoda: el espíritu crítico es lo que impide que el cerebro te fibrile. No entiendo de medicina y no sé si el cerebro puede fibrilar… nunca he visto a ningún médico colocarle unas palas de parada en las sienes a ningún moribundo. Lo mismo son efectivas. Lo mismo no. A lo mejor alguna neurona está deseando un poquito de marcha ante tanta inopia intelectual.

      Si alguien tergiversa la información de una manera descarada es porque no le importa la verdad. No está jugando a informar sino a posicionarse política o socialmente en el lado que, vaya usted a saber por qué, más le interesa.

      Ayer, de pasada, en un informativo de apestosa parcialidad más propio de los tiempos de la maricastaña, pude concluir que el ejército israelí es tan malo y patético que sólo mata mujeres y niños. Ni un miliciano de Hamas muerto o herido, sólo niños y velos ensangrentados. Al parecer una de las bombas cayó en un mercado. Todo el mundo sabe que cuando hay un bombardeo anunciado por las sirenas lo suyo es ir al mercado a comprar el arreglo para la ensalada. El papi palestino le dice al niño palestino, “anda niño a por tomates al mercado, que están cayendo bombas y el papi está viendo el fútbol”.

    Vamos a ver si me explico. Yo, como diría un personaje de los Simpson, no como nada que proyecte sombra… casi. No me gustan las guerras, no me gustan las masacres, no me gusta lo que pasa en el Medio Oriente y no me gusta que muera gente. Ni siquiera distingo entre niños o soldados, como si que un soldado muriese estuviera bien, cuando debe doler lo mismo perder a un ser querido lleve éste uniforme o pantalón corto.

        Es posible que sea desproporcionada la reacción israelí a que les estén cayendo cohetitos todos los fines de semana, y resulte un tanto apasionante dar una vuelta por el barrio con el crío en el triciclo mirando de reojo por si se ensombrece el campo visual sobre el parque y te cae un piñote del cielo. Lo de las guerras desproporcionadas me recuerda a lo de las cargas policiales brutales. Como si una guerra ya de por sí no fuera desproporcionada y como si una carga policial consistiera en repartir folletos de urbanismo con una sonrisa de lado a lado del casco antidisturbios. Me da la sensación de que estamos un poco agilipollados. Cuando yo era crío, en los patios de los recreos eternos de las ensaimadas, berlinas y croasanes, la máxima era no meterse con el brutote de octavo, que tenía malas pulgas… y el que se metía con él salía con un ojo morado.

        ¿Por qué en vez de reírnos del Mossad que no sabe elegir objetivos y sólo mata niños que van a comprar tomates, no nos planteamos qué solución tiene que el terrorismo – que no las Hermanitas de la Caridad- que mueve millones y millones y millones de dólares en armas, tráfico, y otros ricos etcéteras se dedique a estar tocándole los huevos a medio mundo? ¿Cuánto tiempo lleva el conflicto? ¿Se ha dialogado? ¿Se ha intentado llegar a acuerdos? ¿Se han ofrecido soluciones? ¿Por qué no se habla de la paciencia de Israel, del matón de octavo?

        Pues porque ya es una cuestión política. Se trata de posicionarse. Ya hemos decidido quienes son los buenos y quienes son los malos. Le pegamos una patada a la pérfida USA en el culo rabínico del sionismo.

         ¿Cómo pensaban Roosevelt y Stalin echar a Hitler de Berlín? ¿Con caramelos?¿Cómo pensaban nuestras pacificas brigadas rojas milicianas republicanas parar el golpe de estado franquista? ¿Cañoneando catecismos entre las filas fascistas? A tiros. Pulverizando Berlín. Debo haberme dormido siglos y me encuentro inmerso en una sociedad nueva donde nadie recuerda lo que es una guerra. La última fue hace tan sólo 60 años.

           No me gusta que el terrorista últimamente siempre sea el bueno. No me da buena espina. No se puede justificar la barbarie, si la barbarie está de “mi lado” político. Ni somos árabes, ni somos hebreos. Tal vez no entendamos una mierda de lo que pasa pero aquí está el español arregla mundos… Ni me han tomado el pelo cien mil veces desde los años 60 – en el caso palestino-, ni pesa sobre mí una promesa coránica de ser arrojado al mar, que se la toman muy en serio porque tienen los álbumes de fotos llenos de postales de Matthaussen, Auchswitz y Treblinka.    

     ¿Se imaginan a ETA tirando Kazzam al Corte Inglés de Madrid todos los sábados? ¿Qué hacemos? ¿Nos sentamos?

         Ninguno de los dos tiene razón. Partamos del debate de ideas, de argumentos que enriquezcan. Pero señores de la prensa, déjenme que eso lo decida yo. Y ahora que el niño no ha vuelto a tiempo de hacer la ensalada para su papi, que alguien argumente seriamente la postura contraria. Eso es lo rico y edificante, no las efusivas portadas panicircenses que tan tranquilos nos dejan saborear el Roscón de Reyes. ¡Qué hipócritas somos!


    Lo que quiero es que se debata, no que se bale. Es lo que pienso.

Anuncios

Written by ariovisto

5 enero 2009 a 9:36 am

Publicado en 1. Reflexiones

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola ariovisto,
    te he leído, pero ando liado. Vuelvo a última hora de la tarde.
    Un abrazo

    dicybug

    5 enero 2009 at 2:14 pm

  2. Hola ariovisto,
    las televisiones no se mueven más que por la pela. Con el PSOE está claro que o les bailas el agua o te cortan el grifo, ya sea de publicidad institucional o de concesión de nuevas emisoras. El PSOE no se anda por las ramas en cuanto a medidas totalitarias se refiere. Y si la dirección de esas cadenas dice A, los asalariados de las mismas dicen A en sus informativos. Quizá alguno se sienta periodista o progre o antisemita, pero en esencia quieren seguir teniendo trabajo.
    ¿Y cuál es el resultado? Pues que pongas la cadena que pongas parece que estés leyendo los pasquines de las juventudes socialistas. ¿Podemos esperar opinones contrarias a la progresía gobernante? Ni por asomo. Fíjate lo que hacen los sindicatos con Telemadrid porque no han logrado incorporarla al lado oscuro de la fuerza.

    Recuerdo que un conocido comentó un día que a él le parecía que la película “El pianista” había sido creada para contrarrestar la mala publicidad que tienen los israelitas. Yo me quedé a cuadros y le contesté que ni si me habría ocurrido pensarlo así porque yo no tenía sentimientos antisemitas. Me contestó que él tampoco.

    Veo que tu post y el mío van por el mismo camino: pedir más razonamiento a sabiendas de que es una utopía que así sea. En esencia somos primos poco aventajados del primate más bobo.
    Un abrazo

    dicybug

    5 enero 2009 at 11:54 pm

  3. Hola Ariovisto,
    Es triste tener la sensación de que no puedes fiarte de lo que te cuentan… Imagino que muy probablemente tanto unos como otros, en mayor o menor medida, manipulan la información. Estoy de acuerdo contigo en que si todos fueran más imparciales y nos mostraran con la misma vehemencia las dos caras de la moneda podríamos comprender mucho mejor el conflicto (éste y cualquier otro).
    Un beso.

    saporima

    6 enero 2009 at 1:22 am


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: