ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

¡Qué buena estás, Pompeya Sila!

¿Piensan que los políticos están trabajando para solucionar la crisis económica? ¿Qué están haciendo exactamente nuestros políticos? ¿En qué están trabajando ahora? ¿En solucionar el paro? ¿En reactivar sectores? ¿En incentivar empresarios?

Pues no. Los políticos andan descubriendo que son corruptos, que se llevan comisiones, regalos, fincas, cacerías, coches…

Lo que cualquier ciudadano intuye como algo casi innato, les lleva a estos ridículos personajes horas y horas de discusión, folios y folios de audiencias y fiscalías, decenas y decenas de portadas de periódicos, horas y horas de pérdida de tiempo. La corruptibilidad a un político se le supone, a cambio, tal vez el ciudadano les exija un mínimo de competencia, no sé, que hagan algo: una media ley, algún decretillo, algún retoque constitucional, alguna medida paliativa. Que trabajen, vamos.

Se tiene la sensación desde las bajuras del pie de calle que lo que están haciendo en palacio – como desde el siglo XI- importa un pimiento al resto de los mortales.

Cualquiera con dos dedos de frente sabe que es mucho menos grave que haya un juez pintoresco, un sastre agradecido, unos espías que añoran a Sean Connery en La Casa Rusia, un cochazo revendido, o tres o cuatro recalificaciones que el pedazo de crisis que estamos soportando. Mientras los contratos se evaporan, los puestos de trabajo se diluyen, los sueldos se congelan, los impagos se triplican, esta vergonzosa imagen de los políticos chivándose al director por cuestiones personales hace que uno sienta vergüenza ajena, asco.

¿Qué es más importante la crisis o la corrupción?

Un ejercicio más de egoísmo malsano y de espaldas a las verdaderas necesidades de un país. Los políticos se están conociendo a sí mismos. Ya era hora.

Ya sabemos que los políticos españoles – salvo trazas excepcionales – son corruptos. ¡Bienvenidos al mundo real! Acaban de descubrir que el agua moja. ¡Qué ridículo! Ya te sale míster “generalizar-no-es-justo” (qué daño está haciendo esta frase); bueno pues el 40 % son corruptos por acción y el 60% son corruptos por omisión. Y los periodistas siempre, siempre encantados con el traqueteo y la marcheta vende humo. ¿Se imaginan a todos los periodistas ignorando las miserias de esta casta repugnante y sacando en portada todos los días el particular caso de una familia donde un padre y una madre se quedan en la calle con una hipoteca de 35 años por pagar? ¿Tendrían huevos de estar con los trajes de Camps, el cochecito de Sepúlveda, el colchón mágico de Alcaucín, las conferencias del juez Dred, las subastas de los bienes de Touriño? Semos tontos y semos lo que nos merecemos. El pueblo español es tan sabio que estaría dispuesto a estar gobernado por la familia entera del Pernales o del Pasamonte, a cambio de que organizaran tan sólo una miajica a este país – no es la primera vez que lo hace-.


Lo bonito de la frase “La mujer del César no sólo tiene que ser honrada, sino parecerlo” adquiere su verdadera perfección si interpretamos que, mientras la mujer del César se pasea con su supuesta honradez, mueve el culo y contonea los pechos, absortos, nos roban la cartera por enésima vez. La mujer del César ni tiene que ser honrada, ni tiene que parecerlo, lo que tiene que estar es buena y tener un buen polvo, para que perdidos lujuriosamente entre sus caderas, olvidemos precisamente lo importante: que no deja de ser la mujer del César.

Anuncios

Written by ariovisto

14 marzo 2009 a 8:46 am

Publicado en 2. Política

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola Ariovisto,
    Sólo sé de la historia lo que nos cuenta el enlace que nos has puesto, pero a mí me da la sensación de que César aprovechó lo sucedido para librarse de Pompeya Sila. Si de verdad la amaba, le hubiera importado un rábano la honradez de su apariencia…
    Dos besos.

    saporima

    14 marzo 2009 at 2:45 pm

  2. He escrito sobre la magdalena de Proust… 😉

    Lo volveré a intentar, le daré otra oportunidad a Marcel, pero es que el tío es un coñazo…como Clarín!

    No te ofendas!!

    Un saludo limoncito.

    altisidora

    15 marzo 2009 at 3:43 pm

  3. Claro! Si yo soy naranjita…es lo justo, no? 😛

    altisidora

    15 marzo 2009 at 4:42 pm

  4. Sí he leido La Regenta. Y tengo que reconocer que tiene uno de esos principios literarios impactantes, como Lolita, La Metamorfosis, El Amor en los Tiempos del Cólera o El Quijote. Amo Vestusta.

    Me gustan las naranjas!

    altisidora

    15 marzo 2009 at 6:15 pm

  5. Hola, Ariovisto:

    Creo que es más preocupante la corrupción de los políticos, porque de la crisis, tarde o temprano (mejor temprano, claro) saldremos, mientras que la corrupción es eterna en España.

    Un abrazo

    GKCh

    15 marzo 2009 at 7:04 pm

  6. ¡¡PROFEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!

    ¡Muy buen artículo…! Siendo tan bruta como realista, parece más que evidente que importa más la corrupción que la crisis… Claro, como ellos tienen tanto…

    MIL BESOS, MY DEAR PROFE.

    Puri

    15 marzo 2009 at 9:24 pm

  7. Si que está buena la mujer del Cesar, sí…

    A ver, los políticos tendrán que inventarse algo para que no veamos lo inútiles que son ¿no? Unas veces nos vienen a vender la moto del nacionalismo, otras nos cuentan novelas negras de corrupción, después están las campañas electorales… en fin, lo que sea con tal de mantener la vista del votante lejos de donde a ellos no les interesa que esté.

    Mi armario no necesita un psicologo, necesita una novia… se siente muy solo desde que no vivo dentro de él.

    variablex

    17 marzo 2009 at 9:18 pm

  8. Hola ariovisto,
    si les metiesen en la cárcel por robar (como por ejemplo por ser juez y llevarse una pasta gansa del Santander por dar unas conferencias y luego devolver el favor desde el juzgado), se lo pensarían tres veces. En realidad seguirían robando pero con mayores precauciones: “cuantas más trabas, más precauciones” pero seguirían robando.

    A mí me parece bien que todavía esté mal visto ser político y ‘corruto’, y que eso se use como arma arrojadiza. Otra cosa es que un juez-político use supuestas tramas de corrupción para alterar elecciones, al puro estilo 11-M, o que el partido gobernante trate de ocultar su patética incompetencia dedicándose a tirar basura sin probar nada sobre la oposición.
    Un abrazo

    dicybug

    18 marzo 2009 at 3:51 pm

  9. Gracias por el cumplido, amigo Ariovisto.

    Tómate lo que quieras. Para que veas que tengo en cuenta tus sugerencias y que te hago caso, profe. En fin, no es más que un cuentecillo, una bagatela, pero te agradezco la lectura. Iremos alternando la cosa policiaca y el homenaje al colosal sajón con las fruslerías propias.

    Por cierto, veo que has añadido nuevas secciones, como La Trastienda. En cuanto tenga un ratito libre, me paso y leo lo que hayas puesto por allí.

    Un fuerte abrazo

    GKCh

    18 marzo 2009 at 4:36 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: