ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Sotto lastra

Durante algo más de un año pude disfrutar – hace ya unos cuantos – de la amistad de un recio italiano piamontino. Entre muchas conversaciones amables, cuando salía el tema de la política, tras darle entre las orejas a Il cavaliere Berlusconi – y luego defenderlo más que a su madre – me reprochaba – nos reprochaba a los españoles – que nosotros no estábamos entendiendo un stronzo di merda de la situación internacional – no sólo política, sino socioeconómicamente- porque todavía nos pesaba la rémora del franquismo. El franquismo se está convirtiendo en parte del folclore hispánico, junto al sex, sex, and sun ( y sangría) que anuncian en las agencias de viajes británicas y norteamericanas para acudir a desbarrar a Benidorm – la Sodoma del siglo XXI- por cuatro chavos, la paella, los toros, el yesverigüel fandango, las españolas ardientes y los donjuanes embozados saltatapias.

La sociedad española está fuertemente maniatada por el complejo franquista. El español, como quedó demostrado por nuestros Siglos de Oro en la literatura, en las artes e incluso en las ciencias – aparte de talar media España para Juan de Austria y de inventar la Inquisición-, y como queda demostrado durante el siglo pasado con figuras importantísimas en numerosos campos, ha sido de natural creativo, ingenioso y hábil. El calorcico del Mediterráneo, el ser la terraza de Europa, el llevar nuestra sangre más genes que la de un embrión de prueba clínica, nos ha dotado de habilidades tales como la espontaneidad, la improvisación elevada a la categoría de ciencia, la audacia científica, la intuición – el español es altísimamente intuitivo- nuestro agudo ojo clínico para desvelar caracteres cerrados, nuestro cinismo iberofeniciogrecorromanarábigogótico nos ha dotado de una mescolanza propia de un cómic de Stan Lee a lo Marvel. Podríamos muy bien ser Spiderman o Ironman.

Sin embargo, seguimos siendo un país bonsái, con trazas de secuoya, pero con alturas de tomillo. Y es que nos hemos colocado el techo franquista en el que nos gusta retozar. He de reconocer que no sólo a la gente de izquierdas le va el rollo antediluviano de la legión cóndor, la división azul o la Guardia mora, es que la gente de la derecha tiende a refugiarse allí, escasa de argumentos, cada vez más. No hay más que darse un garbeo por los foros, blogs y debates para seguir viendo el coñazo del y tú más, que no nos lleva a ninguna parte, salvo a la misma.

Cualquier Constitución de los países llamados avanzados, bien que mal, asienta sus patazas en la esperanza, en la ilusión. Muchas de ellas arrancan de un deseo catártico de emular al ave Fénix tras las dos Grandes Guerras y fascismos propios – no talaron sus países ni inventaron la Inquisición, pero sí se llevaron en menos de cuarenta años a media Europa por delante, rondando los 60 millones de muertos (enterrados), la península Ibérica entera, contando Portugal, exterminada, entre la I y la II -. La Constitución española del 78 salió picada de esa viruela nefasta que es hacer las cosas pensando en el pasado. El sindiós autonómico, las leyes garantistas, saber mucho de derechos pero escasamente de obligaciones, contentar a todo el mundo. La Constitución española del 78 no fue tal. Aquello era un puente para pasar por el hediondo tráfago de un siglo para olvidar. Las Constituciones, si realmente pretenden convertirse en Cartas Magnas que duren para siempre, no pueden convertirse en cesiones miedosas, en habrá que hacer esto para que no se enfaden aquellos, porque luego pasa lo que pasa. Lo hecho hecho está y salió como salió, y nadie puede decir que hubiera sido mejor otra cosa porque nadie hizo otra cosa. Nos levantamos acojonados de una pesadilla resultado definitivo del explosivo cóctel iberofeniciogrecorromanarábigogótico.

Falta de asuntos enmudeció la lira, que diría el sevillano del arpa oxidada. En este país no tenemos más argumentos que reprocharnos el pasado. Nos enanizamos a pasos agigantados. Capamos la creatividad hispánica coaccionados por el miedo a que me tachen de… Se me ocurren varias cosas: la educación debería volver al plan del 1974 (hechos los pertinentes ajustes socio-históricos, claro) y dejarse de tanta farfolla manirrota, eso, ¿quién se atreve a decirlo?; España es un país que trabaja poco y cobra mucho, eso ¿quién se atreve a decirlo?; en España el delincuente tiene más derechos que la víctima siempre, eso ¿quién se atreve a decirlo?; España es una nación, no veinte – entre otras cosas porque no se puede permitir tales lujos – inventemos “algo” más práctico, eso ¿quién se atreve a decirlo?; en este país se practica y permite la corrupción a todos los niveles y no se hace anda, ¿eso quién se atreve a decirlo?; la política de inmigración es insultante incluso para el inmigrante, normalmente engañado, eso ¿quién se atreve a decirlo?; España es un país falto de disciplina, rigor y compromiso ciudadano, eso ¿quién se atreve a decirlo?; Se está instalando progresivamente la máxima del aquí te pillo aquí te mato en las relaciones comerciales, eso ¿quién se atreve a decirlo?; los intermediarios se están forrando de una manera repugnante con los precios; eso ¿quién se atreve a decirlo?;el crédito fácil ha hecho una sangría tremenda a todos los niveles, eso ¿quién se atreve a decirlo? España es un país segundomundista, eso ¿quién se atreve a decirlo?; España no es un país racista pero, extrañamente, como si lo fuera, eso ¿quién se atreve a decirlo?; los diferentes cuerpos de seguridad del estado (policías y Guardia Civil) son tratados como el pito del sereno – y ellos a nostros, a veces, como un sereno sin pito: no hay autoridad, ni miedo a la ley: eso, ¿quién se atreve a decirlo?; España tiene una clase política para echar a correr, eso ¿quién se atreve a decirlo?; la prensa y los medios de comunicación alardean publicitariamente que su ética es el negocio, eso ¿quién se atreve a decirlo?… Y quien lo diga será o facha o progre. Si alguien lee esto posiblemente ya estará intentando bipolarizarme en un extremo u otro. No hace falta que elucubren más, soy un rojo de derechas, siempre lo he dicho.

¿Qué Gobierno tiene machombría hispánica (o huevos, sicut vulgus) para pegar una hostia encima de la mesa? Unos serían fachas y los otros lo parecerían. Así que dejemos que el velero navegue que de momento no se hunde. ¿Rumbo? ¿Qué rumbo?

Como cuando a uno le estalla a medio metro una granada hueca y vaga sordo y aturdido entre el polvo y la metralla. Regeneracionismo urgente. Imaginación al poder. Creatividad, superación. Olvido. Mentes nuevas, mentes jóvenes, mentes frescas. Mentes desinhibidas. Gobernantes que se crean que están para y no contra. Y es que aquí nos unimos contra, no para. Somos la p… olleta de la abuela.

(Los españoles sois los que soportáis encima la losa de tonelada y media de vuestro particular Valle de los Caídos, no el tío Paco)

Eso me decía el mio amico Marco…(no el del mono Amedio) ¡Cómo me gustaría ser extranjero para empezar a ser mejor español!

¡¡Acudid a mí ánimas envueltas en musas de seda de mentes preclaras de otros siglos: Rojas, Garcilasos, Cervantes, Quevedos, Larras, Unamunos, Ortegas…!! Sacadme de esta triste suerte de país autista!!

Anuncios

Written by ariovisto

23 abril 2009 a 8:38 am

Publicado en 2. Política

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola, “iberofeniciogrecorromanarábigótico” Ariovisto:

    Nuestra querida España, o más bien, la gente que formamos esto a lo que desde hace siglos llamamos España, es capaz de lo mejor y de lo peor. Puede que tengas razón y que el franquismo pese en el pueblo español como una losa, pero sin negar esto pienso que padecemos atrasos y conductas viciadas desde hace siglos. España lleva durmiendo la siesta desde el siglo XVII. En realidad, desde mi humilde punto de vista, sólo vivimos un siglo de esplendor, el XVI, y con todo y con eso la gente sufría de hambrunas, miserias y veía cómo el oro de América iba a parar a las arcas de los banqueros alemanes para costear las guerras de religión de baranda Carlos V.

    La sempiterna incultura, la hispana envidia, el ‘odio fraternal’, el placer de ejecutar tareas chapuceramente, el caciquismo, la corruptela, el despotismo, el nepotismo, el enchufismo… son algunos de esos vicios o males endémicos del ser español, y ni los regeneracionistas del 98, ni posteriores o futuros que vengan, podrán enderezar nuestro carácter. “España y yo somos así, señora”, como decía un personaje de Un marido de ida y vuelta, de Jardiel Poncela.

    Gran post, don Visto. Tus palabras son dignas de tener en cuenta y ojalá una nueva generación de jóvenes tuviera el coraje de regenerar auténticamente nuestro país o modificar aquellas conductas que, a todas luces, son indeseables, aunque mucho me temo que esto no hay quien lo remedie. Existen demasiadas conductas, inercias, burocracias y talantes que, con losa del Valle de los Caídos o sin ella, nos hacer ser como somos, ‘malgré nous’, a pesar de nosotros mismos.

    Un abrazo, ‘don Vis’.

    GKCh

    23 abril 2009 at 4:11 pm

  2. ¡¡¡Profeeeeeeeeeeeeeeeee, muy bueno!!!

    En España tenemos lo que nos merecemos, por burros, incultos, pasotas, revanchistas y tocapelotas. Así nos va. Lástima de país.

    MIL BESOS, MY DEAR PROFE.

    Puri

    23 abril 2009 at 8:08 pm

  3. Hola Ariovisto,
    No quiero desilusionarte, pero… No creo que acudan las ánimas a las que invocas… Y menos envueltas en musas de seda… Lo siento…
    Dos besos!
    PD. Una agradable lectura… Como siempre! 🙂

    saporima

    23 abril 2009 at 9:47 pm

  4. Hola ariovisto,
    no es un problema específico de los españoles. Los humanos somos así, en general y sin excepciones. Lo que sucede es que en otros países han tenido la fortuna de dar pasos acertados en instantes concretos de su historia, y nosotros la mala fortuna de haber votado otra vez al PSOE. Es broma (a medias), nosotros hemos tenido la mala fortuna, por ejemplo, de que los que hicieron la constitución fueran unos patanes, o de que los que diseñaron nuestra democracia supieran tanto de división de poderes como de la teoría de la relatividad.
    No es que los españoles tengamos los genes al revés. Es una cuestión de inercia por cuestiones concretas hechas por personas concretas.
    Un abrazo

    dicybug

    23 abril 2009 at 11:15 pm

  5. Hola ariovisto,
    yo sigo el consejo de Tambor (ya sabes, el amiguito de Bambi): “si lo que has de decir no ha de agradar, más te valdría callar”. Así que solo publico cuando mi mensaje es positivo. Es un patrón clarísimo en mis escritos.
    ¿Qué quieres, que hable de Jose Blanco elaparatchiksinestudios como ministro? ¿De Rodríguez Zapatero que sigue sin dimitir? ¿De los cuatro millones de parados y la economía? ¿De Rajoy? ¡Por Dios, ¿es que quieres que hable de Rajoy?!
    Respiro hondo, y a seguir pensando en cómo las mariposas se posan (valga la rebuznancia) dulcemente en las flores amarillas.
    Un abrazo

    dicybug

    24 abril 2009 at 4:08 pm

  6. Hola, Ariovisto.

    Sobre tu sugerencia acerca de Agatha Christie, te respondo que todo llegará. En mi pequeña revisión de los grandes autores y novelas del género policiaco sigo un orden cronológico, aunque pueda hacerse pesado. Así que todavía queda un poquito para que entre en escena la Gran Dama del Crimen. Antes debo dedicar algunas páginas a autores que la precedieron, entre ellos el propio Chesterton. Pero dentro de pocas entradas (unas tres o cuatro mil, más o menos) llegaremos a Poirot, a la señorita Marple, a Tupence y a todos los detectives nacidos de su ingenio.

    Paciencia, amigo, y
    un fuerte abrazo

    GKCh

    24 abril 2009 at 6:02 pm

  7. Apuesto a que no sólo te sabes el número de móvil…
    🙂
    Dos besos!

    saporima

    24 abril 2009 at 11:36 pm

  8. No te engañes pensando que tengo sensibilidad. El semisótano es pequeño y no caben demasiadas cosas…
    ¿Poesía yo? ¡Anda ya!

    dicybug

    25 abril 2009 at 3:01 am

  9. La verdad es que estoy tan de acuerdo con todo lo que has dicho, que yo no podría haberlo dicho mejor. Sólo añadiré una pequeña anécdota, y es que cuando hablo de ciertas cosas, los de izquierdas me llaman facha, los de derechas, comunista, los heterosexuales, homófobo, y las mujeres, machista.

    Creo que no me va a quedar ningún sitio donde esconderme.

    variablex

    27 abril 2009 at 12:52 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: