ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

La gripe

Aprovecho, antes de empezar con mi sarcoironía matutina, para solidarizarme con el pueblo de Méjico, pero con el pueblo pueblo, ése que me imagino andará tentándose las ropas cuando debe fiarse de unos gobernantes ante algo que, como diga de ponerse chungo, chungo, veremos qué pendejo le pone puertas al campo.

A muchos, al menos a mí, les habrá venido a la cabeza el hecho postcolombino de que los estornudos españoles mataron a más incas, mayas y aztecas que los trabucos de aquellos “dioses” que olían a meado y a cuadra por los siglos XV y XVI, considerados dioses tan sólo porque tenían fuego en la cara –aludiendo a las barbas castañas y pelirrojas –, dominaban el fuego y venían enlatados, como la Caballa del Norte.

Pero no voy a hablar de pandemias o pendejemias porque ni soy virólogo, ni entiendo una papa ni de virales, ni retrovirales y las únicas influenzas que entiendo, acaso, son las de Quevedo y Villegas, Dios me libre siquiera de compararme salvo en la perilla y en el monóculo modernizado.

Veo el tema de esta enfermedad contagiosa como algo tratado de un modo festivo por los españoles e ignorado por el resto del vejestorio europeo. Mientras salen en la tele mejicanos verdaderamente angustiados y mientras su presidente les aconseja con esa voz tan linda y acantinflada que tienen los mejicanos – y que tanto nos gusta a los españoles – que en estos días de asueto claveteen puertas y ventanas y saquen los juegos de mesa porque la cosa ha dejado de ir de madre, aquí nos hace gracia lo de la mascarilla, y las cadenas de televisión andan a la caza del infectado para hacerle una entrevista en exclusiva y “nos tosa” en directo.

Somos tan irreverentes con los desastres que me da miedo que algún Titán coja un cabreo excesivo y nos mande a hacer puñetas por prepotentes. Tampoco es cuestión de alarmarse, claro, pero cuando uno asiste a estas noticias que parecen sacadas de la película Estallido (Outbreak) 1995, donde el grandísimo Dustin Hoffman y la espectacular René Russo se enseñorean en la pantalla, le pasa por la cabeza lo poca cosa que somos y el mucho pecho que sacamos.

Llegará el día que le caerá una rayo al vecino y cuando salgamos a coger el ascensor y veamos que falta medio edificio, apartaremos los cascotes con la puntera de nuestros recién glicerinados mocasines, y cogeremos el ascensor como si tal cosa. Y es que las tragedias nos ponen del mal cuerpo y nos da asquito si quiera que nos recuerden que somos mortales…

Cuando vemos a todas las potencias mundiales – menos una, la quijotesca España de la Champion Lí de la Economí– devanándose las chequeras para paliar la crisis monumental e histórica y cuando en Wall Street están acolchando las aceras por si empiezan a caer brokers y sharks de los empires, una especie de microorganismo micromierdecilla nos advierte que él solito, mutando y remutando, se caga en el G-20, se mea en el FMI y vomita sobre las reservas de oro de Fort Knox, con una chulería propia de gallito mejicano de película rodada en los exteriores de Río Grande presto a balasear el estado del bienestar así, como si saliera de la nada. (Esperemos que haya salido de la nada, que las especulaciones, ya verás, porque alguno ya se ha imaginado a Bin Laden dando golpecitos en la base de un tubito de laboratorio.)

Mi solidaridad con Méjico y con las familias españolas a quienes les ha tocado el curioso calvario de ser una de las diez –creo que ya van diez – señaladas con esta especie de advertencia apocalíptica que nunca hay que desdeñar, que no hay que tomarse a broma y que debería preocuparnos más, mucho más. ¿Hay un Organismo mundial dedicado exclusivamente a este tipo de amenazas? ¿Ahora mandan a las empresas farmacéuticas a fabricar la vacuna? ¿Va a pasar como con los terremotos? ¿Sólo se van a caer las casas de los pobres? Más que inyecciones a los bancos y a las economías, deberíamos estar más preparados con otro tipo de inyecciones. Esperemos que se solucione pronto y que acaben con la mortandad…

Y esperemos que, como critican al papa con el tema del preservativo en África, no se le ocurra a Benedicto aconsejar no respirar… ¡Dios, qué ahogo!

Anuncios

Written by ariovisto

30 abril 2009 a 8:24 am

Publicado en 1. Reflexiones

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡Qué grande, Ariovisto!

    ¡Luego dirás que no estás inspirado, eh! La pandemia se nos viene encima, pero por encima de todo creo que hay que huir de los alarmismos y coincido contigo en que en España y en europa se frivoliza demasiado con estos temas. Me ha gustado el símil del rayo que le cae al vecino, porque refleja algo que vemos a diario y es el pasotismo general (hay muchas excepciones, por fortuna) cuando vemos la desgracia a nuestro alrededor.

    Me uno a tus palabras y espero que los afectados, en especial de Méjico, se recuperen y que los gobiernos del mundo encaren decididamente este problema desde la responsabilidad.

    Un fuerte abrazo

    GKCh

    30 abril 2009 at 3:59 pm

  2. Hola Ariovisto,
    Hace cinco años estuve con neumonía todo el mes de junio. Supongo que desde entonces mi miedo a este tipo de cosas aumentó considerablemente…
    Dos besos!

    saporima

    30 abril 2009 at 5:21 pm

  3. Hola ariovisto,
    yo también he creído leer a alguien criticando al Papa. En fin, ¡qué mundo!

    Esperemos que no muera más gente por algo tan bobo como una gripe.
    Un abrazo

    dicybug

    30 abril 2009 at 6:11 pm

  4. Profeeeeeeeeeeeeee, ¡muy bueno tu texto!

    Tienes razón, se debería frivolizar menos con este tema y tomárselo en serio, porque como se convierta en pandemia nos vamos a enterar de lo que vale un peine. Lo de la gripe española será un catarrito, y si no, al tiempo.

    MIL BESOS, MY DEAR PROFE.

    Puri

    1 mayo 2009 at 7:28 pm

  5. No me había dado cuenta, pero tienes razón… Nos estamos volviendo muy frívolos con ciertas cosas que deberían ser tomadas con gran respeto, como es una epidemia.

    O debería decir que al menos yo me estoy volviendo frívolo. :S

    variablex

    8 mayo 2009 at 12:32 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: