ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Libertad de expresión “on” / Libertad de expresión “off”

La libertad de expresión de este país está en deuda eterna con las nuevas tecnologías microfónicas. Gracias a los micrófonos “mal apagados” se tiene la certeza de que éste no es un país de tontos, y de que nos mola hacérnoslo. En manos de unos medios de comunicación a la greña la mayoría de las veces por cuestiones personales y ajenos a la verdad, es tanta la libertad que se le ha dado a la expresión que, endiosada prosopopéyicamente, opta por mentirnos, como buen ser humano. Una de las libertades más curiosas que tiene el ser humano es la de mentir hasta el postrero paroxismo. Obviada ya la idea de que la información exista, cada vez estaremos más hambrientos de que a algún menda se le olvide poner las cosas en “off”, y entonces nos enteremos de la realidad, de la otrora putesca (putanesca) verdad.

Lo del “off” me recuerda a Delfos. (¡Coño, Ariovisto, ¿ande vas?!) Para que una sacerdotisa enroscada en una serpiente de doce metros te dijera la verdad, tenía que estar embadurnada de metano hasta las cejas. La verdad se decía en susurro, incluso a veces, de modo ininteligible. La Pithia entraba en éxtasis del colocón que llevaba encima y entonces mascullaba:

¡Manda huevos! (Trillo) O auguraba ¡Menudo coñazo les he soltado! (Aznar), o sentenciaba ¡Presidente, esto de la economía en dos tardes te lo arreglo!(Sebastián) o se derretía en sinceridad “Mañana tengo el coñazo del desfile… en fin, un plan apasionante” (Rajoy) o revelaba la necesidad imperiosa de ser sincero “A mí me vas a decir qué es el Plan Galicia de mierda” (Bizcochito Álvarez) o les describía los errores de sus adversarios persas: “Eso les pasa por ir a los toros en helicóptero” (Pep Borrell); o les indicaba sus curiosas tácticas militares “¿Qué pinta tienen los sondeos que tenéis?”. “Bien, sin problemas, lo que pasa es que nos conviene que haya tensión..” (Zapatondo&Gabilero) O sea, que en este país, amén de las cadenas de televisión sometidas y postradas, las radios agradecidas y cómplices, y los periódicos necesitados y mendicantes, existe otra dimensión, aquella en la que florece la verdadera libertad de expresión: la libertad del off.

El caso es que tranquiliza, porque ya se podía empezar a pensar que somos todos tontos, y no, lo que pasa es que este país tiene demasiados listos que por aferrarse a la sopa boba del contribuyente hacen gala de una hipocresía la mar de sincera y divertida. Se ríen de nosotros, a nuestras espaldas; son nuestros representantes pero no dejan de ser meras fachadas hipócritas que manejan otros datos y otras realidades – otras putanescas verdades – que saben a saliva de fraile convertidas en mentiras piadosas que no conviene que el vulgo sepa.

Tal vez, este país, pija de toro, pellejo de Europa, colgajo de continente que huele a ancianidad, funcionaría de otra manera si todos los periódicos anunciaran hoy en titulares… “Conmoción en España ante el gol de Iniesta” o Díaz Ferrán, presidente de la CEOE: El problema que tenemos son los años de Zapatero”. Y luego, eso sí, la consabida notita de prensa donde el “me retracto” es una paloma degollada o un pernil de toro en el altar de la Pithia.

.

Lectura recomendada: “Sobre verdad y mentira en la realidad extramoral, Friedrick Nietzsche.”

———–

“Buff, vaya mierda.. Con lo cansado que estoy, los cargadito que se me presenta el día y las pocas ganas que tenía de escribir nada…” (Click)

Anuncios

Written by ariovisto

7 mayo 2009 a 8:15 am

Publicado en 2. Política

15 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡Qué divertido, Ariovisto!

    Es la tiranía de lo políticamente correcto, encarnada en el malvado Onoff, el micrófono ruso (¿microfonoff?) que llegó del frío para sacarle los colores a más de uno.

    Buena colección has reunido, amigo. Permíteme que añada el de Bono, a cuento de la placa en homenaje a la Madre Maravillas que propusieron poner en el Congreso: “[…] y los del partido propio, que son unos hijos de puta”. Luego, la consabida rectificación y aquí no ha pasado nada, igual que siempre.

    A todos se nos escapa algún comentario inconveniente, pero los políticos, sabiendo estas cosas, deberían medir mucho más sus palabras. Si no, quedan como unos soberanos hipócritas, como bien apuntas.

    Un gran abrazo, don Visto.

    [Joé, vaya coñazo de comentario… Un día Ariovisto me va a mandar a la porra…]

    GKCh

    7 mayo 2009 at 3:56 pm

  2. Hola Ariovisto,
    Creo que debes empezar a pensar en dejar de escribir medio dormido por las mañanas… Has vuelto a dejarte abierto el micrófono… A GKCh también le ha pasado… Imagino que en su caso la explicación habrá que buscarla en la falta de una buena siesta… Vaya pareja…
    🙂
    Dos besos!

    saporima

    7 mayo 2009 at 9:32 pm

  3. Hola ariovisto,
    efestivamente (con s, se dice con s): los políticos son lo que parecen, unos vividores ansiosos por enriquecerse con la pasta del contribuyente. Y eso se sabe porque es obvio y porque lo confirma el “off”, claro.

    Por supuesto hay excepciones, pero no en este mundo.
    Un abrazo, contestante

    dicybug

    7 mayo 2009 at 11:12 pm

  4. Buenos días Ariovisto,
    Me alegra comprobar que te has levantado muy graciosillo hoy! 🙂
    Tiene un apetitoso aspecto el desayuno que me has mandado! 🙂
    Dos besos!

    saporima

    8 mayo 2009 at 9:32 am

  5. Glucosa… Ummm… Eso me recuerda que un día estando embarazada y yendo en el coche con mi marido empecé a sentir una extraña sensación que no recuerdo muy bien… Algo me estaba pasando y no sabía qué… Interpretamos que sería falta de glucosa… (tuve diabetes gestacional)… Mi marido paró en cuanto pudo… Entró en una tienda asustado, comentó brevemente lo que sucedía y todos los que estaban esperando para comprar le dejaron pasar. Compró caramelos y me los trajo al coche. Imagino que realmente necesitaba azúcar, porque se me pasó… Pero no lo sé… Tuve miedo… No recuerdo muy bien qué sentía pero cuando pienso en ello sólo se me ocurre decir que era como si mi cuerpo me estuviera abandonando… No estaba mareada, ni agotada, era distinto…

    Qué cosas… ¿Por qué me habré acordado ahora de eso sólo porque tú hayas mencionado la palabra “glucosa”?

    Que pases un buen día!! 🙂
    Dos besos!

    saporima

    8 mayo 2009 at 11:49 am

  6. Ya te notaba yo algo raro… 🙂

    saporima

    8 mayo 2009 at 12:09 pm

  7. Lo mejor de las noticias son esas perlas robadas a micrófono “mal cerrado”. Es el único momento en el que merece la pena poner un telediario o leer un periódico.

    variablex

    8 mayo 2009 at 12:47 pm

  8. Hola Ariovisto,
    Otra canción triste… Es bonita, pero… Si no hubiera buscado la letra me hubiese quedado con una melodía tristona pero dulce y te habría preguntado si no sería posible que el nombre de la niña empezara por consonante, pero ahora, prefiero que se llame Eleni… aunque me siga dando pena…
    Dos besos!

    saporima

    9 mayo 2009 at 4:40 pm

  9. Pero al menos en la canción Eleni sí es el nombre de la chica, ¿no? ¿¿Aún así no lo descarto??

    “The song is about a young girl called eleni who died”

    Eleni, ekei pou pas koita na eisa eutuxismeni,
    sauti ti gi i moira sou itan grammeni
    saspro xarti me ena kitrino stilo
    san dakru apo lemoni

    Eleni, where you were going look to be happy,
    in this world, your fate was written,
    on white paper, with a yellow pen,
    like a tear from a lemon,

    Dos besos!

    saporima

    9 mayo 2009 at 9:42 pm

  10. Anda!!! Yo sólo te intentaba mandar la dirección donde había leído que Eleni era el nombre de la niña! No pretendía que apareciera como lo ha hecho! 🙂
    Dos besos!

    saporima

    9 mayo 2009 at 9:44 pm

  11. ¡¡PROFEEEEEEEEEEE, muy bueno!!

    Qué pena que sólo con un micro cerrado ciertos personajes expresen sin caretas de hipocresía sus pensamientos verdaderos… Pero visto la que se monta, en boca cerrada…

    MIL BESOS, MY DEAR PROFE.

    Puri

    9 mayo 2009 at 9:55 pm

  12. ¿Me estabas tomando el pelo? ¡¡Con lo crédula que yo soy!!
    🙂

    saporima

    9 mayo 2009 at 10:03 pm

  13. Bueno… Mientras la consonante sea la “G” me quedo un poco más tranquila…
    🙂

    saporima

    9 mayo 2009 at 10:58 pm

  14. ¿Todo bien, ariovisto?
    A mí me queda un largo camino todavía para llegar al monte del destino, o al menos para tener una versión que pueda darse por definitiva.
    Un abrazo

    dicybug

    13 mayo 2009 at 12:02 am

  15. Quo vadis, domine Arioviste?
    Din, don, din…
    ¡Don Ariovisto, atención, acuda a recepción!
    Un abrazo, profe

    GKCh

    13 mayo 2009 at 6:25 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: