ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Pro litteris

**************

LINK —> Oración sobre la necesidad de unir el estudio de la Literatura al de las Ciencias

(Discurso de Jovellanos ante el Real Insitituto Asturiano de Estudios Técnicos. Gijón, 1797)

*********************

Una de las cosas que a veces me inclina a un ateísmo un tanto ariovistiano es hacerme la reflexión siguiente. ¿Existiría Dios si no existiera el Hombre? Parece una reflexión de Perogrullo, pero evidentemente, cuando observo las orugas hilvanar caminos entre las cortezas de los pinos, o los jabalís retozar en el barro, o en su misma mierda, – ¡qué cerdos y qué salvajes!- a los perros olerse el trasero eternamente, a las palomas suplicar las migajas del ser racional y supuestamente inmortal, a los peces boquear impávidos en la quietud desquiciante del fondo del océano y vivir todos ellos ajenos al concepto de origen, de causa, de arjé, de porqué, de eternidad, acabo por concluir que sería algo totalmente inútil que existiera Dios si no existiera un receptor racional que, al menos, intentara entenderlo, negarlo u acatarlo.

Recordemos que somos un punto en la Historia. 400 años en la Historia son una chorrada, y sin embargo hace cuatrocientos años estábamos en ¡1609!, recoña… ¡todavía tirábamos la mierda por la ventana ¡agua vaaa! Este afán utilitarista por mucho que sea propio de nuestro tiempo, este afán pragmático, convencional, práctico, científico de tan sólo dar por bueno aquello material capaz de hacer más materia ni va a ser el último pensamiento, ni la última gran idea, ni mucho menos el definitivo y por, descontado, no el verdadero. Rodeados de abejorros hertzianos, la imagen, lo visual, el sonido, lo telefónico… están haciendo que nuestras vidas de ser en expansión – Sois un virus, llegáis a un sitio, lo colonizáis, lo esquilmáis y marcháis a otro (Mátrix, The Matrix, Larry (ahora la guapísima Lara – gracias Variablex)&Andy Wachowski, 1999) – estén acordes con sus expectativas de progreso. Pero llegará un momento en que este Dios científico que sólo tiene como tope los contornos del Universo, que ya es, no deberá nunca olvidar quién es su jefe, para quién trabaja. Las ciencias trabajan para el hombre: son su puto mayordomo, su conserje, su chico de los cafés. Sin hombre, la ciencia sería exactamente lo mismo que Dios para una oruga.

Y el hombre, por mucho que nos empeñemos, es ALGO MÁS que el on/off de un Casio Scientific Calculator fx. lo que sea…

A ningún animal- salvo al bicho bípedo inventor del preservativo para no recrearse – se le ocurre enterrar a sus muertos. A ninguno. Desde que se sabe, al abuelo se le enterraba con su lanzita, con sus moneditas, su cuenquito de agua para el viaje y un puñado de bellotas por si en el “viaje” tenía hambre. Curioso. Sabemos que tenemos algo y sabemos que ese algo nos hace, en cierta manera, privilegiados. Enseguida no tuvimos más remedio que echar un vistazo al cielo para ver quién coño nos había metido ese artilugio en la cabeza que nos hacía capaces de abstraer la realidad y llevárnosla a casa. Somos más que ciencia. Somos más que una mascletá neuronal, y eso también se cuida. Entre las premisas del soplo divino y las reacciones químicas de axones intranquilos – increíbles las dos –impera la necesidad de que la ciencia tenga claro quién es el puto amo, y que el mierdecilla del amo tenga claro que gracias a la ciencia no es un mono.

Por eso, cuando desde el gallinero pedagógico de este país se insiste en desvirtuar a la persona robándole, atracándole -pilot en mano-, la parte ética, cultural, racional, reflexiva, filosófica, histórica, lingüística, se corre el riesgo de que, al final, el último científico de este mundo entregue su legado a tres jabalisas en celo retozando en desecho bellotari. Se ha perdido el concepto de sabio. Descartes, el paranoico de los cuadrantes y el inventor del juego de los barquitos, era un hacha en latín, dominaba el lenguaje del alma, sabía las mismas matemáticas que retórica, música, griego, teología, cocina,… El visionario de Newton, atando los planetas con gomas de cajas de docenas de huevos, hablaba de asociaciones de ideas, tenía claro los recovecos de su propia filosofía, su mundo, su mente. Galileo, Copérnico, Da Vinci, Keppler, Lametre, eran sabios porque sabían de todo o porque sabían de todo eran sabios – desgraciadamente no todos nacemos con el 101 x 50 de Gauss-. No puedo imaginarme a uno de estos fieras en cualquier Campus del siglo XXI. A buen seguro, el cáncer ya sería un constipado.

Pero andamos en quitar las letras (latín, griego, filosofía, literatura, historia) de los planes de estudio. Andamos en atomizar, en diluir en crear expertos en apretar tornillos, expertos en aflojar tornillos, expertos en cambiar tornillos. Desde los mismos planes de Filología – contaminados por esta fiebre pulverizadora-, nos encontramos con asignaturas como “Castellano Coloquial”, “Castellano para los negocios”, “Castellano para hablar en el ascensor con los vecinos mientras vamos camino del sexto…” ¡Castellano, coño!

Y, ¿qué estamos consiguiendo? Una generación tope way, ¿no? ¿Cuánto tiempo andamos haciendo experimentos con la educación? Ajo arriero, porrusalda, escalivada, boloñesa… ¿y qué? Orgullosos de nuestros congéneres y vecinos…¿Somos mejor sociedad? Repito, ¿somos mejor sociedad?

Evidentemente – no me he caído del guindo – esto responde a otros intereses muy lejanos de los formativos. Sinceramente, yo volvería al concepto de “sabio”. A mí que me dé clase un sabio, por favor, no un tipo que sacó la bolita que se sabía y como corrió la bolsa con cierto desparpajo ya lo tenemos dentro del convento – cagándose dentro.- Lo que nos salva a los de letras, a los que defendemos a ultranza la necesidad de volver a la educación integral, es que los científicos – pobrecicos míos- necesitan el aplauso del ser racional, de alguien que entienda la profundidad de sus descubrimientos. Mientras haya intelectuales que aplaudan, habrá científicos que inventen. Lo uno sin lo otro – y recontraviceversa jovellaniana-, puede llegar a convertirse en un curioso espectáculo de perros oliéndose el culo.

Lo curioso es que ésto – como os he puesto en el enlace con Melchor Gaspar Baltasar Santa Claus de Jovellanos – lo pensara gente que se supone “retrasada” secularmente, y lo que tiene es más razón que un santo… ¡siglo XVIII…! Vamos p’alante… sobre todo el stablishment político.

Anuncios

Written by ariovisto

26 junio 2009 a 10:45 am

Publicado en 1. Reflexiones

15 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Muy interesante la crítica al sistema educativo y a su cada vez mayor desumanización de las ciencias. Me ha gustado especialmente la lectura de la oración de Jovellanos, que me ha hecho pensar que las ciencias y las letras son como una pareja diferente, pero bien avenida, que las vecinas se empeñan en tratar de desmontar a base de malmeter rumores entre ellos.

    Por otra parte, parece que los auténticos genios científicos, siempre han sido conscientes de que para comprender la ciencia hay que comprender también al hombre. Esto se debe a que… ¡¡¡para dedicarse a la ciencia es necesario ser muy inteligente!!! Uno de los principales requisitos para poder hacerse competente en el desarrollo científico es el que siempre hará fracasar todos esos intentos de aborregar a las mentes brillantes a base de robarles la cultura necesaria para permitirles pensar por si mismos.

    La curiosidad es la materia prima con la que trabaja el científico, y la habilidad para pensar por si mismo, su herramienta fundamental. Cuando el curioso inteligente descubre que para satisfacer su curiosidad debe encontrar las respuestas él solo (ya que nadie planteó ciertas preguntas antes, y por tanto, nadie ha sabido responderlas todavía), acaba descubriendo que la literatura y la filosofía serán quienes le enseñen a razonar.

    Las facultades de física, química e informática están llenas – a despecho de aquellos que quieren convertir a este país en un corral de borricos – de aficionados a las artes clásicas, la historia y la filosofía.

    Por otra parte, debo hacer dos puntualizaciones sobre lo que has escrito. En primer lugar, los jabalís no se revuelcan sobre su propia mierda. Los cerdos criados en jaulas de dimensiones reducidas, sí, porque su instinto les lleva a camuflar el propio olor, y no tienen otro medio para hacerlo. Curiosamente, el cerdo (y el jabalí) es un animal muy limpio, que siempre defeca lejos del lugar donde mora (a diferencia de muchos seres humanos), y en un lugar destinado exclusivamente para ello. Luego se va a revolcarse en lodo o fango limpio para cubrir su olor y que los depredadores encuentren más dificil el localizarlo y comérselo. Cuando viven en una jaula de 2×2, entonces, no pueden, y se revuelcan en lo único que tienen a mano.

    La otra puntualización es sobre los hermanos Wachowski. En realidad no son “hermanos” si no “hermano y hermana”, ya que Larry decidió rectificar su sexo, y ahora se llama Lara. El cambio, por cierto, le ha sentado bien… ahora está mucho más guapa.

    Un saludo.

    variablex

    26 junio 2009 at 12:14 pm

  2. Magnificus, Ariovistus.

    Sensacional. Un excelente artículo, amigo. Fíjate lo que va de Jovellanos a hoy, si levantara la cabeza y viera ‘lo que hemos progresado’ en Educación: se volvía a morir del patatús… Ya hemo comentado que harán falta varias generaciones, y aún lo dudo, para arreglar, si es que se arreglan, los desaguisados educativos…

    ¡Cómo te gusta buscarnos las ‘chaicosquillas’, eh! ¿Por qué me has mandado esos vídeos ‘patéticos’, hombre? Con lo que me gustan (y a mi santa igual) tus recomendaciones musicales, que eres nuestro gurú rocanrolero…

    Bueno, toíto te lo consiento…

    Un fuerte abrazo, Duke

    GKCh

    26 junio 2009 at 6:34 pm

  3. Me permito mandarte una canción de parte de mi mujer, a ver si te gusta. Hoy le pega, puesto que nos ha dejado Michael Jackson, que en paz descanse. En fin, esperamos que te guste, genio. Ahí te va, no sé si te gustará, ya nos lo cuentas en otro rato:

    Besos de Milady; abrazos del sochantre…

    GKCh

    26 junio 2009 at 6:39 pm

  4. Y otra de regalo, que seguro te gustará mucho, también con la recomendación de mi mujercita. Ay, esas afinidades…

    Gran abrazo, Duke

    GKCh

    26 junio 2009 at 6:45 pm

  5. Un pollo puede vivir sin cabeza año y medio. El ser humano milenios.

    Tas k t sals

    Un abrazo

    dicybug

    26 junio 2009 at 9:33 pm

  6. Uhm, respecto a la enseñanza del latín y el griego… me temo que en mi opinión son campos de estudio con unas aplicaciones muy específicas y determinadas.

    Para un filólogo o un investigador de historia pueden ser fundamentales, pero por ejemplo, un diplomado en turismo (hablo de eso porque es lo que conozco) o un traductor, tan sólo encontrará que son materias que le quitan tiempo para dedicarse a aprender las cosas que realmente necesita saber.

    En definitiva, creo que el latín es al estudio de la lengua castellana lo que es la física cuántica al estudio de la física. Es necesario que alguien las conozca en profundidad, incluso que se impartan sus rudimentos básicos en las etapas medias de la educación, pero su estudio en profundidad sólo es útil para casos concretos.

    variablex

    26 junio 2009 at 9:54 pm

  7. ariovistus,
    los científicos necesitan que alguien aplauda sus descubrimientos, no como los “intelectuales”, que escriben libros para que nadie los lea…

    Tu jamona está muy bien, pero para mí la sonrisa es importante, y la sonrisa de Debra es perfecta, mientras que otras sonrisas (o su ausencia) delatan .

    dicybug

    26 junio 2009 at 10:04 pm

  8. MUY BUEN ARTÍCULO, Profe. Qué cojonuda es esta generación de la LOGSE, ¿eh? Anda, que si Unamuno, Valle-Inclán o Galdós levantaran la cabeza y vieran a esta pobre España con 17 sistemas educativos distintos y ningún afán político de arreglar el desaguisado… Se volvían a sus últimas moradas presos del espanto.

    PD: ¡¡Qué alegría verte esta tarde…!! ¿A dónde ibas con tanta prisa que casi puedo decirte hola…?

    PD: Te mando un correo. Necesito tu opinión, profe.

    BESAZOS,

    Puri

    26 junio 2009 at 10:05 pm

  9. Hola Ariovisto,
    Estoy de acuerdo contigo… Tu texto de hoy me ha recordado a algunas discusiones que se producen dentro de las ingenierías… ¿Para qué tanta matemática o tanta física? ¡Si al final acabarán usando los teoremas básicos! Recortemos contenidos y vayamos al grano, a lo útil… ¿Y el carácter formativo de esas materias? ¿Y la importancia de enseñar a pensar y a razonar?
    En fin…
    Dos besos!

    saporima

    26 junio 2009 at 10:45 pm

  10. No sé, no sé… realmente sigo sin ver la aplicación real del latín, excepto para la investigación histórica, para la filología, y poco más. No es como, por ejemplo, la ortografía y la gramática (aunque últimamente se me tacha de pedante por escribir correctamente), o la historia y la filosofía, que sí las veo mucho más útiles.

    Supongo que, simplemente, se trata de que nadie se ha parado a explicarme para qué sirve hablar latín o griego.

    variablex

    27 junio 2009 at 12:31 am

  11. ¡Gracias por tu alabanza a mis gafas, my dear profe! Jejejeje, efectivamente, con ellas veo el mundo de otro color… Y me gusta, me gusta lo que veo en azul.

    Ya, ya sé que tus prisas son perennes, jajajaja, ¡pero es que no me da tiempo a decirte casi hola…!

    PD: ¡Por fa, respóndeme al correo que te mandé ayer…! Estoy esperando la regañina, jejejeje.

    BESAZOS,

    Puri

    27 junio 2009 at 1:57 pm

  12. Hola Ariovisto,

    Me quedaba la duda de qué estaría diciendo el chiste en alemán… Lo he estado buscando y al final he encontrado esto:

    “Wenn ist das Nunstück git und Slotermeyer? Ja! … Beiherhund das Oder die Flipperwaldt gersput.

    que traducido literalmente sería algo así:

    ¿Si ahora pieza y la ama de llaves Meyer? Sí! Perro bávaro lo/la máquina de petacos de madera reforzada

    Una traducción más razonable sería:

    ¿Es ahora cuando hay una pieza y la ama de llaves Meyer? Sí! Un perro bávaro lo/la máquina de petacos reforzado

    El chiste no tiene traducción. Algunas de las palabras alemanas son inventadas, y por eso no tiene ningún sentido. Bueno, sí que lo tiene dentro del sketch pero sólo como un conjunto. Así era el humor de los Monty Python.”

    No sé si será del todo correcto, pero como así todo me cuadra, me quedo tranquila… 🙂

    Dos besos!

    saporima

    27 junio 2009 at 6:18 pm

  13. Por cierto… Gracias por la traducción!!
    También ese es un buen chiste! 🙂

    saporima

    27 junio 2009 at 6:20 pm

  14. Siiiiiiiiii! Parece ser que he renacido. Aunque para ello haya tenido que morir uno de mis ídolos de adolescencia.

    Besos anaranjados

    altisidora

    28 junio 2009 at 4:17 pm

  15. ¡Qué nivel hay por aquí, compartiendo chistes en bávaro antiguo!

    El tono es lo peor del mundo. Peor que Bambi o que el pato Donald, sin exagerar. Por ejemplo se puede decir que Federico ofende gratuitamente y si lo dices con un sonrisa, es como un cumplido. A Federico seguro que le hará ilusión que le alaben así. Sin embargo si llamas “ambiciones” al alcaldín le estás ofendiendo, especialmente por el tono, que no es lo cariñoso que debiera ser ante un poderoso y excelentísimo. Por suerte la COPE tiene a la López Nadie ésta y podrán “coger el toro por los cuernos”.

    La pena es que el EGM es como las elecciones en Irán, porque si no nos íbamos a reír con el batacazo de audiencia.
    Un abrazo

    dicybug

    29 junio 2009 at 3:16 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: