ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

¿Acaso soy yo guardián de mi hermano?

Para la gente buena como yo – me sacudo el hombro – descubrir que existen las personas malas es un shock. Intentar que la gente te crea cuando lo dices, también. Sobre todo cuando uno ha visto el mal, tal vez disfrazado de ignorancia, de mentecatez, de inconsciencia. Pero el mal tiene cara. Dicen los libros que el primer éxito del mal es que la gente lo ignore. Yo sé que hay personas malas, malvadas. Las he visto y no precisamente como

las meigas o como las ninfómanas, que haberlas haylas, pero no se sabe dónde y casi nadie se ha cruzado con una.

Hacen el mal para reafirmarse, y se reafirman fingiendo. Cuando Caín mata a Abel – episodio un tanto arcano y como atípico entre tanta floritura evangélica y paradisíaca – se nos está exponiendo de una manera premonitoria muchas claves de hoy en día. Tal vez por eso, al margen de creyentes o no creyentes, la Biblia siga siendo el Best Seller por excelencia – lástima que no haya herederos para recoger los derechos de autor (y que no se entere la SGAE de un amigo mío que se descargó la Biblia en Pasta con la mula)

Nos ponemos en el pellejo de Caín, cuya expuesta maldad se debe, en parte, al éxito de su hermano, que estando todo el día tocando la flauta bajo un pino y soltándole requiebros a las galateas de turno, es señalado con el beneplácito del Todopoderoso. Mientras que el currante del arado, el deslomado, el revienta terrones, acaba baldao y encima le viene Yavéh con melindres. Así dicho parece que el bueno es Caín, que más que bueno, es tonto, y el espabilado del trincha-quesos que viene zurrón al aire saltando por entre las madreselvas, es el carita de ángel de Abel.

La diferencia estriba en que lo mata. Si lo hubiera abroncado, espabilado, increpado… vale que hasta le daríamos la razón. La cuestión es que lo mata. Va y se lo carga. Y el melindroso Hacedor le pregunta por él. “¿Encima?” – parece decirle Caín.- “Amos, no fastidies… ¡Tú sabrás!”

El mal se desborda porque es destructivo. Si el mal no fuera destructivo y se quedara en apretar de dientes y en crujir de pupilas, apenas importaría a nadie. Al mal se le reconoce por su afán destructivo. El que destruye es malo. Una malo que no destruye es un malo capado, castrado, inocuo… diríase que divertido. Ver rabiar a un malo es una gozada. Ver un malo que no puede destruir, un espectáculo del Circo de a Luz. Ver al malo en el almíbar de la impotencia es tan gratificante como una salpicadura de hielo en la cara a las doce de la mañana cruzando la Plaza de España de Sevilla.

Pero cuando el tentáculo del malo consigue destruir, se para el mundo. Y el hielo te hierve en las mejillas. Porque el destructor necesita algo que destruir. No gasta su tiempo en intentar destruir al destruido. El malo prefiere buenos bien buenos para que su efecto destructor sea total. El ya destruido hace que el malo pierda interés. Su preferencia son las altas torres de felicidad. Y Abel era un buen bueno a candidato bueno. Feliz con una cochina flauta y un trozo de queso. El otro, con chiquicientas mil hectáreas, un pobre hombre. Yavéh es cruel, pero justo.

Lo que a veces se olvida es que Abel le da lo mejor que tiene a Yavéh porque tiene la suerte de que después de tocar la flauta se repantiga en su pino y se siente feliz con las cartas que le ha tocado jugar: tres borregas y cuatro cabras locas. Mientras que el otro es un rebotao que cuando acaba de segar espigas y quitar broza se levanta y todavía le queda el doble por segar, pero no cuenta lo por ganar. Invidia vulgaris, pero envida de mal jugador de póker, envidia de destructor. Su mierda de ofrenda era la mejor mierda del mundo y va el melindroso de las sandalias de oro y no se lo reconoce. Prefiere la borrega apestosa del suertudo de su hermano: tal vez la más gorda a costa de su pasto fresco y sus brotes de cerezo. Yavéh es justo, pero cruel.

El mal no es la ausencia de bien. El mal es el deseo íntimo de destruirlo.

Ningún padre pone a su hijo Caín. Hay que ser capullo para ponerle a tu hijo Caín.

Tal vez tan sólo si el padre se llama Caín, honre a su hijo con seguir su estirpe.

Nadie le daría trabajo. Y además, se le vería venir.

Yaveh usted qué cosas…

Abel qué vamos a hacer, hay por ahí ca individuo…

(Dios, debe ser el calor….)

Anuncios

Written by ariovisto

29 junio 2009 a 10:42 pm

Publicado en 1. Reflexiones

12 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Se llama Caín porque Zapatero no había nacido todavía. Si no se llamaría Jose Luis. Bueno, en realidad ha habido personas peores que Zapatero a lo largo de la historia, pero ahora no recuerdo ninguno. Desde luego el más inútul sí es.

    Por lo demás, atribuyo el resto de tu post a la sangría…

    dicybug

    29 junio 2009 at 11:18 pm

  2. Hola Ariovisto,
    Más vale cruzarse lo menos posible en el camino de un malo… Hacerse invisible… No hacer ruido… Que nos dejen tranquilos!
    ¿Qué estado de ánimo tienes tú cuando te apetece escuchar una canción como la de hoy? ¿Tienes que estar enfadado? ¿triste? ¿apático? ¿cansado? ¿eufórico?
    He buscado la letra, pero no es suficiente para entender la canción…
    Eso sí, imagino que debe haber mucha diferencia entre escucharla con el volumen muy bajito como acabo de hacer yo (porque tengo a la pequeña dormida al lado) y escucharla con auriculares, por ejemplo, y con el volumen muy alto… Imagino que en esas condiciones puede recargar pilas!
    Dos besos!

    saporima

    30 junio 2009 at 12:29 am

  3. Hola, Ariovisto.
    Está calro que hay personas del linaje de Caín. Desconozco a quién le has descubierto esa faceta, pero con razón la Biblia dice que Dios lo marcó con una señal en la frente, que se llama, por eso mismo, la marca de Caín. Espero que no sea una persona que tengas que ver todos los días.
    Un abrazo, Duke

    GKCh

    30 junio 2009 at 12:58 am

  4. ¡¡Profe, muy bueno!!

    A lo largo de la Historia ha habido malos malísimos, pero creo que la “Santa” Inquisición se lleva la palma. Aunque Hitler o Fernando VII tampoco se quedan cortos…

    MIL BESOS, MY DEAR PROFE.

    Puri

    30 junio 2009 at 10:03 am

  5. Es lo que tiene ser bueno…
    🙂
    Dos besos!

    saporima

    30 junio 2009 at 4:55 pm

  6. Gran relato ese de Poe que vuesa merced me cita, sí señor. Hace tiempo que vengo pensando hablar, además de las novelas y relatos policiacos, de la literatura fantástica y de terror, donde Poe es uno de los mejroes maestros. Bueno, finto el curso, ¿no? Ah, cómo envidio esa playita vuestra. No sabes las calores que soportamos aquí en los Madriles.
    Disfruta del merecido descanso.
    Un fuerte abrazo, Duke

    GKCh

    30 junio 2009 at 6:21 pm

  7. Hace dos meses se me ocurrió recomendarle a un niña de 16 años (que escribe lindezas como “pienzo”, y desconoce la existencia de las mayúsculas, los acentos, y no diferencia entre la “v” y la “b”) que además de pensar el operaciones de cambio de sexo, pensase en estudiar bastante. Luego, para más INRI, se me ocurrió comentarle a otra, ya entradita en años, que “he” cuando es del verbo haber, se escribe con h…

    Con esas dos acciones, esta semana he conseguido ganarme tres días de linchamiento ininterrumpido, aún después de haberme disculpado por mi terrible comportamiento…

    Debe ser que sí que existe la maldad disfrazada de mentecatez y tontería.

    variablex

    30 junio 2009 at 7:20 pm

  8. Hola ariovisto,
    no te vas a creer lo que he leído por ahi…

    “No debería a ver escrito el post de ayer”.

    ¡¿Tú te crees?! ¡Hayer sin hache! Si es que le dan el carné de bloguero a cualquiera…
    :mrgreen: :mrgreen: :mrgreen: :mrgreen: :mrgreen:

    dicybug

    30 junio 2009 at 10:36 pm

  9. Hala, aquí tiran con bala. Si es que no te perdonan una, don Ariovisto. Esto pasa por ser profe, amigo.
    Don’t worry, be happy.

    😀

    GKCh

    30 junio 2009 at 11:54 pm

  10. Y ya que estamos con los emoticoños, voy a probar uno (es que en mi blog no se puede, ya sabes), a ver si sale (¿o debo escribir ‘haber’ si sale? jejejeje):

    (_8(V)
    (_8(I)

    Se supone que es Homer Simpson, pero no sé si saldrá, me disculpas si no sale…

    Abrazos, Duke

    GKCh

    30 junio 2009 at 11:59 pm

  11. no entiendo disculpen:s xq tienen esa cancion d iron maiden??

    panchis

    10 agosto 2009 at 2:13 am

  12. Porque el Gloria in Re de Vivaldi es muy largo, Panchis…
    Es broma.
    Y, ¿por qué no? La canción me gusta. A veces pongo canciones porque me gustan, no necesariamente guardan relación con lo que escribo.
    Podía haber puesto Heaven can wait o Two minutes to midnight. En cualquier caso y, pese a que la “canción” haya sido lo que más le haya llamado la atención, gracias por su visita, Panchis.

    Un saludo.

    ariovisto

    10 agosto 2009 at 7:49 am


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: