ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

17 de Julio


No es la primera vez que se utiliza el símbolo del agua para referirse o bien al paso del tiempo, bien a la muerte, bien a los embates de la vida, o bien a la vida misma.

Jorge Manrique ya nos sentenció con aquellas joyas raperas del siglo XV.

Nuestras vidas son los ríos

Que van a dar a la mar

Que es el morir

Allá van los señoríos

prestos a se acabar

y consumir

Machado siempre andaba a la greña con los charquitos, manantiales, mares, norias y otras lindezas acuíferas

En una huerta sombría

giraban los cangilones de la noria soñolienta

Bajo las ramas oscuras el son del agua se oía.

Era una tarde de Julio, luminosa y polvorienta.

Yo iba haciendo mi camino

absorto en el solitario crepúsculo campesino.

o el mar, al que se confunde acertadamente con la asechanza de la muerte

Palpita un mar de acero de olas grises

dentro los toscos murallones roídos

del puerto viejo. Sopla el viento norte

y riza el mar. El triste mar arrulla

una ilusión amarga con sus olas grises.

El viento norte riza el mar, y el mar azota

el murallón del puerto.

Cierra la tarde el horizonte

anubarrado. Sobre el mar de acero

hay un cielo de plomo.

El rojo bergantín es un fantasma

sangriento, sobre el mar, que el mar sacude…

Lúgubre zumba el viento norte y silba triste

en la agria lira de las jarcias recias.

El rojo bergantín es un fantasma

que el viento agita y mece el mar rizado,

el tosco mar rizado de olas grises.


El propio Quevedo flirtea con Caronte cuando dice aquello de

Nadar sabe mi llama la agua fría

Habiéndose dejado no sé qué en la ribera… las llaves o el mechero…

Y el “mortífero” onubense antijé, Juan Ramón Jiménez, se merienda estos espectaculares versos

En ti estás todo, mar, y sin embargo,

¡qué sin ti estás, qué solo,

qué lejos, siempre, de ti mismo!

Abierto en mil heridas, cada instante,

cual mi frente,

tus olas van, como mis pensamientos,

y vienen, van y vienen,

besándose, apartándose,

en un eterno conocerse,

mar, y desconocerse.

Eres tú, y no lo sabes,

tu corazón te late y no lo siente…

¡Qué plenitud de soledad, mar sólo!


Y, ¿qué me decís de esta joyica del señor Benedetti, ¿eh? ¿eh?

Porque con estas o con otras palabras,

quiero decir que no sos tan solo,

la querida muchacha que sos,

sino también las espléndidas o cautelosas mujeres

que quise o quiero. Porque gracias a vos he descubierto,

(dirás que ya era hora y con razón),

que el amor es una bahía linda y generosa,

que se ilumina y se oscurece, según venga la vida,

una bahía donde los barcos llegan y se van,

llegan con pájaros y augurios,

y se van con sirenas y nubarrones.

Una bahía linda y generosa

donde los barcos llegan y se van

Pero vos, por favor,

no te vayas.

O Miguel Hernández, que no se queda corto en sus sensuales paseos por la playa.


Tengo estos huesos hechos a las penas

y a las cavilaciones estas sienes:

pena que vas, cavilación que vienes

como el mar de la playa a las arenas

Como el mar de la playa a las arenas

voy en este naufragio de vaivenes,

por una noche oscura de sartenes

redondas, pobres, tristes y morenas.

Nadie me salvará de este naufragio

si no es tu amor, la tabla que procuro,

si no es tu voz, el norte que pretendo.



En días como el de hoy, significativo para quien le interese, mi pelo en torbellino se va buscando el azul de mi mar, simulando de marejada a fuerte marejada. Me comprimo en mi infancia y juventud y contemplo el mar sentado sobre las rocas del rompeolas, a la sombra del mazacote de hormigón que conserva huéspedes. Me veo sentado con apenas veinte años mirando al mar, escudriñando el ritmo de las olas sin tener ni remota idea de las cosas que me iba a deparar la vida.
¿De dónde vendrá ese mar? ¿De dónde sacará las cosas que me trae? Botellas con mensajes indescifrables, estrellas de mar, jóvenes peces, rizadas ilusiones, acompasados besos, gaviotas muertas…

¿Por qué nos relaja tanto lo que en el fondo nos debería aterrorizar? Tal vez porque el mar sea la imagen misma de un destino inexorable del que sólo se escapan los buceadores, titanes y sirenas, zambulléndose en él – como el atribulado párroco unamuniano de Valverde de Lucerna-. Será un espejo que no te devuelve tu imagen, sino que te la diluye hasta hacerla insignificante. Será el deseo de eternidad al sentirte minúscula gota en mayúscula metáfora de la vida.

Hoy puede ser un gran día. Ayer también lo pudo ser y mañana lo pudiera.

Anuncios

Written by ariovisto

17 julio 2009 a 9:25 am

Publicado en 4. Personal

22 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Buenos y ariovísticos días, como diría Pedro Jota.

    ¿Ves que vamos creando vocabulario ariovistino, eh, para la futura invasión mundial? Habrá que hacer como Tolkien, inventarse una lengua y todo. El areioveisteius o algo así, jeje.
    Bueno, pues sí, es verdad: copio, copio mucho (me gustaría copiar hasta el Quijote, pero sinque nadie me descubriera, lo cual no sería difícil puesto que pocos, por desgracia, lo leen). Ahora bien, es un honor copiar a un maestro de las letras blogueras tan honorable y jocoso como tú (he acudido raúdo con mi ‘kit peloteril’ por si te vieras o vieres necesitado, aunque me figuro no lo estarás). Copiarte lo de los vídeos es lo mejor que puedo hacer y por copiar te copiaría los post y hasta el diseño de gafas, pero lo de copiarte textos cantaría mucho, Dicybug lo sabría hasta sin leernos, sólo con el título de las entradas.

    Ayer, además, aparte de endilgarle unos rollos macabeos tremendos a don Dixibug, en venganza por llamarme ‘vendedor de enciclopedias’, estuve visitando a tu alumna, la forofa de las letras. Chica muy simpática, agradable y, por lo que imagino, novelista en ciernes y ya con novela publicada. Me encanta cuando entra en tu blog con un torbellino de saludos, y admiraciones de PROFEEEEE!!! Admiraciones en varios sentidos, pero de lo que no hay duda es de que te admira y te quiere muchísimo. Eso es fabuloso y te hará engordar como para subirte en un kart de esos de Dicybug, perder contra él y así que se nos venga arriba (y ya no haya quien lo soporte, todos los días presumiendo, ¡he ganado al aristogato y al obeso vendedor de enciclopedias!).

    Lo que me lleva, para redondear mi supercomentario de ocho folios (todo copiado de dicypedia), a incluir a Saporima. Y a volver al tema de la copia: ha tenido mucho éxito tu expresión metafórica y neoplatónica, así que ya la he adoptado, me despido con ‘saporimas’, para ellas y, añadido por mí COPIÁNDOTE, COMO SIEMPRE, encajo un ‘dicivisto’ o un ‘ariobug’, para ellos.

    Por cierto, ocho folios y medio y aún no te he comentado el post. Me he cansado. Lo dejo para próximo comentario, en el que te hablaré, además, de otras historias de felice memoria, con más sucesos dignos de recordación y nuevas aventuras de nuestro ingenioso hidalgo, don Ariovistote de Levante…

    GKCh

    17 julio 2009 at 11:28 am

  2. Y sigo, aquí me tienes escribiéndote con un bocadillo en una mano y las teclas en la otra, colocándolas en el ordenador, como Gutenberg, pero a lo bestia. Y lo peor, escribiendo más… chorradas.

    Voy ya con el marítimo post. Fíjate, es la primera vez que te ha quedado una entrada literaria y académica a la vez. Me explico: es una hermosa reflexión sobre el mar y su metáfora de la vida, pero al mismo tiempo es una clase perfecta, una amena (y en ese sentido, nada académica) clase de literatura que generosa y gratuitamente nos has dado. Me encanta la selección de autores, de textos, de fragmentos… Pone de relieve tu buen gusto literario (eso se sabía ya; se publicó algo en la Gaceta de los Negocios Literarios) así como tu forma de dar las clases. Debes ser un profesor excelente (Puri, la forofa de las letras y forofa de Ariovisto, es buna prueba de ello). ¿No podrías venir a Madrid, de cuando en cuando, a darnos unas conferencias y así que pudiera copiarte también en eso? 😉

    El mar, para los que somos de tierra adentro (yo por partida doble, por madrileño y por cordobés), significa mucho; cosas distintas, claro, que para los que respiráis su poderosa brisa todos los días, pero como no lo tenemos, nosotros lo añoramos mucho. El mar nos sorprende y nos inquieta a la vez, como bien apuntas en tu ‘arioscrito’: es que lo tuyo ya sale fuera de géneros, no hay forma de clasificarlo, es el ‘arioscrito’ o la ‘arioguería’ -no, quita, este no, que parece venta de lejía y suavizante-, o el ‘artivisto’, no sé. Inventa tú el nombre y así ya te lo copio luego, jejeje.

    El mar, el mar, y no pensar en nada. Yo soy aquel que ayer bien me bañaba en mares nunca antes navegados, ¿el mar o la mar?, esa es la cuestión, en un lugar de la mar-cha, de cuyo apelativo no me viene nada a las meninges, oh, mar, no te llame mar el que no te corresponde, ¿qué es el mar?, un frenesí, ¿qué es el mar? una ilusión, que el mayor mar es pequeño, y todo, Ariovisto, es mar, y los mares, mares son. De entre todos los mares, me quedo con el Menor, por aquello de ‘del mar, el menos’. 🙂

    Hoy no puede ser un gran día. Hoy es ya un gran día porque existen personas como tú. Hay que darle gracias a Dios por ello. Disfruta de este mar-avilloso día, genio.

    Un grandísimo, admirativo, efusivo y amigadísimo abrazo.

    PS: ¡Me voy, que doña GKCh me está echando la bronca…! Ciao, pibe.

    GKCh

    17 julio 2009 at 11:50 am

  3. ¡¡¡¡Profeeeeeeeeeeeeeeeeeee, gran post!!!! Sabes que me encanta Miguel Hernández, gran poeta y trágica víctima de su época… Pero, joder, ¡aún recuerdo cuan canutas las pasaba cuando me hacías leer y comentar a Juan Ramón Jiménez…! Se me atragantaba, pero lograste que lo leyera y lo llegara a valorar.

    Tiene razón GKCh cuando dice que te admiro y que te aprecio muchísimo; ¡¡por descontado que es así!! No tendría ni la soltura ni la seguridad que me salen escribiendo de no haber sido por tu paciencia, tu tesón, tu ánimo y tu impagable bagaje literario. Te debo mucho de mi escritura y de mi cultura, y lo afirmo donde se tercie, tal y como demuestra la dedicatoria de mi primera novela y las palabras que te dediqué en la prensa y en la presentación. ¡¡¡GRACIAS, PROFE!!! Eres un gran profesor, y copiando a GKCh, la mejor prueba soy yo… ¡Te mereces un 10…!

    PD: ¡¡GRACIAS, GKCh, por tus halagadoras palabras acerca de la “forofa de las letras”…!! Te dejo ahora un mensaje en mi blog… ¡Espero tus visitas!

    MIL BESOS, MY DEAR PROFE.

    Puri

    17 julio 2009 at 1:10 pm

  4. Hola Ariovisto,
    17 de Julio… En días como éste repasas tu vida y nos deleitas hablando del mar…
    ¡¡¡Felicidades!!! ¿22 como GKCh? ¡¡¡Sólo un día de diferencia!!!
    Dos super besos!!
    PD. “Será un espejo que no te devuelve tu imagen, sino que te la diluye hasta hacerla insignificante. Será el deseo de eternidad al sentirte minúscula gota en mayúscula metáfora de la vida.” Precioso…

    saporima

    17 julio 2009 at 2:47 pm

  5. Hoy GKCh está dopado,
    es como el GKCh de siempre pero en tamaño familiar.

    A mí el mar me sugiere muchas cosas, pero muchas más me sugiere saporima, que dice que es tu cumpleaños. ¿Y no podías ir al grano, bonico?

    Basta con decir “es mi cumpleaños”.

    Tú cuando de pequeño invitabas a tus amigos a tu cumpleaños, ¿qué les decías? “Mariano, ¿tienes un rato? Es que quiero hablarte del mar y de cómo Juan Ramón Jiménez habla del mar a lo largo de su obra…”

    En fin, ¡qué cruz!

    dicybug

    17 julio 2009 at 2:54 pm

  6. ¡Felicidades!
    Que pases un buen siglo.

    dicybug

    17 julio 2009 at 2:58 pm

  7. ¿Listo a diferencia de su padre? 🙂

    Yo voy por la página 21, en lo que ha sido solo una primera toma de contacto. Y la verdad es que tiene buena pinta.

    Creo que está basado en hechos reales…
    Un abrazo

    dicybug

    17 julio 2009 at 3:51 pm

  8. ¡Felicidades, caballero!

    Aunque ya te lo haya dicho, quería que quedase constancia en tu blog en este día tan especial.
    Para no perder las buenas costumbres (manque sean copiadas), ahí van:

    Abrazos, ‘Archiduke’.

    GKCh

    17 julio 2009 at 8:54 pm

  9. ¡¡¡Muchas felicidades!!! Por cierto, un gran regalo el que te han hecho… me refiero a Juego de Tronos. Lo malo es que esa saga es como una droga. Yo casi no duermo por las noches cuando pienso que cabe la posibilidad de que el autor se muera antes de terminarla.

    ¿Te he dicho que conocí a George R. Martin en persona? Y le hice una pregunta sobre uno de los personajes del libro, y me respondió… ^_^

    variablex

    17 julio 2009 at 10:16 pm

  10. Hola, querido Ariovisto:

    ¿Qué tal ayer? Me imagino que celebraríais el evento con un festorro de esos que hacen época (época, sobre todo, por lo de la edad, jejeje, que ya vamos siendo talluditos). Bueno, si lo pasaste bien, como seguro así fue, y encima estuviste rodeado de la gente que te quiere, miel sobre hojuelas, dulces, tartas, licores y todo lo dulce que la vida nos puede dar, pues lo tuviste.

    La brisa del mar os acompañaria ayer y su canción acunó vuestros sueños. Ese mar, nuestro mar, espejo de mil batallas, motivo de mil amores y reflejo de mil deseos. Qué afortunado me pareces, no sólo por disfrutar de la cercanía de esas aguas, sino por ser como eres. Disfruta de todo ello y comparte tu alegría con nosotros, tus amigos.

    Un gran abrazo, Duke.

    PS: ¿Queda algo de licor con el que celebrar el postcumple? Pues saca unas copas. Yo llevo una botella de Lambrusco, o Chianti, si te gusta más. Brindemos, amigo, brindemos. A tu salud…

    GKCh

    18 julio 2009 at 1:51 pm

  11. Hola Ariovisto,
    Qué distinta es la nueva imagen del rey de los suevos!!! En tonos grises como la la banda de color del blog… Sobria… Seria… Con fuerza…
    Dos besos!

    saporima

    18 julio 2009 at 3:56 pm

  12. Sí… Todavía existo… Estoy escribiendo la última parte del relato… Dentro de un rato estará lista… ¡Sólo me he retrasado un poco! 🙂
    Dos besotes!

    saporima

    18 julio 2009 at 4:22 pm

  13. En mis tiempos se llevaba mucho el Destornillador (vodka con naranja, ya sabes), no sé ahora, supongo que seguirá más o menos igual. Pues no creas que soy de muchos licores, salvo en festejos como los señalados, que ahí me encuentras metido hasta el fondo de la copa de champán, lo que me hace volverme aún más pesado, pero es el único momento en qué me sale bien lo de contar chistes.

    Aunque digan que somos unos cosacos, que rabien, ¡la alegría nos embriaga! Y no necesitamos más licor que una sonrisa o una mirada amiga en la que vernos reflejados…

    PS: Abundo en la opinión de Saporima. Ahora sí que infunde respeto y suscita admiración esa nueva imagen de Ariovisto el Invencible. Qué tío. Oye, dos cosicas: ¿se pueden poner fotos en tus ventanas de comentarios? En blogger no se puede… no se puede hacer casi nada. Ya sabes que igual os doy una habitación en Ca Giliberty (que es como yo llamo, cariñosa e irónicamente a mi blog) para que entréis a vuestras anchas e incluso podáis, si queréis, escribir algo.

    GKCh

    18 julio 2009 at 4:32 pm

  14. Gracias!!! 😀
    Dos besos!
    PD. En este comentario, por primera vez, estoy probando una nueva carita sonriente. Creo que es la que tú has empleado en mi blog. La que yo uso normalmente era más sonriente antes, pero ahora (desde que hace poco cambió el aspecto de las caritas) se ha vuelto solo levemente sonriente… demasiado levemente sonriente para mi gusto… Así que voy a probar esta nueva carita… Quizá con ella transmita mejor lo que pretendo! 😀

    saporima

    18 julio 2009 at 6:55 pm

  15. No sé… Esta carita enseña demasiado los dientes… No me acaba de gustar del todo… Quizá vuelva a mi antigua carita sonriente y vosotros os la imagináis un poco más sonriente… No sé…

    saporima

    18 julio 2009 at 6:57 pm

  16. No serás capaz de chafarme la novela.
    Sería un sacrilegio que un hombre de letras nunca cometería…
    Tendrás que amenazarme con cosas más creíbles.

    Yo anoche avancé un poco más, hasta pasada la “escena” de los lobos. Ya has leído que Pablo dice que son incluso mejores que El Señor de los Anillos. ¡Qué blasfemia! ¡Qué absurdo!

    Parece que hace fresquito por esos lares…

    dicybug

    18 julio 2009 at 9:47 pm

  17. ¿El ego? Si suspende yo puedo darle clases particulares, que soy titulado en egolatría y narcisismo por la Universidad de Mórdor.

    El ego…
    ¿Qué tipo de enseñanza es ésa? ¿Suspenderá tu hija si tiene poco ego o mucho en opinión del profesor/a? Suena a asignatura de religión, pero cambiando los Dioses por mindundis prepotentes.

    Y no, no pasaría lo que dices, porque hablamos de lenguas oficiales que todo el mundo entiende y que hay obligación legal de entender. No hay razón para la imposición a nadie.

    dicybug

    19 julio 2009 at 10:12 am

  18. Hola Ariovisto,
    Acabo de darme cuenta de que también has cambiado tu avatar. Mi ordenador no ha actualizado tu imagen en los comentarios hasta ahora. Qué cambio!! Qué serio te has vuelto! Es cosa de la edad? 🙂
    Dos besos!

    saporima

    19 julio 2009 at 10:48 pm

  19. ¡Buenas noches, Ariovisto!

    Qué bien vives, amigo. Bueno, hoy ha sido un día genial y estoy seguro de que tú también lo has pasado muy bien. Vengo de visitar a nuestros amigos, primero a la encantadora Saporima (las damas, ídem) y ahora mismito vengo del semisótano de Dicybug, que le debía dos comentarios, y lo que te rondaré morena. No quería terminar un día tan bueno sin pasarme por tu campamento de Ariovistobonum para saludarte y desearte felices sueños. Que descanses y hasta mañana, Ariovístix.

    Más cerca de todos vosotros que nunca, con mucho cariño, os desea lo mejor

    Yikei y su Circo de pulgas-elefante.

    GKCh

    20 julio 2009 at 12:42 am

  20. Hello, Duke:

    Palabras textuales de Miss Yikei-Sunny Delight, tras leer tu escocés mensaje: “¡Sólo por lo pesaos que sois me voy a tener que abrir el blog!”. Es la resistencia inicial, pero seguro que, en cuanto se lo abra y se enganche a la tecla, ya no hay quien la calle. Te prevengo que puede pasarnos algo así como lo que dijo un general japonés tras atacar Pearl Harbor: “Temo habel despeltado un gigante dolmido…’

    Besos de Yikei-Sun y de don Ping-Pong

    (Con tono de Gallardón) …Eres bueenoo, Ariovisto, mmmmuuuy bbuueenoo (jejeje)

    GKCh

    20 julio 2009 at 12:15 pm

  21. ¡BIENHALLADO, ARIOVISTO!

    Muchísimas gracias, campeón. Yo también estoy muy orgulloso de estar con vosotros en este lugar tan majo. He visto tu comentario y está aprobadísimo (creo que sólo hace falta el primero, ¿verdad?). Tu nuevo avatar ya luce en la ventana de comentarios. Lástima que, al hacer la mudanza (en un pis-plas, eso sí; tenía razón Dicybug, como casi siempre), no salgan los avatares de los comentarios antiguos, pero, ya sabes: avatares de la vida…

    Iré retocando cosillas, auqnue no de momento. Ahora lo dejaré más o menos como está, pues pronto emprenderemos rumbo al norte y allí sí que queremos desconectar al cien por cien (luego lo mismo vemos un cibercafé de esos, seguro, y vuelta la burra al trigo).

    Quería darte las gracias, daros las gracias a todos. Ahí tenéis vuestra casa como yo sé que aquí tengo la mía. No me cabe la felicidad en el pecho, estoy a reventar de alegría (bueno, desde lejos parecen mis gordeces, pero es de felicidad, chico).

    Un abrazo muy fuerte, Ariovisto.
    Molto vicino a te, caríssimo…

    GKCh

    20 julio 2009 at 4:35 pm

  22. Acabo de ver pasar una inspiración por delante de mi balcón. A lo mejor era la tuya, porque en cuatro días ha tenido tiempo de venir hasta las frías tierras del norte…

    Tasacabao….

    dicybug

    20 julio 2009 at 8:28 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: