ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Subidones…

Aunque debería haber titulado el post “bajonazos”, al ritmo que está de estampida la izquierda ineficaz e inoperante, anclada en el propagandismo y el megáfono pegacarteles, en buena parte de Europa. “Casi casi” portuguesa – donde el que manda ahora relevó a Viriato-, “madre mía” inglesa y “goleada” alemana con la “fracasada” Merkel ganando elecciones a golpe de promesa anti impuestos. Como nuestro” Z”oroastro, vamos.

Pero hoy la cosa va de subidones.

Primero viene el subidón de impuestos que nos exige este manirroto fabricante de rotondas, emulando al gran Franco de los pantanos. Se gasta el dinero y ahora lo pide. Se lo gastó en financiarse – no con Filesas ni Güertels – su campaña electoral particular repartiendo euros y ayudas y subvenciones y planes, y ahora, que se echa mano de la cartera, ve que le quedan unos céntimos. Así que el irresponsable exige solidaridad para que su gobierno sostenible se siga sosteniendo en lo sostenibles que son las bases de izquierdas de este rancho, que se sostienen, como a un clavo ardiendo al ganduleo y la PERmisividad no laboral que garantiza el dinero de todos los españoles. Los ricos… Los ricos que en este país son todos aquellos que no mendigan, incluidas viudas, minisueldos, y cientos de miles de jóvenes cogidos por las pelotas de la letra del coche o del piso. Lo que no saben los doctores en economía mundiales es que para entender a Zapatero – que sube impuestos cuando en todo el mundo se bajan –  hay que tener en cuenta que la economía sostenible de sus clientes y acejados seguidores depende de la cercanía o no de elecciones. No pensaréis que este menda iba a subir impuestos en el 2012, ¿no? ¡Qué lindo! Puño cerrado arriba, desacamisamiento mental y grito de ¡Arriba los impuestos! Vergüenza ajena…

El segundo subidón es el hormonal. La especie de cojón de toro concentrado de hormonas que van a repartir en las farmacias y que no se descarte vayan de regalo al adquirir alguna revista de quinceañeras, en las bolsas de patatas,  en los complementos de la Barbie o en el happy meal. Los pocos médicos que he oído y con los pocos que he tenido la ocasión de charrar coinciden en que el uso y abuso de esta pastilla puede perjudicar gravemente la salud. ¿Os suena? ¡Anda, coño! ¡como el tabaco! La pastilla tiene los días contados si el Comité de Salvación Nacional Anti-tabaco pone el mismo empeño en dar por saco. O sea que yo, para una mierda de otitis y para pedir un antibiótico poco menos que tengo que dejar una muestra de ADN, y cualquier chaval va y pide una caja de chicles y una de pildoritas de sabores. Porque obviamente una caja de condones no va a pedir, ¿para qué? Ni precaución, ni prevención, ni preservación: echado el ratito -ponga usted tres minutitos gloriosos -, una rociadita de insecticida por el potorrín de su niña, ¡rrriiiiis! bragueta arriba y ¡hala! a seguir bailando y a por otra, que la noche es joven. Digo yo que las feministas estarán que se suben por las paredes, que las mujeres estarán hasta el cruce de ser ratitas de laboratorio por el caprichín del machote… Que sí, que sí, que ella también disfruta, pero luego ¡a engullirte el brevaje, niña!, que como decía Fernando de Rojas… “La picadura de hombre te deja una inflamción de nueve meses” Nos debe tranquilizar la alta responsabilidad que ha demostrado tener esta JSP (juventud aunque senilmente petrificada) que siguiendo las series de moda de la tele, donde el que no folla es imbécil, acabará por convertir el bálsamo de Fierabrás de la Venta-Castillo “El Feliz día despúes” en reclamo sexual. Acabó la era de los piercings, los tatuajes y los tangas. Bastará con acercarse a un machungón empanado que dormite en la trasera de algún 1600 de botellón y pasarle por la trompa la cajita de cojón de toro concentrado… como el avecrem.

Izquierditis…. aguda. Ahora entiendo que el argumentario de los de izquierdas de este país ame y anhele a tanto franquista descompuesto y fosilizado. Gracias a que en sus sueños más eróticos existe, sigue existiendo – y por ellos que dure – el franquismo y la extrema derecha, ellos pueden ir con la cabeza bien alta. Si no, de qué… ¡Vaya papeleta, chicos progres!

Anuncios

Written by ariovisto

28 septiembre 2009 a 3:07 pm

Publicado en 2. Política

11 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡Y yo que te hacía de izquierdas! (¿No lo son todos los escritores bohemios, los de las buhardillas?) Si es que como escribes tan raro me tenías engañado.

    El problema es que no se puede ser menor de edad para ir a la cárcel, votar o salir en una foto, al tiempo que eres mayor de edad y no tienes que pedir permiso a nadie para ir vestida de monstruo, follar, matar a tu hijo o tomarte una píldora para la irresponsabilidad (es para eso, ¿no?) con imprevisibles efectos secundarios.

    Si eres mayor de edad para follar debes ser mayor de edad para ir al hospital y hacer que sea un médico el que te recete la pastillita. Si eres mayor de edad para el gustirrinín, hay que ser mayor de edad para pedir hora, hacer cola, perder el tiempo y dejar que te examinen.

    Y en cuanto al subidón de impuestos, ni tiene una justificación decente (porque las que tiene son indecentes), ni se puede subir los impuestos a los más pobres y venderlo como solidaridad. Solidaridad sería que Z-paro y sus inútiles dimitiesen. Eso sí sería solidario. Su inutilidad nos cuesta dinero en el mejor de los casos, y el puesto de trabajo en el peor.
    Un abrazo

    dicybug

    28 septiembre 2009 at 4:35 pm

  2. Hola Ariovisto,
    Espero que al menos tengan que ser mayores de edad para que se las vendan… Qué tiempos más difíciles se avecinan!!
    Dos besos!

    saporima

    28 septiembre 2009 at 8:08 pm

  3. Y como ponerse un condón es un trabajazo, es incómodo y además sale caro y las pildorillas las regalan en el pub de la esquina por cada dos consumiciones, vamos a pasarnos unas eteeses, tía.

    Un amigo que es médico siempre me comenta que si supiéramos la cantidad de gente de menos de treinta que es VIH positivo alucinaríamos. En cinco años podremos echar cuentas de si su número ha aumentado o disminuido. Claro, que la culpa será del Chachachá.

    Por cierto, la última vez que intenté comprar unos antibióticos, porque una muela del juicio me estaba tocando las narices, me olvidé la receta del piñólogo en casa y tuve que volver a buscarla porque en la farmacia de toda la vida me dijeron que ni con polvorones me daban Amoxicilina-Clavulánico.

    Un abrazo, Ariovisto.

    No a todo

    28 septiembre 2009 at 8:56 pm

  4. Pero ¿no eras un rojo de derechas? Pero ¿no eras un facha de izquierdas? Pero… pero.. pero… (Parezco una moto)
    Tiempos de confusión, y el mar… en calma
    Un abrazo, Ariovisto

    GKCh

    28 septiembre 2009 at 9:30 pm

  5. Sólo yo sé quién soy, y lo que puedo llegar a ser (Jejeje)

    (M. de Cervantes, Don Quijote de la Mancha)

    ariovisto

    28 septiembre 2009 at 9:47 pm

  6. Muy buenas, ya he vuelto del examen, no muy contento, preparando el segundo por si apruebo, y esperando la nota del primero con miedo, por si suspendo. Me temo que esta vez estoy en el filo de la navaja. Muy en el filo. Aprobaré o suspenderé por los pelos.

    Seguiremos informando.

    No creo que la píldora del dia después moleste a las feministas. Es que se no se trata de utilizarla en lugar del preservativo, sino en caso de que otros métodos anticonceptivos fallen. A ver, uno echa su kiki, la gomita se rompe ¿y ahora qué? Pues antes tenías que ir al hospital, explicárselo a 20 personas, algunas de las cuales te trataban como si fueses imbéciles, y otras no sabían exactamente qué hacer, mientras te morías de nervios pensando “¿Y si estoy embarazada? ¿Y si estoy embarazada?”. Al final te daban una prueba del embarazo, y si salía negativa, entonces te mandaban unas pastillas anticonceptivas que eran como una especie de bomba de estrógenos que te hacían sentir fatal durante una semana, y que, desde luego, no debían ser nada buenas para la salud.

    También estaba la opción B. Llamar a una amiga a la que le hubiese pasado lo mismo, preguntarle qué le habían recetado, ir a la farmacia y comprarlo. Casi siempre recetan “Neoginona”, 4 pastillas al día, y eso en la farmacia viene a costar unos 4 euros, y sin receta. Pero, eso sí, si estabas embarazada, no te iba a servir de nada.

    Está claro que la píldora del día después, muy sana no debe ser, y el efecto en el organismo de la chica debe ser bestial, pero siempre será menos bestial que un embarazo. Los embarazos también afectan a la salud de las mujeres. Algunas incluso mueren, o mueren los hijos gestantes. Todo esto dicho desde la óptica de uno que piensa que el aborto no es una buena idea (yo no lo haría), pero que ha pasado por el calvario que supone tratar de impedir por todos los medios un embarazo no deseado cuando hay posibilidades de que ocurra, cuando es uno mismo el que va a tener que soportar las consecuencias sobre su propio cuerpo y su vida, y cuando el personal médico no parece estar preparado para atender este tipo de cosas.

    Por otra parte, parece que la venta de medicamentos potencialmente peligrosos, sin receta, a las mujeres, es una práctica habitual en este pais. Las mujeres transexuales compran Androcur (un antiandrógeno de efectos devastadores) como quien compra caramelos. Los anticonceptivos orales se venden sin receta y son baratos. Pero vete a comprar testosterona a ver que pasa… En fin, parece que nadie se preocupa demasiado de la salud de ellas. Total, son mujeres ¿a quién le importa? De modo que pueden acceder a medicamentos que necesitan sin control médico alguno, pero si por el camino enferman gravemente, que se jodan. Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

    ¡No me seas carca hombre! Eso de que “con la píldora del día después la gente se va a poner a follar como conejos” es lo mismo que decían cuando se permitieron los anticonceptivos. Anda, anda… que tú puedes llegar más lejos que eso.

    Respecto a la subida de impuestos… Pues me parece que en Canarias no hay IVA ni VENÍA, ni un montón de cosas que aquí sí tenemos que pagar. La gasolina estaba a un precio que yo no veía aquí desde hacía 6 años, y muchas cosas (alimentos, por ejemplo) estaban bastante más baratos que aquí. Madre mía con la crisis y los impuestos. Al final siempre nos toca pagar a los mismos.

    variablex

    29 septiembre 2009 at 3:27 pm

  7. Je, je, je… En mi pueblo a esas “dos cositas” les llamamos “tres cositas” ;P. Es broma, es broma, es que me ha hecho gracia la frase.

    La transexualidad tiene mucho que ver con el aborto. Hay muchos puntos en común, pero en este caso, concretamente, estamos hablando de dos procesos que están relacionados con el suministro de hormonas controlado (o incontrolado) por los médicos y como afecta a la salud (especialmente el incontrolado). Suministro incontrolado maaaaaaaaaaalo… Suministro controlado bueeeeeeeeeno… pero que se controlen los efectos, no las elecciones. La diferencia es que la persona transexual no hace daño a nadie, o, como mucho, a si misma. En el caso del aborto también es necesario tener en cuenta qué elegiría el feto. Lo malo es que los fetos no hablan, y no parece que haya mucha gente dispuesta a ponerse en su lugar. Yo creo que ellos preferirían gestarse y nacer.

    El tercer punto no lo comprendo… Creo que no llego a más.

    La diferencia entre tu opinión y la mía al respecto probablemente radica en que yo sí he estado en disposición de sufrir un embarazo no deseado (de hecho, todavía podría, aunque actualmente, como no sea cosa del espíritu santo), e incluso e ido a los servicios de urgencias por ese motivo y… tú no. Ni creo que te vaya a ocurrir en un futuro próximo. Quizá tu mujer, o tu hija, si tienes… pero no es lo mismo.

    Una vez más. Yo también estoy en contra del aborto, pero no se puede obligar a las mujeres a que tengan hijos que no quieren si no les ofrecemos ayuda para que eso no cambie sus vidas para siempre. La mujer que sufre (y digo sufre porque es un sufrimiento) un embarazo indeseado, se ve sola, rechazada por la sociedad, y probablemente de sus amigos, su familia y hasta de su pareja. Probablemente pierda su empleo, y si no tenía, quizá no logre conseguir uno decente, o lo conseguirá en malas circuntancias y con grandes dificultades. No puedo criticar a nadie por no desear verse en esa situación. Eso también lo tienen en común con las personas transexuales.

    La sociedad se enfrenta a una decisión: o acompañarlas, o darles medios para matar a su propio hijo no nacido. Desafortunadamente, parece que lo segundo es más fácil, e incluso las propias mujeres parecen pensar que es lo mejor (opinión que no comparto, hablando de nuevo desde el lado de las personas que biológicamente pueden gestar). Curiosamente, ahí vuelve a haber un paralelismo con las personas transexuales, pero ahora no viene al caso.

    variablex

    29 septiembre 2009 at 6:05 pm

  8. Proooooooooooooooofeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, ¡cuánta razón tienes!

    Si leiste mi artículo “Promesas insensatas” verías que la pildorita se las trae… Y no veas cómo me pusieron algunos, de facha pa’rriba… Bah, jejeje.

    BEEEEEEEESOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS,

    Puri

    29 septiembre 2009 at 8:58 pm

  9. Subidones, dearest?
    I’m really getting high with all this news, my friend.
    Anyway, sleep tight and happy,
    YourMurphy

    McMurphy

    30 septiembre 2009 at 12:15 am

  10. “these” news I meant.
    Sorry, I’m so knackered…

    McMurphy

    30 septiembre 2009 at 12:17 am

  11. Tercer intento…

    dicybug

    30 septiembre 2009 at 3:20 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: