ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Luna brasilera

Los parabienes para Río son sinceros.

Tomándonos una copa en una terraza – hace una noche primaveral por acá – Romina y yo hemos comentado que para que se lo llevara Chicago o Tokio, mejor que se lo lleven los brasileños. A mí enseguida me ha venido a la imagen una especie de Hada Madrina convirtiendo las favelas en adosados y dúplex con piscina.

También hemos acordado de inmediato que estos dinerales y millonadas que caen del cielo con un magnánimo espíritu olímpico acaban en los bolsillos de los mismos, siempre de los mismos. A más de uno le habrán rulado los ojos. Al cabo, y como somos unos ingenuos, también hemos pensado que si la tarta es muy grande, y lo es, con un poco de suerte al menos las migajas y algún restregón de merengue le puede caer a la pobre gente que habrá bailado samba a ritmo olímpico sin saber exactamente qué beneficios les puede reportar semejante movida en un país con unos desequilibrios sociales brutales y nada olímpicos.

En ese momento se me ha metido una piel de cacahuete entre los dientes y me he ido de la conversación intentando sacármela con un palillo. He mirado al cielo y me ha llamado la atención lo negro que estaba. Luna Llena. Y brillaba mucho, pero apenas había estrellas. “¡Qué curioso! – he pensado – apenas hay estrellas”, y sin embargo la noche negra con la luna brillando tanto es preciosa; también he pensado que cuanto más brilla la luna, más negra es la noche y me llegaba olor a jazmín de unos jardines cercanos, y me ha venido a la cabeza Don Juan Tenorio y mi torpe cabeza se ha enfrascado en las influencias de Tirso, en cuando ensayé una vez de Ciuti…

Justo en el momento en el que he conseguido liberar la piel de cacahuete, he sentido la mano de Romina sobre la mía…

Para que se la lleven otros, mejor que se las lleve Río, ¿no?

– Eh, oh, sí, claro.. claro, mejor Río.

Y he visto en sus ojos la expresión típica con la que tantas veces me mira, asustada de la capacidad que tengo para evadirme. “¿De donde coño vendrás?”

Y he estado a punto de contestarle…

– Del Guadalquivir, cariño, huyendo del capitán Centella…. en busca de doña Inés…

Anuncios

Written by ariovisto

2 octubre 2009 a 10:54 pm

Publicado en 4. Personal

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola Ariovisto,
    Luna llena y jazmín… Me recuerda al verano… Qué lejos está ya!
    Menos mal que los ojos de Romina te mantienen unido al suelo, si no, te nos escaparías como un globo hacia el cielo…
    Dos besos!!

    saporima

    3 octubre 2009 at 12:10 am

  2. Río tiene a Lula,
    Chicago a Obama,
    y Madrid a Zapatero y Gallardón…

    Había unos japoneses por ahí, ¿no? ¡Viva Japón!
    Un abrazo

    dicybug

    3 octubre 2009 at 12:25 am

  3. Uhm… no te evadías tan lejos. Sólo mirabas la “Lula” llena.

    Por cierto, cuando la luna está llena hay menos estrellas porque la cantidad de luz que refleja impide que veamos la diminuta cantidad de luz que nos llega de las estrellas. La contaminación lumínica también ayuda (mucho).

    La verdad es que cualquier cosa es mayor que cero, y simplemente el aumento de turistas hará que el dinero fluya hasta las capas más pobres de la sociedad brasileña, aunque sólo sea en forma de limosnas, o de “chantajes” para que no se dejen ver demasiado durante las olimpiadas. Cuando no se tiene nada, todo lo que venga es más de lo que tenías antes.

    variablex

    3 octubre 2009 at 1:15 am

  4. Profeeeeeeeeeeee, menos mal que tu mujer te sujeta a la tierra, porque si no te vas a Marte y nos dejas sin tus espléndidos textos…

    Lo de Río estaba cantado, y ya verás cómo lo dejan limpio de favelas… Tanto o más que a Barcelona’92 de gitanos, acuérdate…

    BESAZOS, MY DEAR PROFE.

    Puri

    3 octubre 2009 at 9:37 pm

  5. Doy gracias al Hacedor porque se lo haya llevado Río. Ya tenemos en la capital de la Gloria suficientes zanjas y deudas (el ayuntamiento más endeudado de España) como para hubiera habido aun más con eso de la parafernalia olímpica. El Faraón se quedó sin sus juegos y los madrileños bastante más relajados.
    Además, el deporte no es tan bueno para la salud como dicen. Se suda mucho.
    Un abrazo.

    Chinito

    4 octubre 2009 at 12:23 am


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: