ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

El manotazo de Dios

No es la primera vez que asistimos, más o menos en sobre aviso, al desprendimiento de ídolos, idoluchos o idolueros u otros accesorios, que pasaron de zero a hero y de hero a zero con la misma velocidad. Decepciones a la carta en todos los ámbitos de la vida, gente que, sin más, desentraña un lado exento de purpurina, dejando a la luz una descarnada imagen que luego ya no hay maquillaje mediático, ni imaginativo, ni mentira que se crea, ni lo resista.

El caso de San Dieguín de la Pampa es tal vez uno de los más significativos y paradigmáticos. San Pelusa del Ombligo Hondo lo fue todo en el fútbol. A mí me lo comparan con Pelé o con Di Stéfano, pero son comparaciones melancólicas y románticas. Después de Diego Armando Labroncona, el fútbol fue otra cosa. Pelé y Di Stéfano eran mejores porque corrían más. El mérito de Maradona era ser el mejor corriendo menos. De este modo se inauguró el fútbol moderno. Éste fue héroe y lo será. Es un dios de facto y ahora está pasando su particular calvario, pero nunca dejará de ser Maradona. No éste. Éste ídolo no cae porque no tiene los pies de barro, lo que tiene de barro es  la cabeza.

Argentina es mucho más que San Pelusa del Ombligo Hondo y es evidente que Diego es su ídolo más sonado: mucho más que el taxista licenciado, la Perón, el corralito o la Mafalda. Disfruté como un argentino más cuando le marcó aquel gol a la Pérfida Albión, cuando burló al destino con su gol manufacturado. De jóvenes, muy pocos nos elegíamos ser Maradona porque sonaba demasiado pretencioso. “Yo, Maradona” – (sí, claro… patán) Por eso mismo pienso que lo que tenés que hacer, pibe, es dejar de mirarte la pelusa del ombligo, llevarte un poco de tus pies de oro para la chola, convocás una rueda de prensa con toda la carga mediática que podás, pedís disculpas sinceras y anunciás tu dimisión como entrenador de la albiceleste y tu retirada de todo lo que tenga que ver con el fútbol. A renglón seguido, carraspeás y decís que dedicarás el resto de tu vida a ir colegio por colegio de todo el mundo hablando de lo que todo el mundo sabe que tenés que hablar. Así, posiblemente vuelva el dribling invencible y la mano de Dios, no el manotazo y el berrido de un hombre deshecho. No olvidés que los periodistas son los últimos caníbales y que te estarán esperando para chupar… esta vez tu sangre.

Por lo que vos fuiste, Diego, pibe, no cagála más.

Anuncios

Written by ariovisto

16 octubre 2009 a 9:21 am

Publicado en 1. Reflexiones

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hay deportistas que solo son grandes mientras hacen deporte. Otros ni eso, porque también cuando hacen deporte demuestran lo que son y hacen trampa para ganar. No hay distancia entre meter un gol con la mano y callar, ser adicto a las drogas mientras se dice “Drogas no”, ser amigo de Fidel Castro o insultar a todo el mundo porque se ha ganado un partido tras recibir duras críticas.

    ¿Maradona el más grande? Los más grandes no hacen trampas para ganar.

    dicybug

    16 octubre 2009 at 11:46 am

  2. Te he dajado un mensa pero ha desaparecido(?)
    Maradona fue un fenomeno como futbolista y un mierda como persona. Dicen que el infierno es la incapacidad de salir del ego. Pues eso.
    A big hug, my dearest.

    McMurphy

    16 octubre 2009 at 11:50 am

  3. It was my fault, tried to set the bloody password again and my first message got lost.
    Anyway,dear have a lovely weekend,
    YourMurphy

    McMurphy

    16 octubre 2009 at 1:08 pm

  4. Hola Ariovisto,
    No creo que cuando esté solo y sea sincero se sienta muy orgulloso de sí mismo.
    Tuvo en sus manos el magnífico poder de ayudar a construir una sociedad mejor, pero no fue capaz de usarlo. Lo desperdició. Una pena.
    Dos besos!

    saporima

    16 octubre 2009 at 7:05 pm

  5. Quién le ha visto y quien le ve. Era mejor verle cuando sólo hablaba con los pies
    Abrazos.

    Chinito

    16 octubre 2009 at 8:41 pm

  6. Prooooooooofeeeeeeeeeeee, me asquea tanto el personajete, que me reservo los comentarios.

    ¡Y pensar que fue jugador del Barça…!

    BEEEEEEEEEEEESOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS,

    Puri

    16 octubre 2009 at 11:26 pm

  7. 🙂 🙂 🙂 🙂

    saporima

    17 octubre 2009 at 10:38 am

  8. Creo que muchos futbolistas son personas con poca preparación mental que, de un día para otro, se ven encumbrados como dioses, y con más dinero del que pueden manejar. Una vez ahí, entontecidos por la fama y el vil metal, se vuelven manejables y son manejados por aquellos que de verdad ganan dinero con el futbol. Después son deshechados, y muchos se hunden en la más triste de las miserias.

    Maradona se libra de la miseria porque prácticamente es un heroe nacional, pero como tú bien dices, tiene la cabeza de barro. No se puede esperar gran cosa de él y su mente idiotizada.

    variablex

    19 octubre 2009 at 11:32 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: