ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Tiberio Claudio César Augusto Germánico

Más conocido como Yoclaudio, Cla-clacla-clauuu-dioo, o simplemente, Claudio, fue el emperador con más poder de toda la historia del antiguo Imperio.

Su historia es de lo más singular, pues se trataba sin duda de una persona con notables deficiencias físicas, dislésicas, pero lo que estaba por ver era hasta qué punto su fama de imbécil era cierta. Cuando su sobrino Calígula, el sandalias, el que se acostaba con su caballo, y otras lindezas, lo nombró cónsul, supongo que lo hizo por divertimento, para reírse de él. El bueno de Claudio, poco después, hubo de contemplar, mientras se cagaba encima detrás de las cortinas, como los pretorianos se cargaban al sandalias, su sobrino, y hasta la fecha el más excéntrico de los emperadores codo a codo con Nerón, el de los mecheros. Tal vez en ese momento fue cuando debió pensar que la mejor manera de sobrevivir en medio de tanta traición, tanto chaquetero, tanta espada rápida, tanta insidia, tanto descontrol y tanto puterío, era hacerse el imbécil. De esa manera le eran perdonadas sus metidas de pata, sus despistes, y se camuflaba en un discreto segundo plano… ¡era el tonto!; la mala conciencia te puede llevar a veces a esa triste bifurcación: o te haces el tonto o te sumas al baile de cuchillos senatoriales que acabaron con Julio César: hasta el punto de que aquella estrategia le sirvió a la República para quedarse sin nadie más de la familia que pudiese suceder al trisexual Calígula. Y sin comerlo ni beberlo, pum, van y lo nombran emperador… ¡al bueno de Claudio!

Supongo que la estrategia de hacerse pasar por gilipollas es más propia de inteligentes que de verdaderamente tontos.

Fiarse de los tontos suele ser nefasto para los países democráticos. Hacerse el tonto sale muy rentable. Por contra, pocos tontos llegan a ser poderosos. Llegar a ser poderoso es de listos, seguro, de listos un poco idiotas,eso sí.

Pese a que Forrest Gump dijera aquella inmortal frase de que “tonto es el que hace tonterías”, hay tonterías carísimas.

¿El tonto nace, se hace o se lo hace?

La gente está muy, pero que muy cansada, de tanto tonto, de tanto imbécil que por fuerza quiere hacer tonto al resto de un país. Los tontos que nos gobiernan son dictadores haciéndose el tonto: los políticos, en general, disparadores de gilipolleces sin freno: un atajo de vividores. Los empresarios “tontos” por la crisis también van de sua Siendo una democracia todavía con el traje de acristianar es tal vez ya la más hastiada, y cansada de tanto imbécil de lazo, de tanto panoli de frente altiva y cojón trabado. España se desangra por la pela o por el euri – que es lo que realmente más duele- y estos incompetentes son incapaces, unos por otros, de dar la más nimia solución. Prefieren optar por la teoría forrestgumpiana de la caja de bombones, “nunca sabes el que te va a tocar”.

A España le ha tocado el de licor…

El peligro que corre esta gente es que un día puede llegar a la conclusión de que como tonto se “pilota” mejor por la vida, optan por quedarse medio tontuelos el resto de la suya.

Al menos, nuestro hidalgo manchego tuvo los redaños de mandar a paseo sus paranoias en el lecho de muerte y reconocer a aquello de Yo fui loco, y ya soy cuerdo: fui don Quijote de la Mancha, y soy ahora, como he dicho, Alonso Quijano el Bueno”

Aunque para muchos de ellos tal vez sea demasiado tarde y hacerse el tonto ya no sirva para nada… haciendo bueno el refrán español de “Quien no te conozca, que te compre”.

“no se deprima, sr. Rajoy…” le dijo Zp tras mostrarle el crudo panorama…y la gente en las colas del paro, los autónomos mirando a las estrellas y nuestras aceras plagadas de persianas cerradas con simpáticos graffitis.

Me cago en diole… “¿no se deprima, sr. Rajoy”… no se puede ser tan tonto. Es humanamente imposible.

¿El tonto nace, se hace o se lo hace?

Anuncios

Written by ariovisto

17 diciembre 2009 a 9:31 am

Publicado en 1. Reflexiones

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Nuestro querido tonto particular nació tonto, se hace más y más tonto por minutos y se hace el tonto de vez en cuando. No son incompatibles.

    Y citando a Forrest con aquello de la vida y la caja de los bombones, a lo mejor cuando se vaya el Zetapero vendrá otro que lo haga bueno. ¡Será por precedentes!

    Un abrazo.

    No a todo

    17 diciembre 2009 at 1:25 pm

  2. Hola Ariovisto,

    Si alguien es tonto pero bueno, se le puede perdonar casi cualquier cosa. Y si alguien se hace el tonto por razones tipo miedo o vergüenza, por ejemplo, también se le podría perdonar, pero haría falta una disculpa sincera. Pero cuando alguien se hace el tonto para sacar algún beneficio es muy difícil perdonarle. Probablemente una persona así no merezca la pena y es mejor que cada uno siga su camino.

    ¿Qué haces si el que se hace el tonto es tu presidente? No puedes escapar. Sus acciones y omisiones te afectan. Te lo tragas con patatas. Su camino es tu camino. Afortunadamente, ya nos queda menos! 🙂

    =======

    Alesha Dixon – “The boy does nothing”

    Me recuerda al estilo de aquella otra chica un tanto explosiva (Anastacia?). No sé. Es una canción vigorosa y con ritmo. Ella transmite confianza en sí misma. Suena como si sintiera el mundo a sus pies. No está mal.

    Dos besos!!

    saporima

    17 diciembre 2009 at 4:38 pm

  3. La tierra no pertenece a nadie. Sólo al viento” ha dicho Rodríguez Zapatero en Copenhague ante el plenario de la cumbre climática…

    ¡Qué cruz!

    dicybug

    17 diciembre 2009 at 4:58 pm

  4. Prooooooooofeeeeeeeee, hacerse el tonto no está mal cuando quieres escaparte de situaciones comprometidas…. ¡Pero es imperdonable e insoportable que te tilden de tonta sólo porque aparentes estar tonta! Brrrrrrrrrrrrr, echaría toneladas de estiercol sobre quienes me hacen eso, te lo juro 😉 . Claro que, como dice mi padre, la ignorancia es muy atrevida.

    BESAZOSSSSSSSSSSSSSSSS.

    Puri

    18 diciembre 2009 at 9:05 pm

  5. “No se deprima Sr. Rajoy…” …que gracias a todo esto, usted llegará a ser presidente del Gobierno, si nadie hace nada para evitarlo. Pero no, en realidad no son tan tontos, han llegado a lo más alto en la carrera política y han eliminado de ella a todos sus eneimgos. Más que tontos, yo diría que son un poco hijoputas. Aunque, por otra parte, no ha y nada más peligroso que un tonto ambicioso, porque hacen las cosas sin medir los riesgos, y si tienen suerte y les salen bien… triunfan.

    variablex

    21 diciembre 2009 at 10:46 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: