ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Políticamente “torrecto”

Llegará el sano momento en que florecerán los brotes verdes que nos lleven a renegar, por elevación de snob gualdrapa, de lo políticamente correcto. El término políticamente correcto equivale por sinonimia a políticamente callado. Este término va bien para cuando las cosas van bien, pero cuando uno pega un vistazo a su alrededor y ve el destrozo que hay en todos los ámbitos, el término políticamente correcto empieza a tomar carices y narices de “afín al régimen”. Exacto. Usted calle y deje gobernar a los que están ahí para eso. Es cuando el pronombre demostrativo “eso” adquiere una verdadera connotación  quasi insultante. ¿Qué es “eso”? ¿Para quién gobiernan? ¿Para qué se gobierna? Hay que ser muy tonto para pretender pensar que la clase política que nos gobierna  – y aquí caben todos, porque infinitus numerus stultorum ,- lo hace con otro afán que no sea el meramente mercantil.

ZP – no acierto a saber si por mérito propio o por puro oportunismo histórico – ha sintonizado perfectamente con una sociedad con las tragaderas ya preparadas para soportar una clase política de “ningunos”. La generación de los ningunos, elevados por simple compadreo a poder ejecutivo, se extiende como una metástasis implacable. Son pocos los aspectos en que las decisiones políticas de la era zopenca (ZP) no han deparado estupor para quien moral e intelectualmente están por encima de los que toman tales decisiones. Es obvio que, para las generaciones de gente calentadas al tibio hogar de la nadería, las decisiones que se toman son decisiones de alto estadismo. Pero no es menos obvio que el resto, los que tenemos – me sacudo el hombro, pero pa algo estudié – un poquitirritín de intelectualidad, las decisiones políticas, así como las no-decisiones, nos dejan descompuestos y con el careto del famoso cuadro de Edvard Munch: ¡aaaaaaaah! El fiel democrático de este país, una vez diluidas por aburrimiento existencial las ideologías, no está ya en quién es más rojo, o quién más azul, sino en quien es más tonto, políticamente hablando, o quien demanda tan sólo una cosa perdida en la noche de los tiempos: el sentido común. Si Rajoy gana, si la derecha gana las elecciones, no será porque presente un plan revolucionario y brillante digno de los anales de la Historia…(que de momento tampoco se acierta a ver por ningún sitio) la derecha ganará en tanto que sepa trasmitir que propone sentido común… sentido común, de ese, del de toda la vida. Poco más. Los ultramontanos becerriles de la izquierda más tosca piensan que el PP es una especie de reducto franquista donde sólo hay lugar para el facha… Es bueno que naden en esa falacia. Los habrá, sin duda, pero las listas de simpatizantes del PP se están llenando sencillamente de gente que demanda sentido común, humilde lógica. Sólo falta que esto se lo crean, y los de la gaviota no defrauden, como están empezando a defraudar, la sana expectativa del sentido común.

Los dirigentes políticos de todos los partidos, los “ningunos”, gobiernan a “ninguneados” con derecho a voto. El eje de la actuación política no aspira a ser planazos roosveltianos, ni profundidades churchillianas, ni manos de hierro thacherianas. Los horizontes políticos se quedan en micropolíticas de gallinazo consistentes en la técnica del suricato: “súbete allá arriba y olisquea a ver por dónde viene el guantazo electoral”: una vez determinado el daño “co-electoral”, la acción política se resume en amasar la propaganda.

Estoy hasta la glándula pineal de lo políticamente correcto… entre otras cosas porque lo que está de moda es lo políticamente incorrecto, lo absurdo.

Nos gobierna una suerte de timocracia -salvapartidos- de imbéciles que no da más de sí. Aceptémoslo. Se lo comentaba hoy a Noatodo. Esta suerte de moda bajo el lema “ineptos al poder” es consentida por la apatía de un pueblo con cabeza de europeo y bolsillos de magrebí, lobotomizados por una transición inconclusa, con los estigmas de un franquismo que acompleja las mentes y que los más espabilaos se encargan de mantener avivado, para que a nadie se le ocurra soltar el puñetazo en la mesa.

Muchos halagan y alaban la transición. Yo no acabo de tenerlo claro. El término “transición” significa llegar de un sitio a otro… y no me gustaba el “un”, pero no me gusta el “otro”. El español arrastra sospechoso su idiosincrasia de bisonte rumiante de yerbas, ajeno al vuelo de las águilas… tal vez eternamente.

No sé, hay veces que  me siento judío, esperando no sé qué suerte de Mesías…. que libere a España de tanto poca chicha y tanto “ninguno…”

Anuncios

Written by ariovisto

26 enero 2010 a 2:19 pm

Publicado en 2. Política

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Prooooooofeeeeeeeeeee,

    1.- ZP conmigo sintoniza menos que un merengue 😀 😀

    2.- Si el Mesías que muchos esperamos es Marianic… Me reservo el comenttario 😉 😀

    3.- ¡¡Mi blog está limpio y actualizado 😀 😀 !!

    4.- ¡Las corbatas de Aznar eran buenas 😀 😀 !

    5.- ¡¡Mil gracias por tu referencia al Maná 😉 !! Ya me dirás cosas…

    BEEEEEEEEESOOOOOOOOOOOOOSSSSSSSSSSS,

    Puri

    26 enero 2010 at 7:41 pm

  2. Hola Ariovisto,

    Efectivamente tanto unos como otros llevan mucho tiempo defraudando nuestras expectativas. No hay rastro de sentido común. “La generación de los ningunos […] se extiende como una metástasis implacable”. Y nuestra apatía lo consiente. Nos lo merecemos.

    Quizá en unos años cambie nuestra suerte. ¡Quién sabe! 🙂

    Dos besos!!

    saporima

    26 enero 2010 at 8:19 pm

  3. ZP es el estandarte de los don-nadies que esta partidocracia eleva a los altares. Cualquiera es más capaz que él, cualquiera tiene más estudios, cualquiera tiene más sentido común. El tonto del pueblo se ríe de ZP.

    Y ZP se rodea de gente menos preparada que él que haga caso de sus bobadas desde los inútiles cargos que este señor les crea. Fíjate que a ZP nadie le hace sombra en su gobierno…

    Al otro lado del charco no andan sobrados. ¿No viste que hasta Obama necesita el teleprompter para soltarles un discurso a escolares, demostrando que no es más que un Montilla morenito? (aunque creo que Obama tiene estudios, quizá en una universidad de esas que premian la copia en los exámenes).

    ¡La estupidez al poder!

    dicybug

    26 enero 2010 at 8:49 pm

  4. Proooooooooooofeeeeeeeeeeee,

    ¡GRACIASSSSSSSSS, por tu comentario en mi blog!

    Te he dejado otro… 😉

    MIL KISS,

    Puri

    27 enero 2010 at 12:43 pm

  5. Hola Ariovisto,
    Te mando un mensaje para Romina:

    ===============================
    Hola Romina,
    ¡¡Muchas gracias por tu cariñoso comentario!!
    ¡¡Qué bonitas son a veces las relaciones humanas!! Los avances tecnológicos están permitiendo que se creen vínculos maravillosos que hubiesen sido imposibles de establecer en otros tiempos. ¡Qué suerte hemos tenido!
    Para nosotros también sois un precioso tesoro.
    Un beso muy fuerte para los cuatro!!! 🙂 🙂 🙂 🙂

    saporima

    27 enero 2010 at 10:04 pm

  6. La primera foto es alucinante.

    Yo insisto en mi tesis de que hay que aprender muchos idiomas, porque yo no veo (mi) futuro en España.

    Un abrazo.

    No a todo

    30 enero 2010 at 7:39 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: