ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

De agoreros, catastrofistas e insensatos antipatriotas

"Enhorabuena, lo habéis conseguido..."

La realidad de este país quedó definida en el famoso debate – que debería ser de obligada redifusión- entre Pizarro y Solbes.
Pizarro ejerció de profeta, prácticamente apocalíptico, y, como suele pasar con esta suerte de agoreros jode fiestas, no fue creído.
Los efectos dañinos de las nuevas ideologías apoyadas en el rentismo, el apoltronamiento, el queaquímelasdentodas, el todo vale, el “no pasa nada”, el “qué exagerao”, nos fueron revelados por voz de profeta de sandalia curtida y pies cubiertos de polvo. Pero aquí andábamos todos mamándola, que diría el pibe, del becerro de oro. Manejando dinero de monopoly y con los bancos dando muestras de una irresponsabilidad permitida desde arriba… permitida porque no era cuestión de ser catastrofista, ni “jode fiestas”, ni antipatriota.
A estas alturas de la película, de la triste película, muchos prefieren ya a un agorero, a un cenizo, que a una panda de mentirosos, una vez asumida la constatación palpable de que la “economía” no se aprende en “dos tardes”.
Lo que ha pasado en este país es lo más parecido a lo que se plantea un crío cuando visita la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre: “¿Y por qué no se fabrica más dinero y así se lo damos a los pobres?” A los críos les cuesta entender que no se puede fabricar dinero así, sin más, que todo depende de finos y delicados equilibrios macroeconómicos que dependen de factores más obtusos y complicados, anclados a una curiosa razón de proporcionalidad entre producción y deuda. Bueno, a los críos y a los socialistas “que son como niños”.
España nunca será un país rico. La irresponsabilidad del señor Guisante cuando afeó a Italia y a Francia, amenazando con esa sonrisa de vendedor de enciclopedias, al anunciar que España estaba en la “champion lí”, fue una especie de éxtasis teresiano al que sólo le faltó la levitación. No, señor. España es un país que se debe contentar con estar a mitad de tabla y, en todo caso, luchar por la permanencia y si y solo si aparece alguien con dos dedos de frente como pasó con la era Rato, aspirar a entrar en la Champion pero por la Copa del Rey…
Jamás se han dicho tantas mentiras en tantos ámbitos, jamás desde que yo tengo memoria política se ha consentido tanto a tan poco. La verdad es que no acierto a saber la razón. Intuyo que por la naturaleza acomodaticia del español íbero-greco-rromano-musulmán que asola la Hesperia, al que el euro lo desquició con el apoyo incondicional de políticas irresponsables y nefastas. Lo que sí tengo claro es que en cualquier otro país esta suerte de improvisantes juglares estaría ya sellando registros en cualquier otro sitio.
Mientras España empieza a saborear el amargo pan de la ruina política, mientras nos desayunamos con los efectos sólidos y palpables de lo que supone un mal gobernante, nuestro líder anda planteando exégesis sobre el Deuteronomio y buscando con lupa pasajes evangélico-socialistas donde el mismo Dios enmiende la plana al empresario explotador. No aprende. O no quiere, o no sabe o le da lo mismo. Este país necesita al “explotador” como al agua de mayo, porque explota, de acuerdo, pero paga sueldos. No somos un país que se permita frivolidades de ensueño, donde los euros salen de los Grandes Almacenes en carritos metálicos repletos empujados por sonrientes y felices españoles.
Cuando gane el PP, que no habrá más remedio, bastará con soltar la soga del “explotador deuteronómico”, bajar los impuestos y hacer políticas austeras. Nos lo impon
drá Europa, tampoco hay prisa. Pero la cegazón becerril e intolerante de izquierda no dará su brazo a torcer, no reconocerá errores, no le dará la razón a su luciferino adversario: jamás ceder ante el agorero, el catastrofista, el antipatriota que osa reconocer que estamos en crisis. Morirán con las botas puestas (y las cuentas corrientes llenas) a costa del pobre, del trabajador, del iluso votador de sueños.
Si el socialismo es esto – y vamos, blanco y en botella…- esta ideología debería estar en el mismo sitio, ocupando vitrina de museo, que las dictaduras más coñazo y huevonas. Por dañina, por falsa, por inútil. Pero el socialista de víscera escocida seguirá la batuta histórica de no votar a la derecha bajo ningún concepto: no se puede estar pensando eternamente que la mejor manera de joder al empresario – o patrón – es aniquilar al trabajador. El ideario es que siempre haya pobres para salir siempre elegidos. Al socialismo no le va el bienestar: necesita destruir para crear capas y lúmpenes de hambrientos vota sueños. No es casualidad que la izquierda destroce lo que crea la derecha.
Ya está bien: eso no existe, es todo mentira. La igualdad sólo se consigue adquiriendo un grado de felicidad interior de respuesta propia. Si yo soy feliz, soy capaz de igualar a Bill Gates. Aun añorando el denostado sobre con la p
aga de mil cochinos euros… ¡quién los pillara ahora!

Falta humanismo… mucho…

En vez del Deuteronomio, míster Guisante, lo que se tiene que plantear el pueblo de Israel es salir definitivamente de este puto Egipto que nos han montado estos tramoyistas en donde las siete plagas son, a su lado, siete benditas sinfonías de algodones de colores.

Falta humanismo en esta sociedad… faltan letras… no se piensa.

Anuncios

Written by ariovisto

5 febrero 2010 a 8:55 am

Publicado en 2. Política

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. El debate de Pizarro y Solbes creo que es el más interesante que yo he seguido en política. Con qué sencillez y claridad de argumentos hablaba Pizarro, podía ser entendido por cualquier ciudadano sin necesidad de tener ningún máster en economia. Sin embargo, Solbes todo eran macrocifras y macroargumentos para hacerte sentir pequeño e ignorante.
    “Al socialismo no le va el bienestar: necesita destruir para crear capas y lúmpenes de hambrientos vota sueños. No es casualidad que la izquierda destroce lo que crea la derecha.”

    Después de un siglo de implantación de ambos sistemás económicos, está claro cual es el que favorece más al conjunto de sus ciudadanos.

    Un beso. 🙂

    Romina

    5 febrero 2010 at 10:39 am

  2. ¡Proooooooooooofeeeeeeeeeeeeeee, ayyyyyyyyyyysssssssssssssss, 😀 😀 😀 😀 , quién me mandaría apuntarme a paddel, 😀 😀 😀 !

    La verdad es que estoy hecha un asco, pero hago un esfuerzo más que sobrehumano por estar por aquí, porque yo también os echo mucho de menos 😉 …

    ¡La ZPenitis hace 6 años que la tengo, 😀 😀 😀 😀 ! ¡Ea, espero se cure pronto!

    Muyyyyyyyyyyyyy bueno tu post… 😉 Estoy de acuerdo contigo… Y con Romina.

    MIL KISS, MY DEAR PROFE.

    Puri

    5 febrero 2010 at 3:10 pm

  3. Desde luego tienen unos cojones… una teoría política totalitaria que no tiene más ideario que arrasar derechos y libertades y sustituirlos por propaganda. Y para subsistir necesitan crear pobreza, pues de otra forma no les votaría ni su padre.

    Lo de señor guisante, ¿es por el tamaño del cerebro?

    Sigo pensando que lo de menos es que creen pobreza. No se puede vivir sin empleo, pero tampoco siendo perseguidos por hablar español o discriminados y estigmatizados por ser hombres. Hay incompetencia, delirios o estupidez en la gestión económica, pero estos también son los descerebrados que han abierto la puerta a que se enseñe en las escuelas las virtudes de la zoofilia. Economía, sí, pero mucho más.

    dicybug

    5 febrero 2010 at 9:31 pm

  4. Faltan letras, sobra Ana Rosa Quintana y Salsa Rosa… O hay un cirujano que va por ahí lobotomizando a la gente por las noches para que no se den cuenta de las cosas, porque sino, no se explica.

    Tal vez ese mismo cirujano también ha lobotomizado a nuestros políticos. La economía no puede ir bien si aniquilamos al trabajador, porque el trabajador ES el consumidor. Si el trabajador no gana dinero, el consumidor, también llamado cliente, no compra, y la empresa no gana. Los únicos que ganan con todo esto son los pesoeros y sindicalistas afines, aunque no entiendo exactamente el qué ganan, porque yo creo que votos, tampoco van a llevarse ¿o sí?

    Aún más incomprensible es donde carajo está la oposición. Me gustaría saber por qué estamos pagando a Rajoy y el resto de los diputados del PP. Para lo que hacen, podían irse a su casa.

    variablex

    5 febrero 2010 at 10:55 pm

  5. Hola Ariovisto (y hola Romina!!),

    Quizá en la época de los hijos de los hijos de nuestros hijos España esté un poquito más arriba en la tabla. Aunque la probabilidad es baja…

    Me gusta cómo suena lo de “iluso votador de sueños”! Aunque no lleva a nada bueno tener muchos de esos en el país. 🙂

    Dos besos!!!!

    PD. lumpen: “Capa social más baja y sin conciencia de clase”. Otia! 🙂

    saporima

    5 febrero 2010 at 11:53 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: