ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Los heraldos de doña Cuaresma


Dicen que la palabra “carnaval” viene del ayuntamiento de “carne” y “vale”; algo así como un homenaje colesterolémico ante la llegada de Doña Cuaresma y su ejército de repollos, calabazas, acelgas de cara estresada y berzas aligera-intestinos, que había que celebrar con un desfase y desmadre de solomillos, torreznos, pechugones, jamonazos, costillas, lomos, magros y, como dice mi filósofo Sir Homer Simpson, con todo aquello que fuera capaz de hacer traslúcido a un din A-4 si lo pasas por su superficie. Todo esto regado con el licor de los dioses extraído de la humilde viña, en cantidades industriales para facilitar el costoso trabajo de la hormigonera en que de esta manera se convierte el aparato digestivo. Ante tal apoteosis pantagruélica de grasas extra saturadas, lipidonazos y glucosa en manifestación gloriosa por las arterias, (creo recordar haber leído que la dieta de un medieval en fiesta podía estar rondando las 6000 kcal.) el colapso de desinhibición estaba servido y a buen seguro, el carne per tutti (traducción libre de “carne vale”), acababa siendo una especie de bacanal exofórica de bacantes corriendo por las calles perseguidas por sátiros, bacos y toda suerte de gente convertida en extraños seres con patas de cabra.

Tal vez de ahí venga lo de los disfraces. Tal subidón de azúcar glacé y de adn de berraco en sazón provocaba tal desenfado en los más puestos que todo el mundo acababa por avergonzarse de las burradas que estaba dispuesto a hacer ante la llegada del Capitán Sardina. Que mejor que esconderse tras una máscara… porque había que guardar las formas… y no estaba bien que la Señorita de X fuera sorprendida atabicada por un sátiro de piernas de cabra pero manos de hombre en la penumbra de algún soportal.

Como hoy todo se prostituye, llega a nosotros esta suerte de excusa para que el botellón de los jóvenes sea más comprensible y de nuevo las calles se llenan de “carne” y “vale”, pero esta vez carne con denominación de origen Río de Janeiro, Cádiz o Tenerife, carne en estado puro, alguna de ella dispuesta a dejar las 6000 kcal, medievales a la altura de un yogur desnatado. Y es curioso como en un alarde de algo muy alejado del moderno feminismo, las calles se llenan de bacantes con disfraces que tienen a la minifalda de una manera casi obsesiva: enfermeras, vampiresas, cavernícolas, secretarias, abejitas, chirliders… todas ellas convertidas en muslo-objeto, (se pasará frío por la causa); mientras que ellos optan por seguir la tradición machi-monstruosa iniciada por los sátiros romanos y se camuflan en dráculas, frankensteins, capones, fredis krugers, muertos vivientes, momias y toda la suerte del bestiario gótico que se desempolva anualmente cuando llega el capitán Bífido…. activo…

Nuestra especial cuaresma económica da favorito al bando de los fibrosos copos de avena y los leñosos mueslis, alpistes, mijos y otras comidas para pájaros tan de moda. La cuaresma impuesta por el Capitán Guisante, ascendido a lugarteniente de doña Cuaresma, (con escudo en blasón ZP dorado en campo de azur y capullo rojo)  augura un “carne” vale” más tendente al exceso, abuso y al ribera-duero… y las madrugadas carnavaleras darán esa estampa de momias desviñando (desviñar es tirar la pota, según Quevedo) en los picoesquinas y enfermeras ajustándose los pantis en lo soportales, tan pintoresco y tan costumbrista.

Esta vez doña Cuaresma viene con un ejército de deuda interna, externa, aérea y marítima.. ridículos PIBs y cifras de paro emulando a la mismísima caballería de Alejandro Magno. Se prevé goleada de los omegas 3, lo integral y lo insulso y la bandera del Rey Apio ondeará sobre las aceras donde haya una oficina del INEM.

Tal vez este año el “carne” (ya te) “vale” recoja sus raíces más ancestrales, tenga más sentido medieval que nunca, y se deba estar pertrechado en armadura de tocino y escudo de hamburguesa para el triste campo de batalla que este invierno nos depara cuando los penachos de la lombarda y el redoble de caja del brócoli manden avanzar a las huestes anti-triglicéricas.

Eso sí, disfrazados de “no pasa nada” o yo no soy yo: mezcla obtusa de muslo-objeto y chupador vampírico.

Tal vez nuestros jòvenes se merezcan un poco de desfase y deban cantar canciones de guerra siguiendo al juglar don Cubata.

Referencia: “La Batalla de Don Carnal y Doña Cuaresma (El Libro del Buen Amor, Juan Ruiz, Arcipreste de Hita)”

Anuncios

Written by ariovisto

13 febrero 2010 a 8:26 pm

Publicado en 2. Política, 3. Literaria

13 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola Ariovisto,

    ¡Y no se ponen enfermas las enfermeras minifalderas! ¡¡Yo alucino!! ¡Qué capacidad de sacrificio! ¡Qué absurdo e incomprensible me parece! Pantalones, jerseys de lana, calcetines gordos y un buen abrigo. Y si quieren disfrazarse por ser carnaval, pues qué sé yo, de osa parda, foca, astronauta, esquimal… ¡Cualquier cosa que pemita ponerse muchas capaz de ropa! No me extraña que tengan que beber. ¡¡No hay quien soporte tanto frío!! 🙂
    Dos besos!!

    saporima

    13 febrero 2010 at 10:15 pm

  2. 🙂

    saporima

    13 febrero 2010 at 11:12 pm

  3. Limón, limonero…siempre es un placer recibir críticos comentarios a mis posts por tu parte, porque tú me das otra perspectiva de la verdad tal y como yo la veo, sin caer en el insulto y la tergiversación de la verdad como hacen muchos. A mí también me caes mejor cada vez que leo lo en desacuerdo que estás conmigo.

    Sólo un apunte que obviamente no queda claro en mi blog: estoy total y absolutamente en contra de la wxtrema izquierda, de sus pensamiento, sus opiniones y sus acciones. Estoy tan en contra de Stalin como de Franco, de Pinochet como de Castro o Hugo Chávez y así sucesivamente. tan mal estuvo la Revolución del 17 y sus millones de muertos como la represión franquista y sus millones de damnificados.

    Y durante nuestra guerra, tan mal estuvieron los disparos rebeldes como los republicanos, tan deplorable fue la actitud de unos como de otros…el problema vino cuando unos ganaron la guerra y ‘fumigaron’ a los otros. ¿Al revés habría pasado lo mismo?…bueno, eso es algo que nunca sabremos porque la historia es la que es y no la otra.

    Gracias por tus opiniones, las valoro de verdad y de corazón y espero seguir recibiéndolas durante muchísimo tiempo.

    Esta mandarinita helada que añora la primavera (los naranjos son mejores en abril, está claro) nunca jamás bajará la guardia porque, parafraseando a William Wallace: podrán quitarnos la vida, pero nunca la libertad (de expresión en este caso).

    Un beso

    altisidora

    14 febrero 2010 at 4:53 pm

  4. Suerte que no es saporima la que organiza los carnavales. Los hombres vestidos de Frankestein, las mozas de oso polar con triple capa de piel y todos ellos en sus casas bien calentitos.

    “La verdadera fiesta es estar en tu casita junto a la estufa y con la botella de gaseosa a mano” (saporima, Presidenta de la Comisión de fiestas 2010).

    Bueno, me meto con ella por deporte; la realidad es que yo me apunto a ese plan: calentito en casa.

    Por cierto, ¿sabías que la protagonista de Perdidos se llama Evangeline?

    dicybug

    14 febrero 2010 at 8:18 pm

  5. Hola Ariovisto,

    “Peter Pan” – El Canto del Loco

    Pobre Peter Pan! Parece el malo de la historia!

    Empiezo a ver fallos en mi propuesta para los disfraces femeninos… ¡Las pobres se achicharrarían al entrar en los pubs y ponerse a bailar! Seguiré pensando en ello… 🙂

    Dos besos!! (y otro para ti, Dicybug) 🙂

    saporima

    14 febrero 2010 at 11:11 pm

  6. “Tus deseos son órdenes para mí”… Mmmm… ¿Qué querrá decir eso? Mmmm…

    “Por cierto, ¿sabías que la protagonista de Perdidos se llama Evangeline?”

    Mmmm… Quizá debería comprobar la lista de “El Juicio de París” – me he dicho.

    Y… Efectivamente! Evangeline Lilly!! 🙂

    Sois tal para cual!! 🙂 🙂 🙂

    Dos besos!!!

    saporima

    14 febrero 2010 at 11:34 pm

  7. Proooooooooooooffffffeeeeeeeeeeeeee, ¡¡vaya tela lo de tu malestar 😀 😀 !! ¿Estás ya mejorcico…? ¡Espero que sí! Venga, como me dices a mí, ¡menos cuento y al tajo, que hay mucho que escribir 😀 😀 😀 !!

    Sabes que no soy nada carnavalera, pero si me disfrazase sería de cualquier escritor del Siglo de Oro o del Realismo españoles… A ver si se me pegaba algo de su genialidad 😉 😀

    MIL KISS, MY DEAR PROFE.

    Puri

    15 febrero 2010 at 9:59 pm

  8. Para que luego no digas que no comento tus posts…allá va:

    A mi no me gusta el Carnaval, y no tiene nada que ver con el hecho de que sea o no una fiesta pagana: eso es lo de menod. No me gusta simplemente porque no entiendo eso de disfrazarse con el frío de febrero (y como tú dices, a todas las niñas les da por las chirliders y todo lo que vaya minifaldera) y emborracharse hasta caerse redondo. Y aunque algunos de los temas que se cantan en Cádiz en el Falla son preciosos y profundos, no me gusta cuando insultan a los demás, y no cuando lo hacen contra politicuchos de cualquier color o famosetes de medio pelo (o de pelo y medio), sino cuando insultan, por ejemplo, a Sevilla y sus sevillanos y entonces ahí sale mi vena ‘chauvinista’ y me digo: “Qué mala es la envidia”.

    No me gusta nada esa fiesta. Y ya huele a Semana Santa y a Feria…

    altisidora

    16 febrero 2010 at 7:38 pm

  9. Jop, yo no pretendía ser melodramático. Simplemente lo siento así, exactamente así. Es como una “mancha” en mis emociones, y sé cuando y como apareció.

    Lo que pasa es que las cosas malas nos dejan “cicatriz” porque son cosas que no queríamos, no son bienvenidas. Los recuerdos que las cosas buenas van dejando sobre nuestra piel, y sobre nuestro ánimo, también existen, pero se llaman de otra manera. Tendré que hacer otra entrada sobre ello, para no pecar de melodramático ^_^

    ¿Cuaresma? Este año la cuaresma ya está durando 360 días, aunque yo reconozco que tengo suerte, últimamente como bastante carne… Este verano comía tan poca que a veces se me olvidaban cuales eran mis partes preferidas. Sospecho que el carnaval también ha caido en cuaresma este año y habrán habido pocas ganas de celebrarlo, ni aunque sea por aquello de beber para olvidar.

    variablex

    17 febrero 2010 at 1:30 am

  10. Aaaaaaaaaah… Bueno, entre tu paracetamol y que yo estoy especialmente sensible gracias a un vapuleo emocional que me he llevado últimamente… Así no hay quien se entienda.

    Malditas gripes/resfriados, y malditos vapuleos emocionales… Lo bueno es que al final las dos cosas acaban pasándose.

    variablex

    17 febrero 2010 at 1:27 pm

  11. Hola Ariovisto,

    “O pozo de Aran” – Carlos Núñez

    Bufff… Qué bonita! Pero qué triste!! Se me han humedecido los ojos.

    Dos besos!!!

    saporima

    17 febrero 2010 at 3:19 pm

  12. Pues sí, más vale celebrarlo, que la Cuaresma va a durar no cuarenta días sino cuarenta años.
    Gracias, ZP, los hipercolesterolémicos, obesos, gotosos y celulíticos te saludan.
    Un abrazo.

    milnaciones

    18 febrero 2010 at 9:52 pm

  13. ¿Habrá fantasmas en este blog abandonado?
    ¡¿Hooooolaaaaaa?!

    dicybug

    19 febrero 2010 at 12:39 am


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: