ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Homo Adictus 

Estudio insulso

En todo caso soy adicto a ganar dinero. Más que ser adicto, es una necesidad. Desgraciadamente ni ZP ni Obama creo que lleguen algún día a esa sociedad soñada e idílica donde trabajar sea mera adicción, juego o entretenimiento.

¿Qué memez es esa de ser adicto al trabajo? Al trabajo será adicto el que sea incapaz de ser adicto a otras cosas. Muy mal debe de estar un individuo para convertir el trabajo en válvula de escape, en adicción placébica, opiácea: el trabajo es la prueba más paradigmática de la cosificación del ser humano. Y que no falte.

Como suele pasar en algunas cadenas de televisión cuando plantean estudios sociológicos chorras, estos van dirigidos a una clase tibia de gente acomodada. Son encuestas que antaño diríanse burguesas.

Imaginaos, ¿Es usted adicto a la cola del paro?¿Le pone? ¿Es usted adicto a los préstamos bancarios? ¿Es usted adicto a las hipotecas? ¿Es usted adicto a las adicciones? ¿Es usted adicto al PER? Al PER sí mola ser adicto… veinte días de peonadas – recientemente – y ayudita socialista todo el año que completa las chapucillas en negro, de la niña, el yerno, el abuelo… Que les pregunten a los “aceituneros altivos” si son adictos al trabajo. No lo parece.

Las encuestas del tipo “¿es usted adicto a…? me parecen un tanto inútiles. Toda la trayectoria vital del ser humano es una suma eterna de pequeñas y continuas adicciones. Los mismos que se reconocen adictos al trabajo en una encuesta, se reconocen víctimas del trauma post-vacacional en otras y así hasta la enésima paradoja.

Quien se reconozca adicto al trabajo reconoce, acaso, su falta de adicción a las cosas que verdaderamente están puestas por ahí para disfrutar de la vida y, además, considera la adicción como algo negativo. ¿Es usted adicto a comer? ¿Es usted adicto a querer? ¿Es usted adicto a sentir? ¡Claro! ¿Es usted adicto a ser?

Hay que reconocer que, en cierta manera, el ser humano es un bicho muy adicto-dependiente…

Por ejemplo, hay gente adicta a ser socialista incluso cuando se ha constatado que a este país le sienta el socialismo como a un celíaco un litro de cerveza. El paso del socialismo por España es similar a las pezuñas del caballo de Atila, y sin embargo hay gente adicta a votar PSOE. Hay gente adicta al PP, pero éste último se puede considerar como mero doping deportivo. Y luego está la gente que se tira a las drogas duras y es tan pusilánime que vota nacionalismo, aun a sabiendas que en este caso gana el traficante, o sea, el político, puesto que votar nacionalismo, objetivamente, no te reporta nada como ciudadano.

¿Y qué me decís de la gente de la que dicen que es adicta al sexo? Como un vulgarucho golfista cualquiera… – Tiger Woods – . Este hombre no es adicto al sexo, es adicto a la mentira, que es muy distinto. Si “mr. Hierro nº 8” no estuviera casado, ya no sería más adicto al sexo que cualquiera que tenga un sueño excesivamente revelador… ¿Quién renunciaría a diez top models de la jet set americana? Hay gente que para quedar bien  le va muy fino el decir aquello de “yo no soy adicto al sexo” con los daños colaterales que esa afirmación reporta – sobre todo si el/la cónyuge está cerca. “Vaya”, debe pensar él/ella. Pero se hace levantando el meñique… Sin embargo, si reconoces ser adicto al sexo… ya te miran como si fueras una especie de cavernícola en celo.

¿Y los adictos al deporte? ¿Y los adictos al ordenador? ¿Y los adictos al chocolate? (Mi cuñada lo es, ¿y…? ) ¿Y los adictos a la televisión? ¿Y los adictos a las hamburguesas? ¿Y los adictos a la música? ¿Y los adictos a las video consolas? ¿Y qué me decís de los adictos a meter cizaña?

Hay muchas cosas a las que ser adicto, pero lo de ser adicto al trabajo me suena a eufemismo de pringao. Por eso las campañas de “¿es usted adicto a…?” tienen un regusto a escolapio decimonónico… a aquello de que todo lo que es gusto p’al cuerpo, es pecado para el alma.

¿Se imaginan un tío sentado frente a una ventana sin ninguna adicción? Costaría distinguirlo del sinfonier de al lado.

Benditas adicciones. ¿Qué haríamos sin ellas? Posiblemente sí a todas, menos al trabajo. Prefiero ser “adicto” a “predicto”.

¡No me cruzaré yo con Adán y Eva, no!

Anuncios

Written by ariovisto

23 marzo 2010 a 8:23 am

Publicado en 1. Reflexiones

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Yo también soy adicta al chocolate…al menos cuando no lo como durante algunos días siento ‘mono’ incluso…

    Y también soy ‘adicta’ al PSOE tal y como tú lo has planteado en tu post. Qué se le va a hacer…¿ni siquiera las naranjas somos perfectas! (ya lo dijo Billy Wilder: “Nadie es perfecto”).

    Un beso primaveral

    altisidora

    23 marzo 2010 at 8:52 am

  2. También a mí me llamó la atención la noticia que enlazas y la leí con la boca a picos. Mi punto favorito fue el sexto: “Dedico más tiempo a trabajar que a estar con mis amigos, practicar hobbies o hacer actividades de placer”. Nos ha jodido.

    Un abrazo, Ariovisto.

    No a todo

    23 marzo 2010 at 10:57 am

  3. Yo quisiera ser adicto al sexo con top-models… pero tengo que conformarme con ser adicto a ver la tele. Es lo que hay. Ciertas adicciones no están al alcance de cualquiera. La adicción al trabajo sí, como la de darse cabezazos contra las paredes. De eso puede hacerse uno todo un vicioso y disfrutar “atutiplen”.

    dicybug

    23 marzo 2010 at 8:51 pm

  4. Hola Ariovisto,
    Ser adicto a algo bueno que está a tu alcance es una suerte. La misma adicción te hace feliz una y otra vez. Sin necesidad de novedades extravagantes. Yo soy adicta a los kiwis y a la leche con avena y cada noche, noche tras noche, disfruto como una enana mientras ceno. ¡Qué fácil lo tengo! 🙂
    Dos besos!!
    PD.
    “Time to say good night” – Andrea Bocelli
    Seguro que esa noche Elmo tuvo un sueño precioso!!! 🙂

    saporima

    23 marzo 2010 at 11:03 pm

  5. Sí, sí, tú ríete… Según el borrador del DSM-V, que, por si no lo sabes te diré que es un manual de diagnóstico psiquiátrico que se elabora en los EE.UU y que se utiliza como referencia para la elaboración del CIE (Catálogo Internacional de Enfermedades de la OMS, que es la referencia que se usa en Europa) porque Freud nació en Massachusstes y los europeos no sabemos mucho de psiquiatría ni de psicología.

    Me he liado.

    Pues según el borrador del DSM-V, es probable que a partir del año 2013 se puedan diagnosticar y tratar con fármacos, de manera seria, la adicción al sexo, a las compras, al trabajo, etc… puesto que contiene un apartado de “adicciones varias” que se refiere al comportamiento compulsivo y repetitivo. En los EE.UU. eso será genial para los violadores, porque podrán alegar adicción al sexo para librarse de las condenas por ser unos pobres enfermos sin responsabilidad sobre sus actos.

    Para que veas lo peligrosas que pueden llegar a ser los estudios sociológicos chorras dirigidos a una clase media acomodada. Yo me haré adicto al ordenador, a ver si así consigo que me paguen una pensión de invalidez por no poder trabajar, y vivo del cuento. También podría probar con lo del PER, pero es que no conozco a nadie que me lo pueda arreglar T_T

    Por cierto, que estaría muy bien que los que hacen selección de personal de los funcionarios buscaran la manera de eliminar a los que tienen fobia al trabajo, que también existe (yo creo que incluso más que la adicción al trabajo). Respecto a la selección de docentes… a ver… antes se seleccionaban a muy buenos aprobadores de oposiciones, que luego no tenían por qué ser buenos profesores. Ahora ya ni siquiera hace falta aprobar la oposición, porque a los interinos les están regalando 3 puntos en el examen, así que con un 2, ya pasan. Lo que se está contratando son “suspendedores de oposiciones que, de algún modo, llegaron a ser interinos a perpetuidad”. Por lo menos antes tenían que pasarse un añito o dos estudiando…

    variablex

    25 marzo 2010 at 12:55 pm

  6. Ciertamente que ha ilustrado bien usted,éste abuso de la palabra adicto.Es parte de nuestra
    época caer en éstas inexactitudes,tal como también sucede con GENIO,o GENIAL.Esto antes
    exigía cierta excelencia,pero ahora hasta se intercambia entre imbéciles.UN PLACER ha sido leer su blog,

    Carlos de la Parra

    7 abril 2010 at 11:31 pm

  7. Thanks for your kind and nice comment, Carlos.

    Y gracias por su visita.

    Un saludo cordial.

    ariovisto

    8 abril 2010 at 6:54 am


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: