ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Torrija y acelga

1 hrs 14 min AM. Sábado…

Viernes… Dia anafásico o de cerebro caldoso. (Lo dije ya  en mi post titulado “Re-educación”)

Día extraño.

Día de contrastes.

¿De esos días de los que dicen que es mejor no levantarse? No diría yo tanto.

Ha sido un día de especial liturgia cristiana. Un poco viernes santo… explosión de oscuridad. Ansia de luz.

Torrija y acelga.

Atropellado día de paredes bañadas de pintura plástica agridulce. Parecía un partido de épica remontada. Marcaba el quipo contrario, y remontaban los de casa. 0-1, 1-1, 1-2, 2-2…

Arena y cal, torrija y acelga; Tamborada de Calanda, bellísima Macarena y moscas en la casa, como la canción de Shakira.

Lo mejor y le peor sucediéndose a golpe de remo de  galeote.

Ha sido un día de Gólgota con nubarrones. De soledades para pensar y de siestas difusas.. De poemas escondidos en mi mente.

Un rayajo negro de lejanía, y un sabor blanquinegro de ecos hechos mármol. De repeticiones, de cosas vividas.

Dejá vu convertidos en Dejá-me ya en paz…

Viernes santo fresco de cornetas y tambores lejanos, como la película de Gary Cooper (Raoul Walsh, 1951), sí, hombre, el mismo que el de Solo ante el peligro, (Fred Zinnemann, 1952) …

Un verdadero genial coñazo de falso día.

Torrija y acelga…

La esencia misma de la vida…

Y encima, al final del día, vuelven a marcar los del equipo contrario…

Es imposible que exista el destino… no hay Dios que configure tamaño pedazo de mostrenco de caos e improvisación arterio-vascular.

Mañana en vez de salir el sol, lo mismo sale el Igor de El Jovencito Frankenstein cambiándose la chepa de lado, y nos guiña el ojo. Deberíamos tener un botoncito de los de “Cerrar sesión” 🙂

Anuncios

Written by ariovisto

3 abril 2010 a 12:02 am

Publicado en 4. Personal

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola Ariovisto,
    Un día difícil el de ayer. Seguro que hoy será mejor. Seguro que el partido continúa y acaban ganando los de casa. Días así nos hacen valorar los buenos días llenos de luz.
    Dos fuertes fuertes besos y dos cálidas sonrisas!!! 🙂 🙂

    saporima

    3 abril 2010 at 8:47 am

  2. He leído por ahí que a veces es necesario “irse al monte”, estar unos días completamente solo, cerca de la naturaleza. Vivimos en entornos saturados de gente, en los que se supera ampliamente la “masa crítica” deseable. Para poder aguantar eso, a veces hay que recargar las pilas reencontrándonos con nosotros mismos.

    Quizá escribir es tu “naturaleza”.

    dicybug

    3 abril 2010 at 2:30 pm

  3. Hay días raros, y los días de semana santa suelen ser los más raros de todos. El ambiente místico y deprimente, acompañado a veces del pensamiento de que eso de pasear bonitas tallas de madera y rendirles culto como si tuviesen algún poder sobre nuestras vidas es un poco ridículo, nos deja en un estado mental algo confundido y vulnerable.

    Lo mejor es irse uno solo al monte, así se acaba antes. O a una playa desierta.

    Seguro que hoy va a ser mejor. Y si no, mañana, mejor todavía.

    variablex

    3 abril 2010 at 2:39 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: