ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Amazonomaquia

La reina Hipólita está resuelta “a dejar libres los caballos” de nuevo.

 

Cuentan de las amazonas que se cauterizaban el pecho derecho de niñas para, de mayores,  poder tensar el arco y así convertirse en formidables arqueras a caballo. (por cierto, Word me subraya en rojo la palabra “arquera”) No hay que explicar el riesgo que conlleva que una cuerda afilada de arco tensado golpee un pezón también tensado ante el olor de la sangre en la batalla.

Que las mujeres son más inteligentes que los hombres es un hecho tan irrefutable después de mis más de cuarenta años de existencia  que pocas demostraciones me sirven para hacerme dudar de ello, ni reafirmarme. A la inteligencia hay que unir la impresionante capacidad pasional de vivir las cosas, (tanto en el sufrir como en el amar) y a que muchas de ellas vienen acompañadas de un lujoso envoltorio que potencia su inteligencia hasta el infinito. Tal vez por ello, por esa inteligencia comprimida durante siglos, la mujer ha sido recluida en sí misma por el machismo obvio y patente de la Historia. Quien no reconozca esto es un poco tonto… y machista. Claro. Como igual de tonto es decir que los griegos eran machistas. Por supuesto… ¡y los trogloditas! Pero la Historia se escribe en mármol, mal que les pese.

Yo al menos, y por eso he empezado por ahí, reconozco mi inferioridad en muchos aspectos de la vida. Pero mi inferioridad en muchos aspectos potencia mi superioridad en otros, cerrando de esta manera el círculo perfecto de la convivencia complementaria, que en el fondo es lo que somos. O sea, exacta e inexorablemente lo mismo como concepto humano, afortunadísimamente distintos como realidad humana.

Pero, posiblemente por justificar al Ministerio más inútil de la Historia de la política española, surge una suerte de amazono-feminismo que confunde igualdad con aplastamiento. Es cierto que en un principio el feminismo se confunde con cierta  tendencia a copiar los roles masculinos, cuando tal vez, lo mejor, sería que el hombre copiara los roles de la mujer, por lo general, y bajo mi punto de vista, más sanos y estéticos. No verás – o no hubieras visto – a una mujer soltar un japo por la calle, ni rascarse las ingles ostentosamente, ni recolocarse el paquetoni. Nos empezaron copiando el llevar pantalones y el fumar, (bien por lo primero, fatal por lo segundo) y ahora parece ser que algunas, en su afán de aplastamiento, ejercen de machistas que se pintan los labios e, insisto, no persiguen la igualdad, sino el rodillo amazónico.

Me imagino la cara de una mujer a la que acaban de tirar a la calle porque se ha quedado embarazada, o a la que le acaban de poner en el compromiso de tener que implicar a su suegra o a su madre en el cuidado de sus hijos por un cambio brutal de turno – con esto de la crisis los jefes se ponen de un simpático cojonudo, ya se sabe- o le han reducido la jornada porque es “secretaria” y le han cambiado el contrato a la mitad, que sale más baratito, que llega a su casa, aprieta el 6 del mando a distancia tres veces – 6-6-6, the number of the beast – y le sale una cadena de TV donde le dicen que el Ministerio de Igualdad hace una furibunda crítica a Blancanieves, la Cenicienta, la Bella Durmiente, por ser niñas pacatas sometidas a imperios machistas y a comportamientos propios de antes de la Gran Era Victoriosa de la llegada de la salvadora Aído a nuestras vidas. Nuestro dinero se encamina ahora a promover cuentos que suplanten a los de toda la vida, cuentos donde se hable de clítoris contentos, pruebas polisexuales u otras lindezas en las que parecen empeñadas en convertir nuestra literatura infantil. Entiendo que una niña o un niño se duerma con Caperucita o con el terrible lobo machista come-abuelitas, o con los tres cerditos correteando por ahí, o con los siete incautos hijos de la mami cabrita, y no sé qué tipo de sueños podemos augurar en nuestros hijos con los nuevos y ciudadanos cuentos que nos puede proponer esta facción amazónica de nuevo cuño: intranquilos, confusos,  moviditos…¡paradójicos! Y además con la terrible tensión nocturna de que Zp te salga de detrás de las cortinas…

Desde hace mucho tiempo no tenía yo la sensación de sexismo que hay ahora. Sexismo galopante, sectario, fascista y feminista. Que no le hace ningún favor a la mujer, por cierto. Llevamos más de treinta años de democracia. Se ha avanzado en muchos aspectos, afortunadamente. Pero si uno echa un vistazo a las ventajas de una sociedad criada sin Bambi, sin Baloo y sin Tarzán, tampoco es que yo vea que hayamos llegado a ningún sitio mejor. Si la solución a aberraciones como el chico de la katana, Sandra Palo o la chica de Seseña, el bulling o el prifostio educativo, consiste en que sea la princesa la que le pegue el morreo vivificante al príncipe postrado, estamos apañados. Luego la tomarán con la sota de bastos… extraña y confusa figura de naipe con un enorme basto sobre su hombro.

Cambiemos valores y roles, pero hagámoslo por valores mejores, no teóricos, zampa-votos, biensonantes y de rostro happy.

Afortunadamente, las mujeres cercanas, las de nuestro entorno, sí dan el callo demostrando con los riñones su superioridad, dejando muy lejanas a las señoritingas de moqueta que pretenden con su fasci-feminismo soñar con su mundo de Jauja convirtiendo al resto en una mera tribu de gargarios – o banco de esperma – que visitar una vez al año para aumentar sus ejércitos.

El hombre está… ¡qué remedio!

“-Soy un hombre – Nadie es perfecto…” (Con faldas y a lo loco, Billy Wilder, 1959)

 

 

Anuncios

Written by ariovisto

9 abril 2010 a 9:18 am

Publicado en 1. Reflexiones, 2. Política

Tagged with ,

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Yo la verdad es que discrepo. No está bien generalizar. Si no existe en el mundo un hombre más estúpido que Bibiana Aído, ¿qué sentido tiene decir que las mujeres son más listas que los hombres? Y si son tan listas, ¿cómo es posible que el gobierno más incompetente e ignorante esté formado a partes iguales por hombres y mujeres? ¿En qué se materializa esa inteligencia superior? ¿Acaso en que han conseguido un sueldo de fábula solo por ser mujeres y sin tener ningún tipo de capacitación profesional?

    Además, siguiendo con las generalizaciones, ¿somos los hombres más nobles y ellas más retorcidas y siervas de sus hormonas? ¿Ponemos nombres de auténticas hijas de puta? (diría “con perdón para las putas”, pero joder, si las putas son mujeres, en general).

    No, no admiro a “las mujeres”, igual que no siento devoción por “los hombres”. Me gustan personas concretas, que valen la pena, sean él o ella.

    dicybug

    9 abril 2010 at 7:37 pm

  2. Por cierto, ¿has visto esto?

    dicybug

    9 abril 2010 at 7:52 pm

  3. No me sirve de ejemplo el tío más tonto de España porque ése rompe los moldes. Hasta un trozo de membrillo a su lado parece un erudito. Sería como decir que los hombres son más bellos, a la vista de que la mujer más fea de España no tiene parangón masculino.

    Yo no estoy seguro de que lo del taiwanés ése sea de verdad. No se puede cantar así a los 24 años y ser un desconocido. ¿Dónde ha estado escondido hasta ahora?

    dicybug

    9 abril 2010 at 9:33 pm

  4. No te creas que estaba de mala leche en las colas: sabes que vas por tus hijos, que no es tu viaje, sino el de ellos, y estar amargado, maldiciendo a la madre que parió a Disney o protestando no sirve de nada. Los adultos lo pasamos bien, disfrutando de la compañía y sabiendo perfectamente a qué íbamos. Siempre estuvimos de buen humor, a pesar del cansancio y del parque.

    Por cierto, nosotros molidos, los talones destrozados, sin sentir las piernas ya desde el primer día, y los críos correteando sin parar de aquí para allá, como si ellos no se hubiesen pateado el parque como los mayores. Solo una cría, la más pequeña, acusó el cansancio.

    Si vas, no te pierdas el Laberinto de Alice. Es una atracción espectacular: haces cola como en las demás atracciones, pero en esta al final de la cola no hay atracción, solo la salida. A eso lo llamas laberinto y has tenido a la gente 20 minutos atrapada sin gastarte un duro. ¡Son genios!

    dicybug

    9 abril 2010 at 10:09 pm

  5. Hola Ariovisto,
    Me ha gustado mucho tu post de hoy. Me he enterado de la noticia gracias a ti, he aprendido cosas sobre las amazonas gracias a tu texto y a tus enlaces, me he reído mucho con la referencia a la sota de bastos y la lectura del post me ha resultado muy agradable.
    “cerrando de esta manera el círculo perfecto de la convivencia complementaria”
    “exacta e inexorablemente lo mismo como concepto humano, afortunadísimamente distintos como realidad humana”
    Dos frases preciosas. Igual de valiosos pero distintos.
    Dos besos!!!
    PD1. Menuda estupidez lo de la Ministra!! 🙂
    PD2. Mañana escucharé tu nueva canción! 🙂

    saporima

    10 abril 2010 at 12:39 am

  6. Hola Ariovisto,

    “The river” – Bruce Springsteen

    Si ambos están allí, con su hijo, ¿por qué necesita volver a aquel río? ¿Qué parte del sueño no puede hacerse realidad?
    Quizá hoy lo ve todo negro, pero mañana pueden cambiar las cosas o puede cambiar el modo en que las mira. ¡Ojalá! Por él, por ella y por el niño.

    Dos besos!! 🙂

    saporima

    10 abril 2010 at 11:05 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: