ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Subacti lingua*

Dicen que la lengua es uno de los músculos más asombrosos del cuerpo humano. Y dicen bien… Estudiando Fonética – allá por Atapuerca- pude ver un vídeo de una lengua vista en rayos X. La película fue espectacular. La agilidad, la soltura, la precisión del colgajo este es la leche. Se mueve a una velocidad endiablada, con el añadido de que debe colocarse exactamente en el punto de articulación exigido de un modo infalible. Si no fuese así sería imposible comunicarnos con sonidos. Si uno se mete dos dedos en la boca y pronuncia “patata” suena “fachacha…”, a parte de que te das cuenta de que debías haberte lavado las manos primero.

Sus posturas son casi kamasútricas: se estira, se arquea, vibra, se tensa, se afloja, se ladea, se apoya en los alvéolos, se mete entre los dientes, explota… ¡ch!. Esto hablando de lo que concierne a la fonética… Si cualquier órgano de los sentidos es alucinante por sí: si la maquinaria del oído es bestial ¿cómo un pellejo vibrando puede llegar a traducir ondas en sonidos?, la del ojo ya es la leche… para mí es algo incomprensible. Pues bien, la del gusto… ¡tela! Minucias como el chocolate, las fresas, la pechuga de pavo, las gambas.. ¡el jamón! Serían cosas inútiles, vacías de significado… Luego están los elementos gestuales (cinésicos): sacar la lengua, morderse la lengua, relamerse, besarse, chasquearla. Si nos paramos a pensar, es un bicho que raras veces se está quieto.

Las lenguas siempre han servido para unir, porque para unirse primero hay que entenderse. Si bien es cierto que tratándose de conquistas, en cierta manera, las lenguas se imponen, no es menos cierto que a lo largo de la Historia, que yo recuerde, a nadie se le ha obligado a hablar una lengua distinta de la suya. Los romanos no obligaron a un solo hispano a hablar en latín; los árabes no obligaron a ningún cristiano a hablar en árabe; los hispanos cristianos no obligaron a ningún indio a hablar en español. Otra cosa son las necesidades burocráticas: la lengua de los imperios son las lenguas de las administraciones imperiales, y es obvio que el sometido la tenía que aprender… si quería o si le iba el negocio en ello.

Todos los procesos de conquista ya sean arabización, romanización, iberización – los más cercanos a mi cultura – no han traído destrucción lingüística sino sincretismo lingüístico. El sincretismo lingüístico es algo precioso, vivo, rico, dinámico y poderosamente cultural. Y muy, muy, muy lento, porque es fruto de la convivencia diacrónica de gentes con cabeza, corazón y entrepierna. Nuestra lengua, la española – o castellana, si hay algún delicado por ahí – en su origen debió ser una lengua de cuatro chalaos aldeanos barrigas gordas, que apenas chapurreábamos cuatro cosas. Esto lo digo porque si quitáramos del actual español todos los préstamos léxicos del griego (trauma), del latín (lengua), del árabe (arroz), pero del inglés (blog), del francés (garaje), del alemán (búnker), del italiano (escopeta), del americano (patata)… nos quedaríamos con cinco o seis palabros vándalos… Porque el español es una de las lenguas más poderosas del mundo precisamente porque es la más sincrética del mundo. Une, junta, suma. No destruye; abraza, adapta, y además, eleva a las alturas literarias a palabras que no hubieran pasado de mierdecillas puestas en pluma de Lope de Vega, de Cervantes, de Miguel Hernández, de García Márquez…

Las lenguas no se imponen, se unen. Las lenguas son algo maravilloso. A mí me gustaría saber más lenguas que un papa. Eso supondría por fuerza conocer esa cultura.. y morirse sin conocer más culturas es un poco pobre.

Los hispanohablantes aman su lengua. Olvidamos las lenguas primigenias y amamos la nueva, porque se trata de un proceso cultural muy lento de amar lo que uno habla. Sin imponer nada…

La lengua es algo maravilloso hasta que viene un Conseller de Educación y la jode. ¡Mira que han pasado caballos por estos valles!

Esta mañana mi hijo me ha dicho que va a pedir los papeles de exención del Valenciano. Quiere sacar notas altas porque aspira – dios le ayude – a una carrera donde piden notas altas, y examinarse de una lengua que no habla, que han conseguido que rechace y que en Selectividad supone un quinto examen y una quinta nota que lo único que hace es agobiarle con una sensación de fastidio e inutilidad supina, hace que la considere algo que estorba. Todo el mundo sabe que, del mismo modo que tras estar desde primaria dando inglés ¡nueve años! nadie acaba sabiendo hablar una mierda de inglés en 2º de Bachiller, con el valenciano ocurre tres cuartos de lo mismo, con la diferencia de que si saber decir Taxi, Spanish Embassy, I’m hungry, I’m lost , te puede ser vivir para algo y te puede abrir alguna puerta… la otra te la cierra o simplemente te la pela.

A mi hijo se la pela. Y poco le importan los romanticismos de progre nostálgico que entiende algo moderno hacer que un chaval considere una lengua un estorbo y acabe dándole carpetazo por contraproducente. Está en lo que está: aprobar con nota, estudiar con interés lo que le gusta, lo que le atrae… al margen de inmersiones y perfiles reaccionarios

Como he intentado demostrar en la exposición de antes, conseguir que una lengua sea considerada como algo contraproducente y que “estorba” tiene su mérito.

Y es que una lengua, si no se ama, no se hablará jamás. Es más, lo que no se ama y se impone, se acaba por odiar. Una pena. Hablaré con él e intentaré que en verano se acerque a la lengua del de Gandía (Joanot Martorell) por gusto, por curiosidad cultural, con cariño, y no por espasmo político y paja verbal de cuatro aprendices de pretorianos romanos.

* Subacti lingua (lat) “Sometidos por la lengua”

(Letra de “Babel” – Héroes)

Anuncios

Written by ariovisto

20 junio 2010 a 12:21 pm

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Es curioso que los mismos que obligan a nuestros hijos a hablar en esa lengua, sean los que ejercen de quintacolumnistas del imperialismo catalán. ¿Habrá relación entre ambas cosas?

    De verdad que desprecio a todos estos fascistas, que siendo incapaces de gobernar con mesura y por el bien de su pueblo, se dedican a coartar (y co-hartar también) los derechos y libertades de la gente corriente. Los unos porque su esencia es la dictadura, y los otros porque son idiotas sin escrúpulos.

    dicybug

    20 junio 2010 at 4:28 pm

  2. Hola Ariovisto,

    Me gusta mucho cómo has ido enlazando ideas en tu texto de hoy.

    “El sincretismo lingüístico es algo precioso, vivo, rico, dinámico y poderosamente cultural. Y muy, muy, muy lento, porque es fruto de la convivencia diacrónica de gentes con cabeza, corazón y entrepierna”
    ¡Qué descripción más chula!

    “lo que no se ama y se impone, se acaba por odiar”
    Estoy totalmente de acuerdo y comprendo perfectamente a tu hijo.

    Dos besos!!!

    saporima

    20 junio 2010 at 11:03 pm

  3. Aloha! Pues sí ya he vuelto de vi viajecito por Cerdeña y Malta. Cerdeña me ha encantado, Malta me ha decepcionado un poco porque esperaba playas cristalinas por todos lados y me tuve que ir a otra isla del archipiélago maltés para ver una de esas: todas rocosas y el agua transparente, pero no más que en Mallorca por ejemplo. Y quitando Mdina y Valletta, no hay mucho que ver.

    El Betis…en finx…otro año más a sufrir. Me alegro por los alicantinos, eh? felicidades! os lo mereceis por haber hecho los deberes.

    Un besazo

    altisidora

    22 junio 2010 at 10:37 pm

  4. Hola Ariovisto,

    Jason Mraz – “I’m yours”
    Una canción agradable y refrescante. Me gusta!

    Nueva sección… Justo hoy… Y justo ese post… Gracias!!! Qué detalle más bonito!!!

    Dos besos!!

    saporima

    23 junio 2010 at 10:56 pm

  5. A lo largo de la historia de España hay muchos casos de imposiciones de una lengua. A los moriscos, por ejemplo, en un momento dado, se les obligó a dejar de hablar su idioma y a expresarse únicamente en castellano, como prueba de su lealtad y conversión (esto no significa que apruebe la imposición lingüística).

    Las lenguas y la diversidad lingüísitca deberían ser un orgullo y una riqueza para todos, no una forma de excluir y molestar a quienes no las hablan. Es una pena que la política las haya convertido en una herramienta para comprar votos y estén dejando de ser un medio de comunicación.

    variablex

    28 junio 2010 at 4:29 am


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: