ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

The Great Gate of Kiev

Desde la primera vez que oí está composición de Mussorgsky, me pareció una creación apoteósica y una de las mejores traducciones de lo que para el alma es grandiosidad, terminación, libertad, fuerza y positividad.

En los momentos malos, pesados, densos, de abatimiento, de asqueamiento, de zozobra, de cansancio, de dudas, siempre que mi mente sabe imaginarse cerca el final, la victoria o la superación personal, me resuenan por la cabeza las notas de La Gran Puerta de Kiev. Llegado el momento me imagino extendiendo los brazos en lo alto de una cumbre pasando por mi mente imágenes de las personas que han estado a mi lado sonriéndome, desborde de cataratas, planos picados de cumbres nevadas y valles verdes, de vuelo de águilas, de olas rompiendo sobre la arena, de perros saltando hacia la mano de su amo, de noches infinitas, de gente a caballo saltando murallas, cohetes despegando, guiños de seres queridos que ya no están, castillos de fuegos artificiales, niños corriendo, volcanes que revientan, constatación del amor, sensación de haber vivido.

Nunca he tenido duda de estar del lado de los que piensan que la música matemática sensible es el lenguaje del alma. Nunca me deja igual escuchar las notas de esta pieza. Al acabar parece que todo se empequeñece, me reafirma en mi manera de ser y ver las cosas, me delimita con más claridad, me hace seguir en el empeño y terminar las cosas por muy difíciles que parezcan y muy cuesta arriba que estén. Me ayuda a quererme más a mí mismo y por tanto querer más a los míos.

Cuando Mussorgsky compuso esta pieza debió ser un tío muy felizote eufórico, diría yo grandioso humano y lleno por los cuatro costados.

Un amigo músico de la juventud siempre que se veía con algún problema serio, grave o complejo acaba por decirnos. Me voy a la puerta de Kiev y al poco, desde su cuarto, atronaba el viejo quadrafónico por todo el piso de estudiantes. Ya no se podía estudiar, pues todos despegábamos de los folios de apuntes y nuestros ojos se convertían en ventanas. Al final del paseo de mi amigo por las puertas de Kiev, si había alguna cuestión sobre la que no terminabas de decidirte, se convertía en firme determinación. Tal vez así me dirigí yo por vez primera a la que luego sería mi mujer.

Mussorgsky te da alas como el Redbull


Anuncios

Written by ariovisto

30 julio 2010 a 8:43 am

Publicado en 1. Reflexiones

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. No sé, prefiero los clásicos…

    dicybug

    30 julio 2010 at 3:31 pm

  2. O esta otra

    dicybug

    30 julio 2010 at 3:33 pm

  3. Y esta otra me pone el bello de punta
    (supongo que ésa te ha dolido…)

    dicybug

    30 julio 2010 at 3:36 pm

  4. ¿¿¿High school musical???Bufffff…

    Estimado abogado del diablo, mientras no te disculpes de antebrazo, va bien la cosa.

    1. No creo que separar a los niños de las niñas (porque la idea es separar niños, no adolescentes… al parecer a los 15 años se juntan) sirviese de ningún modo para aumentar su rendimiento en un país de alumnos (y alumnas) idiotizados por la TV, padres agotados por jornadas maratonianas de 10-12h de trabajo diarias que han descubierto que es más fácil culpar al maestro/profesor del bajo rendimiento de sus churumbeles antes que echarles una buena bronca y sentarse con ellos a estudiar (¿¿cuando??), y profesores que en realidad se metieron en esa profesión porque se cobra un buen sueldo, no se trabajan muchas horas a la semana, y hay tres meses de vacaciones (no se imaginaban lo durísima que puede ser la docencia), o profesores que a base de intentar hacer bien su trabajo han terminado quemados gracias a… todo lo que ya conocemos bien que sirve para quemas a los que se toman en serio su trabajo.

    El secreto de Oxford y Cambridge (donde la educación es mixta ¿eh?) es que los que van allí sí que tienen muchas ganas de estudiar (con lo que cuesta la matrícula, más les vale), pero en general el sistema educativo inglés no es que sea precisamente un modelo a seguir…

    Tal vez las clases segregadas por sexo resultarían más aburidas y las alumnas y los alumnos encontrarían menos distracciones que les impidiesen fijar su atención en la materia pero… sospecho que no, que segramente aprender cosas inútiles como historia, matemáticas, lenngua, etc… será más aburrido todavía que hablar con la compañera de pupitre sobre las ganas que tiene de ir a ver a Fulanito, que está buenísimo, cuando acaben las clases.

    2. Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro. Entiendo eso de las prioridades. Por ejemplo, si a mí me dicen “pobrecitos los animales en las granjas y mataderos, que viven haciandos y mueren dolorosamente” yo calculo que mi prioridad es comer bien y si los cerditos tienen que sufrir para que yo pueda comer carne cada día… “chuta, que pena”, como dicen aquí. Sin embargo, conseguir diversión a costa de ver sufrir a otra criatura me parece un acto amoral. A diferencia de ti, creo que quien no entiende a un animal, que son bastante sencillitos, mucho menos va a enteder a las personas.

    Además, no me parece que divertirse y no dañar innecesariamente a los animales sean cosas incompatibles. Como dice el chiste:

    – Donde esté una buena corrida, que se quite el fútbol.
    – Eso, eso. ¡Y los toros también!

    variablex

    30 julio 2010 at 6:06 pm

  5. Hola Ariovisto,
    ¡¡Tiene mucha fuerza!!
    Todos necesitamos alas de vez en cuando. ¡¡Gracias por compartir las tuyas!! 🙂 🙂 🙂
    Dos besazos!!!
    PD. “It’s my heart” – Smokie
    ¡Me gusta! 🙂

    saporima

    30 julio 2010 at 8:24 pm

  6. No parece razonable pensar que millones de preadolescentes platónicamente enamoradas de Zac Effron puedan estar equivocadas.

    dicybug

    30 julio 2010 at 10:02 pm

  7. Lo que no parece razonable es que millones de adolescentes estén platónicamente enamoradas de Zac Effron. ¡Si ni siquiera es guapo!

    Los internados no se si serán mixtos, pero las aulas sí. De todos modos yo hablaba de segregación en clases, no en residencias… En mi primer año de estudiante estuve en una residencia mixta, y, la verdad, no pasó nada… pero nada de nada. Fue un rollo de residencia.

    La educación es aburrida, igual que trabajar. Hay quien le gusta su trabajo, pero todavía no he conocido a nadie que no se alegre cuando llegan las vacaciones y diga “que asco, yo quería seguir trabajando”. Eso no significa que los chavales deban usar el aburrimiento como excusa para no estudiar… Esto es estilo tropa, cada uno se jode cuando le toca.

    Yo he tenido que ver algún fragmento de corrida de toros (a mis padres les gustan y a veces es inevitable levantar la mirada del libro que estás leyendo y mirar el televisor) y me parece que a los toros el dolor les duele bastante. Que es un gesto de los políticos para ganar votos… o para decir que la fiesta “nacional” no es de la nación catalana, no te diré que no, pero teniendo en cuenta que todos los actos que hacen los políticos tienen ese mismo fin, bien está lo que bien acaba.

    Estar todos de acuerdo, igualitos, es bastante gratificante, pero más aburrido que poder estar amigablemente en desacuerdo con alguien y poder hablar de ello.

    variablex

    31 julio 2010 at 5:04 am

  8. No ha sido fácil. Al menos 30 cápsulas!!
    🙂 🙂 🙂 🙂 🙂

    saporima

    31 julio 2010 at 4:13 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: