ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Adiké*

Platón y Aristóteles: -"Arriba" - "No, aquí,"

Decía Sócrates que no se podía acusar de injusto al que desconocía lo que era la justicia. “Sólo aquel que sabe lo que es la justicia podrá ser justo”, decía. Curiosamente hoy en día las leyes han cambiado hasta el extremo opuesto de canturrear aquello de “el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento”. Claro que aquí hablamos de hechos delictivos concretos, y aquel hablaba de la Justicia con mayúsculas, ese concepto que todavía hoy hay quien busca afanosamente por su corrompido mundo inteligible. El más tonto de los griegos sabe que robar no es justo, o matar, o aprovecharse de quien es débil.

Ser injusto es una de las cosas peores que existen, para mí. Se comete injusticia cuando alguien obra por amor erróneamente, por ejemplo, y se le increpa. No es la primera vez que alguien la caga por hacerle un favor a un amigo, con toda su buena intención. Si el amigo es justo lo entenderá, y si es injusto no lo entenderá. Luego está el injusto retorcido, que es aquel que, encima, le reprocha al amigo que se meta sus favores amorosos por la autopista digestiva. (horribile auditu!)

Pongamos como ejemplo el caso de que un hermano al que uno quiere mucho es adicto (A) a la cocaína. Llegando a su apartamento, sorpresivamente, el hermano no adicto encuentra unas papelinas distribuidas desordenadamente por encima de la mesa, mientras el otro babea despanzurrado en el sofá durmiendo el subidón. El no adicto (NA) no tiene más elección que coger las papelinas y lanzarlas al váter. En ese momento confía en la “justicia” de su hermano. Entenderá que lo ha hecho por su bien, que por nada de este mundo consentirá que nada desvirtúe a su hermano, lo esclavice, pues se trata de un veneno que acabará con él y romperá la preciosa amistad de años entre hermanos, que le puede llevar a robarle a él y a sus propios padres. En ese momento el hermano no adicto no está pensando en que el hermano se despertará con un monazo tremendo y lo tirará de su casa a patadas por haberle tirado los gramos, mientras las ratas de la alcantarilla se preparan para un festín orgiástico.

Supongamos que no eran papelinas de cocaína, que eran bolsitas de diamantes valoradas en un millón y medio de euros que su hermano – joyero cuando no esnifa – había estado separando para clasificarlas pues tenía una convención de joyeros en la Feria Nacional Diamantina.

Supongamos que sí eran papelinas de cocaína.

Independientemente de ambos supuestos, supongamos, por último, que la reacción del hermano es idéntica. Se levanta, ve el estropicio, increpa, zarandea y humilla al hermano hasta el extremo de vulnerar su dignidad, pues el hermano NA es sacerdote y se ha burlado de sus creencias más íntimas, de su masculinidad, de su utilidad en este mundo, ha despreciado su fe hasta el insulto más soez.

En ambos casos el hermano A es injusto… con algún matiz, pues está absorbido por la droga.

El hermano NA decide retirarle la palabra de por vida al hermano A.

De un modo inesperado la familia (padres y dos hermanos más) de ambos hermanos se decanta por el hermano A, pues es el débil. Todos menos un hermano que apoya al NA por haber sido ex-toxicómano (el otro hermano, no el cura). La familia acusa de exagerada la reacción del hermano NA, aludiendo, para más inri – y para menos coña, lo del Inri – que parece mentira que “bajo su condición de sacerdote” obre de esa manera tan intransigente, y que debería entender más a su hermano A, puesto que “lo está pasando mal”.

Desde luego el hermano A no es un buen sacerdote, pero no creo que obre injustamente.

La familia de A y de NA está dividida. El hermano ex-toxicómano está a punto de recaer porque lo vuelven loco al querer convencerlo para que le dé la espalda al NA, pues entienden que “bajo su condición de sacerdote” la conciencia acabará por hacerle humillar.

Pero el hermano NA es sacerdote. Se confesó con su guía espiritual y ya tiene el perdón divino, con lo que vive a pata suelta.

¿De quién es la culpa? ¿Del padre? ¿De la madre? ¿Del hermano A? ¿Del hermano NA? ¿Del hermano ExA?

El más tonto de los griegos sabe que la culpa es la de la cocaína. Salvo que algún griego espabilado se empeñe en echar la culpa al empedrado.

Llevándolo al sensu adverso, es justo despreciar a aquel que obra con maldad tanto errónea como acertadamente. Es justo despreciar a aquel que obra mal a sabiendas, “pro natura”. Hay gente tan escasa de médula que succiona inquina como el vampiro sangre.

El bien es tan poderoso que o el mal se espabila, o se lo merienda. Por eso no paran.


*Adiké: (injusticia

Anuncios

Written by ariovisto

10 agosto 2010 a 11:40 am

Publicado en 1. Reflexiones

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Joer, qué complicado.

    Al final tampoco es cuestión de buscar culpables. Si los hermanos no se llevan bien, pues aquí paz y después gloria. Ser hermano de alguien puede ser una bendición, pero no hace falta que sea una condena.

    dicybug

    10 agosto 2010 at 12:02 pm

  2. Tienes razón. Me tienes que enseñar a manejar el revés liftado.

    ¡ommmmmmmm!

    ariovisto

    10 agosto 2010 at 12:16 pm

  3. El revés liftado es imposible de aprender…
    Es uno de los grandes males de la humanidad. Ha hecho infeliz a mucha gente. Aunque cuando entra, la verdad, te sientes el rey del mambo, aunque sepas que ha sido de chiripa y que el siguiente lo encalas.

    Por un módico precio doy clases de inteligencia emocional. Es lo mío.

    dicybug

    10 agosto 2010 at 12:47 pm

  4. Podemos llegar a un módico acuerdo y hacer un trueque por unas clases de Interpretaciòn de Textos. Es lo mío… o lo mío es hacerlos ininterpretables, no sé.

    ariovisto

    10 agosto 2010 at 1:07 pm

  5. Hola Ariovisto,
    En cualquier caso, aunque es una pena que las cosas acaben así, tendrán que seguir caminando e intentar ser lo más felices que puedan.
    Dos besos!!!
    PD. Me gusta la canción! 🙂

    saporima

    10 agosto 2010 at 3:29 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: