ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Die Götzen-Dämmerung*

* El ocaso de los ídolos

Rodiezmo, 5 de Septiembre. “Dios ha muerto”

Ancianitos con pañuelo rojo lanzan sus vacíos discursos a autobús y medio de afiliados.

Un tal Alfonso, trasunto del Calamocha de Moratín, – personaje tipo que representa la figura de “El Gracioso” utilizado para romper la tensión en los espectadores, muy al uso en la Comedia Neoclásica- cuenta chistes viejos y los nostálgicos de los bocadillos y el vale sindical rememoran sus particulares prístina maiorum, como legionarios romanos veteranos. ¡Dios…, qué imagen!

Muerto Dios, y tras cuchichear los asistentes que les deberían devolver el dinero de la entrada, no hay nada que aplaudir.

Como suele pasar cuando un dios democrático termina de pasar la apisonadora por la sociedad que lo eligió, todo queda sembrado de nihilismo, desesperanza, botellas de agua vacías por el suelo, bolsas de papas… restos de fiesta. Un niño con los colores rojos en sus mejillas se aburre en la grada mientras el padre, banderita ugetista en mano, contempla desolado un escenario vacío. Inmunes al desaliento los antaño socialistas hoy “derecha-no” son conscientes de que las ideologías se asemejan cada vez más a las cabezonerías.

Así andamos, hijo, entre derechas franquistas e izquierdas fantasmas.”

El hijo aprieta la mano de su padre y renueva sus votos con los ojos llenos de lágrimas.

“Jamás votaré a la derecha, papá. Ni yo, ni mis hijos, ni los hijos de mis hijos….”

“Gracias, hijo.” – padre e hijo se funden en un abrazo sincero y emotivo mientras un tal Méndez se trabuca a sí mismo en el escenario.

Falta tal vez que el padre saque la navajita con la rosa capulloide de promoción que venía en la bandolera junto al pañuelo, la gorrita y el bocata de lomo, se haga un tajo en la palma de la mano, obligue a su hijo a hacer lo mismo y sellen su pacto con sangre.

¡Ah de la izquierda!, nadie me responde…

La única alegría que siente el tiffosi futbolero en que se ha convertido el sufragio soberano es poder decir “ganemos las elecciones al PP, y renovemos el título de campeones cuantas más veces mejor”. Lo que ocurre entre legislatura y legislatura es ponzoña rutinaria. Roturar las raíces culturales, corromper los estilos de vida, agusanar al que no piense como yo, ningunear al contrario, idiotizar al favorable, todas loables intenciones de este socialismo de “new encyclopedism” , todos ellos jugando a ser los Rousseau, Montesquieu, Voltaire, Diderot del siglo XXI, soñando con su particular revolución de luz, de progreso, de vanguardia. La izquierda pactó con Dios la cesión de la verdad. Ellos así lo creen. Vale lo más descabellado que a uno se le pueda ocurrir, cuanto más hiera al oponente más acertado es. No importa quién lidere, si lidera.

Pero tales afanes místicos toparon con la vulgar y rastrera economía, con el incordiante paro, con el mortal IVA, con el carnoso y poco espiritual dinero… con el materialista y plúmbeo fin de mes.

“Mierda. No somos nadie.” Literalmente.

En Rodiezmo se acoplaron los altavoces y lanzaron un lánguido pitido. Nihilismo expectante aplaude.

“Dios ha muerto”, la metafísica socialista rueda inerte como un bulto sospechoso. “Dios ha muerto, nosotros lo hemos matado”.

“Vosotros y yo lo hemos matado. Hemos dejado esta tierra sin su sol, sin su orden, sin quién pueda conducirla… ¿Hemos vaciado el mar? Vagamos como a través de una nada infinita».

Nostalgia mítica de camisetas del Ché, puños en alto, barricada y motín, descaro y frescura, convertida en fachada de geranio y jaulas de canario. Dos legislaturas, cuatro payasadas para lavar la cara y mucha rienda mediática.

Dios ha muerto”, se agotó ese mundo inteligible donde la verdad habla en clave revolucionaria. No hay nada que revolucionar. El socialismo – cuyo epígono es este estertor de hombre gregario que nos gobierna – afortunadamente, nunca volverá ya a ser lo mismo. Se ahogará en su propio nihilismo.

Ancianos contarán a nietos desnortados batallas maquilladas, manipuladas y falseadas a la luz de las hogueras.

Una pregunta quedará pesando en el aire. “¿Tú a qué votas?” Y es posible que, ante las urnas, y tras ver una vieja cicatriz sobre su palma, cierren tanto el puño y con tanta violencia, que estrujen el sobre que contiene su penúltima mentira.

Es hora de dejar paso al “superhombre” nietzscheano: el apolítico, el que quisiera romper a martillazos todo este tenderete artificial y vacío… y quién sabe si empezar de nuevo.

“¡Mirad, yo os enseño el superhombre!

El superhombre es el sentido de la tierra. Diga vuestra voluntad: ¡el superhombre el sentido de la tierra! ¡Yo os conjuro, hermanos míos, permaneced fieles a la tierra y no creáis a quienes os hablan de esperanzas sobreterrenales! Son envenenadores, lo sepan o no. Son despreciadores de la vida, son moribundos y están, ellos también, envenenados, la tierra está cansada de ellos: ¡ojalá desaparezcan!”

Así habló Zaratustra, Friedrich Nietzsche

¿Y Zp? Zp non c’e,… ni se le espera.

Autor referencia: Friedrich Nietzsche

Anuncios

Written by ariovisto

6 septiembre 2010 a 9:42 am

Publicado en 2. Política

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. No estoy seguro de que Dios haya muerto. Más bien se ha fugado, huyendo de las miradas de los millones de parados que hay en este país. Pero seguro que cuando las cosas mejoren, vuelve.

    variablex

    6 septiembre 2010 at 9:11 pm

  2. Socialismo: doctrina política basada en la imposición de la pobreza, el recorte de libertades y el control de los medios de comunicación (para convencer al populacho de que la culpa del socialismo es de “la derecha”, lo que si les sale bien les permite perpetuarse en el poder y ganarse así la vida).

    dicybug

    6 septiembre 2010 at 11:56 pm

  3. Hola Ariovisto,
    “revolución de luz, de progreso, de vanguardia” – ¡Jo! ¡Qué bien suena! Y de todo eso nada de nada, ¿no? ¡Qué panorama más triste has descrito! Solo queda el deseo de herir al otro, de querer ganar a toda costa, de no querer que gane el de enfrente bajo ningún concepto. Lo demás da igual. Pase lo que pase, llueva lo que llueva. Y lamentablemente esto es así para mucha gente. En fin…
    Dos besos!!!
    PD. Geri Halliwell – “It’s raining men”
    Ahora es escritora de libros infantiles!! 🙂
    Se la ve una chica sana. 🙂

    saporima

    7 septiembre 2010 at 12:19 am

  4. 🙂

    saporima

    7 septiembre 2010 at 7:02 am


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: