ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Purpurinas

El problema de Occidente, como ha pasado casi siempre, se agrava cuando se cree sus propias mentiras. La escenificación de la hipocresía acaba teniendo un efecto perverso parecido al síndrome de Estocolmo. Uno se mete tanto en el papel de “generación guay” que se le acaban por aflojar algunos tornillos de la lógica. Es curioso que estemos llegando al declive de la cultura Occidental Moderna por un fenómeno que no consiste en su decadencia, sino en su prepotencia. Hasta ahora, en la Historia, ninguna civilización había sucumbido por exceso de euforia y éxito. Siempre se vieron socavadas, además, por culturas frescas que venían cargadas de aires o conceptos nuevos, empeñadas en renovar sociedades podridas por corrupciones e insidias intestinas de poder y de dinero. En el caso de la cultura Occidental, la vieja Europa – Estados Unidos no entra en este juego como propondré como ejemplo más adelante – se está dejando socavar por culturas rancias, obsoletas, negativas, nihilistas y dañinas, con un desparpajo y una soltura propia del demente, del irresponsable, del temerario, del tontolnabo, vamos.

Me sorprendí el otro día, por poner un pequeño ejemplo inicial significativo. Creo que era en Murcia donde los comedores escolares iban a ser sometidos a exhaustivos controles para que los niños no comieran cerdo, ni grasas, ni bollería industrial, ni elementos con excesiva azúcar. Nada que no estuviera dentro de “los parámetros nutricionales adecuados”. No está mal que después de un cuarto de siglo intentando ridiculizar el bocata de chorizo liado en papel de estraza – o albal – de fuagrás, de atún, de tulipán con jamonyor, y poniéndonos estupendos con pastelitos, bollitos, napolitanitas, y demás suflés de levaduras, ahora se quiera volver al bocata de la mami. Por otro lado, y nada menos que en Murcia, donde el cerdo es crucial para su economía, se piensa retirar este indigno animal cargado de grasas asquerosas y adiposas, porque hay mucho gordo en este mundo… al menos en el mundo de las márgenes del Segura. Una dieta equilibrada y sobre todo sin cerdo y Murcia flotará en salud como un globo de liviano helio, porque el problema de los gordos es que comen cerdo. Esto es una aberración… habida cuenta de que en Murcia se fabrica el mejor embutido de cerdo de la galaxia. El cerdo forma parte de la cultura española, de la cultura murciana. Así que cuando esbocemos una sonrisa de incomprensión cuando nos enteramos de que en algunos países está prohibido entrar jamón serrano, no nos riamos mucho no sea que, presos de ese afán de crear semidioses homéricos, acabemos por prohibir el jamón serrano en España. ¿Exagero?:

  • Se quieren quitar los chiringuitos de nuestras playas.
  • Beber vino es equiparable al genocidio. (Si vas a conducir)
  • Se han prohibido- marcando con una esvástica las puertas de chiqueros- las corridas de toros en Cataluña.
  • Somos aconfesionales – anticatólicos.
  • No cruces, no corpuschristis.
  • No ejército en guerra.
  • Lo español no está bien visto.
  • No es bueno comer cerdo.
  • Hay que reciclar hasta el ridículo.
  • No es bueno tomar mucho el sol.
  • La cervecita sin alcohol, o sea, sin nada.
  • ..etc…

En un pueblo castellano hay una fiesta que consiste en matar a un toro a lanzazos. Los grupos eurologistas volvían con su cansino rollo del sufrimiento, de la crueldad, de “tenemos fotos”. Claro. Tienen fotos. Lástima que no tengan fotos de cuando los primeros pobladores de la Península mataban a los uros ibéricos a escupitajos…. sin alcohol. ¿Nos equiparamos a los trogloditas? No, argumento falso… hace menos de cien la gente mataba a los toros, y a las vacas, y a las gallinas, y a los pavos… Ya me he manifestado muchas veces en lo referente al tema del sufrimiento de los animales. Yo como ser humano no pienso ir a ver como matan a un toro a lanzazos, ahora, si me ponen un rabo de toro con un Rioja, ¡dios salve al Rey! Era curioso y paradójico ver cómo el redactor de la noticia se hacía la picha un lío y no resultaba ni concluyente, ni convincente cuando tuvo que decir que era el primer año en que una mujer era “lancera” en ese curioso choque de progresismo feminista y barbarismo tradicional. Vaya por dios, qué contratiempo. Nos parece ridículo cuando un jinete con la lanza todavía sangrienta dice “hay que conservar las tradiciones”. ¿Y por qué esa perra por conservar las tradiciones?

Por saturación mística, Europa renuncia de sus tradiciones al mismo ritmo que se ve invadida por culturas agresivas de otros países. Nuestros Derechos Humanos, que sólo cumplimos nosotros en todo el mundo, sólo nos sirven a nosotros pero a “ellos”. Los Contratos Sociales están para cumplirlos, lo que no se puede es que parte contratante no cumpla las normas y luego nos auto flagelemos por no cumplirlas nosotros.

A Sarkozy le corren hormigas por los pies por expulsar a los gitanos y Francia sigue inflexible con sus tradiciones y Europa la pone verde. Sin duda, en un afán de ser más papistas que el Papa, llamamos racismo a defender nuestra cultura. Obviamos ese racismo tácito que consiste en no adaptarme a las normas y usos del país que me acoge, en una peculiar marcha verde pacifista que consiste en ningunear la cultura del que me da casa y trabajo, imponer la propia poco a poco en nombre de “los derechos humanos”, roer y horadar la ajena poniendo cara de eterna víctima, teniendo bien claro cuál es la propia y consiguiendo que los derechos humanos se queden en la ribera del Mediterráneo, pero que no la crucen. Por eso, Europa, en su prepotencia, siempre se llama a sí misma racista, porque en el fondo se cree superior, no puede evitar el tufillo paternalista de mala conciencia equivocada: te acojo por pena, por compasión, lo cual no deja de ser una suerte de racismo sibilino y cubierto de purpurina. La libre circulación de personas debe exigir una exquisitez radical con quien circula. No se puede permitir la libre circulación de lobos por un redil de borregos, por ejemplo.

¿Y yueséi? En USA, me dirán, se juntan todas las razas, todas las culturas, y conviven en aparente armonía. De acuerdo, pero es que en USA el contrato no se rescinde en absoluto y se cumple sí o sí; la cultura norteamericana es fuerte e inflexible y no dan un paso atrás ni para tomar carrera. Curiosamente lo mismo que hacen los países emigrantes.

Tal vez Estados Unidos, una vez más, sea el modelo a seguir: leyes inflexibles e integración forzosa, no sujeta al libre albedrío cancerígeno europeo mariacomplejado.

La expulsión de gitanos o la prohibición de manifestaciones de machismo religioso probablemente harán que Sarkozy pierda las elecciones. Es un claro síntoma más de que la cultura occidental está en crisis, en decadencia por sublimación, por engreimiento, pero sobre todo por falta de hambre. En los albores de Europa se decía que para que existiera la filosofía se debían dar tres condiciones: paz, democracia y riqueza. El principio del siglo XXI ha traído una sociedad abotargada por el bienestar, sobrada y prepotente que se permite elucubrar con mundos idílicos de alianzas y orgasmos cósmicos. Con el hambre y la pobreza el racismo se borra de los diccionarios. Ahora entiendo al gordo murciano, al fumador de puros, al de codo en barra de chiringuito, al de la lanza y al del capote, al de la procesión, al que reclama una bandera y un ejército… mi cultura bien vale un lanzazo y un toro menos.

Si Aníbal, Genghis Khan, Suleimán, Atila y toda suerte de hordas invasivas, expansivas e invasoras levantaran la cabeza, tal vez dijeran aquello de:

“Así se las ponían a Fernando VII”*

*La famosa frase: “Así se las ponían a Fernando VII“, proviene de su afición al billar. Era aficionado pero no buen jugador, y para que ganara la partida los otros jugadores colocaban y movían las bolas en cualquier descuido del rey. Así conseguían que estuviera de buen humor.

Anuncios

Written by ariovisto

15 septiembre 2010 a 9:55 am

Publicado en 1. Reflexiones

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hombre… los sueños también van servidos de papanatismo. ¿Sabes que existe el proyecto de construir una mezquita donde estaban las torres gemelas?
    http://www.abc.es/20100818/internacional/mezquita-zona-cero-rompe-20100818.html

    Ésa es difícil de superar, reconócelo…

    dicybug

    15 septiembre 2010 at 12:23 pm

  2. Hola Ariovisto,
    Somos un asquito. Nuestras tradiciones y costumbres a la basura. “Una sociedad abotargada por el bienestar, sobrada y prepotente que se permite elucubrar con mundos idílicos de alianzas y orgasmos cósmicos”. 🙂
    ¡Qué mareo tienen con el cerdo o el aceite, por ejemplo! A veces son buenos y a veces son malos. Hay que pasar de ese tipo de recomendaciones y hacer lo que nos parezca más razonable. Lo que argumentan hoy pasan a desmentirlo mañana.
    Dos besos!!

    saporima

    15 septiembre 2010 at 11:15 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: