ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Libertad “esquirola”

La última demostración de que la democracia está cumpliendo su inherente proceso evolutivo hacia la anarquía es cuando el representante de la soberanía del Estado obra por miedo. Si, como cuentan en tono humorístico, con Franco se podían votar dos opciones: “cuántos queréis que no me vaya” y “cuántos queréis que me quede”, y muchos se acogían a esta variedad de opciones por puro miedo, no andamos mucho a la zaga con esta especie de psicosis que está surgiendo en la gente ante la creación de patrullas de vándalos informativos.

Durante estos días previos a la zarzuela de opereta que nos plantean los “juerguistas“, la gente ha olvidado el propio sistema político en el que vive y asume con una frialdad que te encanece las patillas el hecho de que la gente no vaya a trabajar el día de la huelga por miedo. Empresas que piensan camuflar el día de mañana como “día de vacaciones”, empresas que piensan cerrar mañana pero abrir el sábado, gente que simplemente no abrirá sus comercios por miedo a que les rompan las lunas del escaparate; medios de comunicación que en un tono medio divertido – porque saben de la trascendencia política de la huelga y saben de la poca incidencia social de la misma – hablan de que “los sindicatos se la juegan”, “su objetivo es paralizar Madrid”, “van a hacer lo que sea para que la huelga tenga éxito”.. ¿Lo que sea?

A estas alturas del siglo XXI masticarse la rueda de molino del concepto “piquete informativo” es parangonable al concepto “a los niños los traen las cigüeñas”. Pero se asume con un fair play que a mí personalmente me asusta, porque se asume con una deportividad bastante apestosa el hecho de que a alguien le partan la cara por intentar ejercer uno de los derechos más sagrados: llevar el pan a sus hijos.

Constatar el hecho de que el español se ha vuelto “miedoso” – si es que alguna vez no lo fuese- puede ser una información valiosa en muchos aspectos. Cuando la gente prefiere que la dejen tranquila aunque le cueste un día de sueldo, cuando la gente prefiere pasar del tema y agachar la cabeza, lo que en términos taurinos se define como “humillar”, y cuando al ciudadano le empieza a importar muy poco que la política le pase por encima sin apenas pestañear, no me diréis que son síntomas bastante evidentes de los efectos perversos que tiene este sistema político: “la democracia es el opio del pueblo”. Atisbos y trazas que tienen que ver más con la genética de don Pelayo hemos visto con el tema de la minería asturiana – y algo en Sevilla – donde los trabajadores realmente amenazados se saltan la parafernalia de las inútiles huelgas y pasan directamente a los cortes de carretera. ¡Para salir en la tele! Y todos en el fondo reconocemos que tienen razón: si quieren que alguien les haga realmente algo de caso, deben irrumpir con barricadas en medio de un programa del corazón.

Apelar al orgullo, la furia, la casta… del español, hasta a mí me suena casposo y raro, pero si se confirma que la gente no va a trabajar por miedo a esa especie de mafia de estibadores – a los que realmente sí les va en ello la poltrona -, anotaré al margen otra de las grandezas patéticas del gran parto político-social de la democracia.

Las huelgas son otro gran embuste de todo este tinglado “mantiene-chupópteros”. Para empezar, una huelga debería ser efectiva de por sí, no impelida por agentes externos. Los mecanismos de “piquetes informativos” y “servicios mínimos” corrompen el concepto en sí mismo. Deberían estar prohibidos ambos. Y si los trabajadores paran, pues paran. Es lo que hay y ajo y agua… Pero claro, olvidamos que la democracia se crea, ante todo, para que las cosas “parezcan”. Y gracias a esta permeabilidad de las huelgas, se permite que se conviertan en ominosas fichas de ajedrez político.

La democracia tiene una capacidad enorme de generar hipocresía, falsedad, fraude moral y ético, por un lado, y por otro, una capacidad asustante de fabricar borregos, de minar dignidades y de lobotomizar actitudes y aptitudes. Eso es lo que hemos votado, eso es lo que según dicen es “el menos malo de los sistemas políticos” – siempre y cuando lo comparemos con dictaduras fascistas, claro, porque a poco que alguien que estudie Ciencias Políticas se ponga a crear otro sistema, a buen seguro salen cientos mejores que ambos.

Estamos al albur de cualquier iluminado. Estamos más indefensos – a nivel militar, social, intelectual, político, económico – que nunca en la Historia. Yo no sé por qué vemos a Venezuela – y las maniobras del chavismo- con esa prepotencia paternalista cuando aquí si no estamos a un paso, estamos a medio.

Por supuesto, yo iré a trabajar – es cierto que lo tengo más fácil que otros – y si me cruzara con un “piquete informativo” (encapuchado o no), que lo dudo, posiblemente le diría:

– Déjame que sea yo el que te informe a ti… porque te veo un tanto despistado. Esto es una democracia.

Afiliate al UApI

Anuncios

Written by ariovisto

28 septiembre 2010 a 8:29 am

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola Ariovisto,
    Acaban de avisar del colegio de mis hijas (por correo electrónico) de que mañana no hay servicio de transporte escolar. Ayer mismo habían enviado otro aviso en el que indicaban justo lo contrario. El colegio está en las afueras y muchos niños van allí cada día en autobús, así que el follón que puede montarse con muchísimos más coches de lo normal puede ser impresionante. ¡Eso los que puedan llevar a sus hijos en coche! En el mensaje también indican que las clases se impartirán con normalidad.
    ¿Qué hacemos?
    La verdad es que entiendo lo del miedo. ¡Qué triste! No me fío de la cordura de mis semejantes. Aborregados y juntos pueden ser muy peligrosos.
    Dos besos!!!

    saporima

    28 septiembre 2010 at 11:47 am

  2. Hay que reconocer que saben hacer muy bien el mal:
    1) Al día siguiente Zapatero, Yogui y Bubu pueden hacerse una nueva foto. Él angulicejo quedará como dialogante y ellos recuperarán el protagonismo perdido con tantos años de cama redonda con el gobierno. Sin huelga esa misma foto sería una más de los que dictan la política económica y nos han hundido.
    2) Bloquean Madrid. A nadie se le escapa que el PSOE no ve la forma de tomar Madrid y directamente han pasado al golpe de estado: los sindicatos como brazo ejecutor van a tratar de putear a los madrileños todo lo que puedan, mandando un mensaje muy claro: mientras el PP esté en el gobierno de la capital eso no va a parar. Y como la gente es cobarde, esperan recoger pronto los frutos.

    Esta huelga es una tremenda falsa: los que de verdad putean a los trabajadores la han montado por patéticos intereses políticos. Nada que ver con “movimiento obrero” ni nada parecido.

    dicybug

    28 septiembre 2010 at 2:17 pm

  3. Estoy totalmente de acuerdo en que en este momento histórico estamos totalmente indefensos. No me atrevería a decir que más indefensos que nunca en la historia (creo que los esclavos griegos estaban peor), pero tampoco es que estemos para tirar cohetes.

    Siempre que pienso estas cosas me entra miedo, porque las guerras empiezan en momentos como este.

    variablex

    5 octubre 2010 at 10:15 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: