ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Re-piquete-o

Que lo sindicatos no sirven para nada era una cosa que la gente ya se rumiaba para sus adentros. Que el enlace sindical era el ejemplo y definición platónica de vago de cuyo trabajo además se tenían que encargar sus compañeros, claro, era una cosa que más o menos muchos han vivido en sus carnes. Que los piquetes informativos no han sido siempre más que una pandilla de resentidos que descargan su impotencia en la impunidad que les ofrecen estos terribles días “de vino y rosas”, lo constata el miedo que han podido sembrar: que los líderes sindicales son una especie de neoburgués que, como se puso en boga en el Renacimiento, ha podido comprar título político-nobiliario que, curiosamente, forma parte del status contra el que teóricamente tienen su origen y genealogía estos luchadores intrépidos por los derechos de los trabajadores, es algo que queda reflejado en las facturas de los restaurantes de postín madrileño. Que las siglas U.G.T. y CC.OO ya se podrían estudiar como metáforas de romanticismo trasnochado, pues ni unión, ni general, ni comisión, ni obrero, ni trabajador, ya se silba y tararea en los mentideros de la ciencia ficción española.Que el derecho al trabajo, el derecho a la educación, el derecho a la información, el derecho a la libre circulación, son derechos de rango superior al derecho a la huelga… de eso parece no querer enterarse nadie.


Todo esto se ha visto retratado en esta especie de trampa sibilina que Bambi y sus cejas de pitoniso le ha puesto a estos dos intelectualísimos anticorbata, de genio fácilmente inflamable y de argumento nunca constructivo. En menudo berenjenal se han metido estos con la gim-khana en la que han convertido un país preocupado por otras prioridades mucho más que por cantos nostálgicos de siderurgia ajada, hoz mellada y martillo oxidado. La gente no olvidará el glorioso día en que queriendo ir a trabajar una mayoría ha sido vapuleada por una minoría en nombre del trabajador. ¿A qué trabajador han beneficiado hoy? ¿Qué beneficios se sacan de esta huelga? ¿Hay menos parados? ¿Hay menos horas de trabajo? ¿Hay más salario? ¿Hay más prestaciones y protección? ¿Hay algún tipo de presión para que el gastazo-despilfarro de la maquinaria del Estado se convierta y redunde en ventajas para el trabajador?

Las huelgas, según mi humilde opinión, se hacen cuando las cosas van bien, y el trabajador va mal. Pero la experiencia del día de hoy ha demostrado que las huelgas que se hacen cuando a todos les va mal tienen como primera víctima al trabajador, sustantivo que a poco que no se despegue del término sindicato, acabará por caer en el mismo descrédito que han caído ellos. Y eso, históricamente, ha sido siempre así. Y a nadie más.

La izquierda cada vez más suena a naftalina, a cosa vieja, repetida, cansina, supurante… cargante. Yo de ellos reflexionaba e iniciaba un proceso de autocrítica – no sufráis, no lo harán-. La veda de descrédito de la instituciones políticas de sesgo socialista inicia su particular salida del armario desenmascarando primero a la parte más arrabalera de la misma, los sindicatos. La izquierda de ave de corral imita al vuelo de la gallina a la perfección: cuerpos orondos, crestas rojas, pero alas cortas…y siempre, siempre, picoteando entre la mierda.

Con esta huelga Esperanza Aguirre entrará en proceso de beatificación, y el PP aumentará en diez escaños este curioso suicidio de rojo aguachirlado. Los sindicatos deambularán desactivados durante veinte o treinta años… – eso si levantan cabeza -, pero que no se relama ZPiquete, porque el Bambi pitoniso de ceja a lo Omar Sharif no habrá sido capaz de evitar que por cada uno que haya sentido en sus carnes la violación del sagrado derecho al trabajo en el día de hoy, habrá considerado en su interior que en el fondo la culpa de todo este sindiós sólo la tiene guardadita el verdadero causante de esta fantasmada. No olvidemos que todos vienen a ser lo mismo. Tiempo al voto… digo al tiempo.

Anuncios

Written by ariovisto

29 septiembre 2010 a 10:44 pm

Publicado en 1. Reflexiones

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola Ariovisto,
    He constatado tantas veces que lo que unos ven blanco reluciente, los otros lo ven negro azabache, que incluso cuando algo me parece clarísimo, sigo teniendo la sospecha (o casi la certeza) de que otras muchas personas lo verán de forma muy distinta.
    ¡Ojalá esto de verdad acabe pasando factura a todos a los que debería pasársela!
    Dos besos!!!

    saporima

    29 septiembre 2010 at 11:56 pm

  2. Esta farsa viene de común acuerdo entre Zapatero y los sindicatos. No tiene nada que ver con los trabajadores, ni con las condiciones laborales ni con nada parecido, pues toda la política económica viene pactada por los actores de esta tragicomedia. Zapatero no les ha gastado ninguna jugada. No te extrañe que estén todos juntos en un restaurante de lujo celebrándolo.

    dicybug

    30 septiembre 2010 at 12:51 am


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: