ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

El Clavo

“Al rato, llegaron al cementerio y se encontraron un cráneo en medio del camino con un clavo en la cabeza, entonces Zarco dijo que mandaría a la cárcel al que hubiera cometido ese crimen.

Luego Zarco le preguntó al sepulturero si se sabía de quién era ese cráneo, el sepulturero dijo que fueran a mirar las tablas del ataúd, y encontraron: A.G.R.1843 R.I.P., al no decir nada esas letras fueron buscando por las parroquias, y en una de ellas encontraron que el señor se llamaba Adolfo Gutiérrez del Romeral, que murió, cuando tenía 31 años y que estaba casado con Grabiela Zahara del Valle….” (Pedro Antonio de Alarcón, El Clavo- 1881)

Los representantes de la izquierda española – no sé si extenderlo a la mundial – ejercen de druidas, magos, acólitos, prosélitas, apostoloides de una verdad para ellos tal vez traída desde alguna lejana, muy lejana galaxia. Su misión en esta vida, como impelidos por un mandato interno, consiste únicamente en llegar al poder para cambiar conciencias, corregir “errores” históricos que normalmente tienen que ver con la moral, la ética, la filosofía, la educación, la religión. No respetan ninguna idea que se salga de sus pentagramas de hierro. Consideran a todo el que no piense como ellos equivocado, errado, ignorante, manipulado, corrompido. Su único objetivo es destruir lo que estaba. Todo aquello que no esté hecho a la imagen y semejanza de su Hacedor Galáctico debe ser destruido. Estos “iluminati“, además, acaban por creerse sus propias mentiras hasta el punto de creer y estar fuertemente convencidos de que todo el mundo piensa como ellos. Y ese es su error. Siempre lo ha sido. Precipitarse en su festival de éxito, hasta que la sociedad, normalmente por otros caminos, les dé el bofetón.

Varios son los intentos de los que este país, con estos llegados de Vulcano o más allá, ha sido escenario de sus prácticas políticas cercanas al exorcismo: la infausta II República, el infausto felipismo, y el valleinclanesco zapaterismo. En las ocasiones en las que han llegado al poder han traído la zozobra, la separación, el enfrentamiento, la crispación, el odio, el resentimiento, la crisis descarnada, al centrarse sobre todo en dos objetivos: mandar siempre y destruir lo que no me gusta. Pero sobre todo una profunda pérdida de tiempo histórico, un dejar pasar el tiempo en balde, un no progresar a golpe de progreso.

No saben hacer otra cosa. Sus mentes programadas por el Hacedor Galáctico se centran en copar los medios de comunicación para propalar mentiras y menguar verdades; sacudir las cuestiones éticas y religiosas y esquilmar los cerebros mediante modelos educativos altamente tóxicos y nocivos. No les preguntes por política exterior, no les preguntes por políticas de defensa, no les preguntes por políticas educativas, no les preguntes por reformas laborales, no les preguntes por economía… No saben. No están aquí para eso. No han acertado jamás.– – tal vez, González…- Y siempre que han gobernado la siembra ha sido la misma: paro, desaceleración, desigualdad, corrupción, manipulación, pérdida de poder adquisitivo, zozobra de las pensiones, déficits…

Se volverán a ir y volverán a venir. Estos son como las putas golondrinas becquerianas. Porque, ríase usted, España es de izquierdas. Porque ellos lo dicen. Las golondrinas te cagan la barandilla en sus ciclos de idas y venidas. Cada regreso, un montoncito de mierda más, hasta que de la barandilla no quede ni el mango.

Me gustaría intuir que, con esta última demostración sublime de prepotencia y mentira, de metidas de pata y de funambulismo poltrónico, este pueblo aprendiese. Antes de que una medio guerra o dos o tres mochilas bombas, o cuatro charcos de petróleo, nos vuelvan a zambullir en este coma periódico y cíclico, en estos lapsus históricos inútiles de desmoronamiento ético.

Escarbando huesos al margen de la ley, se les ha visto el ramalazo de marcianos que esconden bajo sus trajes biónicos humanoides. Ellos a sus labores: a hurgar heridas y a hacer sangrados con sanguijuelas. España en paro, en crisis, la gente nerviosa, las prestaciones acabándose y ellos empecinados en sus labores, en sus impulsos eléctricos genéticos propios de robots fríos e insensibles: metahurgar, soltar lastre de resentido, baba de odio, lluvia dorada de golondrinina.

Afortunadamente, ahora les pillamos en frío. En el mausoleo de los Caídos sólo hay piedras y huesos fríos y olvidados por la gran mayoría. No quiero pensar qué hubiera pasado en caliente, ganada la guerra por ellos. Se conforman con romper a martillazos estatuas. Menos mal. La gente empieza a observarlos ya como excéntricos y pintorescos tipejos anacrónicos. El tener los bolsillos vacíos del lastre de los euros hace que la sociedad se eleve de este narcótico infumable.

Me comentaban que en una clase de Historia, leyendo el discurso de Franco ante el Valle de los Caídos, la ironía y la mofa del profesor ante términos como “cruzada”, “hijos gloriosos”, “legado histórico”, “futuro grandioso”, “santidad”, “piedras eternas que recuerdan la Historia”,- palabras que incluso a mí me hielan las patillas -, no tuvo el eco y la chifla que el androide suponía y a bastantes alumnos no les sonaba tan mal… ¿Peligroso? Lo he dicho antes. Se gustan y se obcecan. Y salvando, afortunadamente, las distancias históricas, esta película ya la he visto. No hace falta que me desentierren huesos. Esa película ya la he visto. Y no me gustó el final… aunque a ellos, por causas distintas, a ellos tampoco.

Anuncios

Written by ariovisto

12 octubre 2010 a 11:26 am

Publicado en 2. Política

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola Ariovisto,
    ¡Qué miedo dan estas cosas!
    Dos besos!!!

    saporima

    12 octubre 2010 at 10:06 pm

  2. Has dicho putas… muy mal.

    El problema de esta gente es que no se cansa nunca. Tú puedes estar hasta las narices de ellos y querer irte a vivir donde no haya socialistas asaltatumbas, pero ellos no saben ni quieren ni pueden parar. Como el conejito del anuncio: siguen y siguen y siguen hasta que te revientan. Pero ellos no se cansan, y cuando se cansan pone a otro más radical todavía (¿no querías felipismo? Pues hala, tómate dos tazas de zapaterismo).

    En Valencia lo tenemos clarísimo: si alguna vez llegan a gobernar de nuevo (espero que falten muchos años para eso) esto será un sinvivir de medidas radicales, una tras otra, y no se cansarán de dar por cuenca (con minúsculas, ya sabes).

    ¿Sabrán antes de profanar las tumbas cómo van a sacarle partido político al tema, o lo pensarán más tarde?

    dicybug

    13 octubre 2010 at 12:57 pm

  3. Lo malo sigue siendo que la derecha tampoco es una opción buena y positiva. Esta derecha al menos no. Yo, personalmente, considero que es en parte heredera de épocas negras de nuestra historia y esto también debería de cambiar. La izquierda necesita una remodelación de cabo a rabo. La derecha también aunque, quizás, en otro sentido. Y mientras tanto, votaré a los nacionalistas, que quizás no constituyan la mejor opción (por aquello de un posible desmembramiento de España) pero ante la mierda que nos rodea, considero que la suya (en mi caso la de los andalucistas) es la que menos apesta. Aún…

    altisidora

    14 octubre 2010 at 3:34 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: