ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Día del hombre trabajador…

Propongamos un día. No sé.. un día sin importancia, anodino, vulgar… un día en el que no pase nada… tal vez un 25 de febrero, un 13 de septiembre… un 4 de agosto…

Propongámoslo. Tal vez disuadamos al hombre crápula, rémora, parásito, chupóptero. Tal vez eclipsemos al gandul, al aprovechado, al que se está beneficiando de un sueldo a sabiendas de que ni se lo merece, ni lo está ganando y que no tiene ningún derecho a acostarse con la conciencia tranquila mientras un prójimo suyo se acueste con hambre, él o alguno de sus hijos.

Tal vez los habrá. Tal vez cientos de miles. Por eso reivindiquemos al hombre trabajador, al honrado, al útil, al mañoso, al eficaz, al diligente, al que ayuda, crea, enseña, construye, asegura o consigue que su entorno sea más feliz y que por eso se merezca una paga, un sueldo. Aquel que cumple con su trabajo, que lo dignifica, lo amplifica y lo odia profundamente.

Reivindiquemos al que está hasta los huevos de su jefe, de su trabajo y de sus rutinas robóticas y que, pese a todo ello, santifica su existencia con su asistencia imperturbable, día sí día también, hasta el jroña que jroña* (ahora hasta los 67… de vellón); reivindiquemos al que, pudiendo escaquearse, es tan tonto como para no hacerlo, reivindiquemos y santifiquemos al que trabaja por su compañero, que ha ido a “almorzar” y “vuelve enseguida”….

Y de paso, erijamos un homenaje al hombre trabajador en contraposición al político gandul, a toda esa ristra de puestos de la administración que sirven para hacer sombra y llenar censos, a esa nueva elite de zánganos que pululan por las celdas de nuestros techos, persiguiendo las feromonas del poder-reina, con un afán casi obseso en trincársela y llenar de más zanganitos todo el circuito político. Prostituyamos lo políticamente correcto y afeemos al que va de listo, brinda de guay. y se calza calzoncillos por fuera del chándal; consigamos que se sienta ridículo, que reconozca que es un inútil, que está ahí por un caso fortuito, accidental, casi por cosas del azar cósmico…

Consigamos con este homenaje que el que aceptó cargos de responsabilidad a sabiendas de su ineptitud, acabe con la pensión mínima jugando al mus con los de su casta.

Hagamos que vuelva la figura del trabajador modelo, responsable, honrado, esforzado y eficaz. Que agache la cerviz el oportunista, el del pelotazo, el intERESado, el enchufado, el sobrinante cuñadizo….

Y por último, cambiemos esto al género femenino y hagamos el mismo homenaje a la mujer trabajadora…

Firmado:

Un currante pata negra de rancio abolengo

* (más o menos) Jroña que jroña : (del griego) “por los siglos de los siglos”

Anuncios

Written by ariovisto

8 marzo 2011 a 3:20 pm

Publicado en 1. Reflexiones

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Gracias a los socialistas ya nadie trabaja. El estado nos va a dar a todos una subvención mensual y a vivir. Como los de la zeja pero sin drogas.

    dicybug

    8 marzo 2011 at 6:48 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: