ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

“Salir corriendo” (Amaral)

No acabo de terminar de hablar de la decadencia grave de la clase política española, y uno de los pétalos de la margarita socialista, el señor Alfred “Hitcoch” Kublai Khaba utiliza el parlamento español, la sede de la soberanía nacional, como su particular club de la comedia.

Imaginen a este gendarme de presidente “gobernando” para ¿todos? los españoles, cuando lo que se le ve en la cara no es barba, es sectarismo rencoroso.

El diputado Gil Lázaro, parónimo del santo Job, está interpelando a este cómico sobre uno de los asuntos más graves de la democracia española, como es la constatación de que la misma policía ande de recaditos con asesinos que atentan contra lo más sagrado de las sociedades que es la vida de sus ciudadanos, soplándoles de posibles redadas porque están de “proceso” – puto proceso- y le contesta con un chascarrillo de barra, de esos que uno cuenta cuando ya lleva un par de cubatas. La corbata desaflojada y la bragueta dispuesta.

Está bien que no quieran bajo ningún concepto que la ÚNICA baza que tienen para volver a gobernar – al menos eso creen ellos – como que ETA se rindiera y salieran toditos ellos con el traje de supermán, (y tal vez al pariente de Gengis Khan, Kublai… ser candidato) se les venga abajo por unas minucias como que policías denuncien a policías… pero la realidad es terca y el pueblo español, espero, escarmentado… (que a lo mejor es mucho esperar)

Si en el parlamento, que es donde se supone que los ciudadanos representados controlamos los desmanes de aparatos tan peligrosos fuera de control o en manos de aviesos iluminados, como el Ministerio del Interior, en vez de sacar las verdades a la luz, nos dedicamos a hacer monólogos ingeniosos: sobre negros, sobre viejos, sobre mujeres, sobre comidas, sobre trabajos, sobre chivatazos… entonces habrá que recordar que Amaral tiene más canciones bonitas… como ésta…

Anuncios

Written by ariovisto

25 marzo 2011 a 8:09 am

Publicado en 1. Reflexiones

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Si yo fuese cantante (algo imposible incluso como hipótesis) y Rubalcaba hiciese que relacionasen mi nombre con el suyo, le metía una querella por difamación y atentado al honor. Por lo pronto a mí un grupo que le gusta a Rubalcaba pierde cualquier interés. Hasta les cojo manía sin conocerlos.

    Pensábamos que Rubalcaba era un maestro de la mentira, pero en realidad es simplemente un mentiroso descarado. Miente y no engaña, pero no le importa.

    dicybug

    25 marzo 2011 at 11:19 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: