ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Hambre…

(o Hypocrit-és 2 – porque esto da para una saga que ni Mr. Potter)

     Pocos europeos saben lo que significa esta palabra. Tal vez algunos lo supieron, pero de estos ya van quedando menos. Nos quedamos en la palabra crisis, y ésta ya asusta – aunque las crisis son el estiércol donde retoza el usurero, como todo el mundo sabe y siempre hay menos crisis de la que hay, aun siendo mucha.

      Los países del cuerno de África – Etiopía y Somalia – son famosos por las postales típicas e idílicas de niños con las barrigas hinchadas de buenos deseos nunca cumplidos y a punto de estallar. Nuestra generación –la mía, la generación de los verdaderos privilegiados que nacimos en los años 60 – hemos crecido junto a estas escalofriantes fotografías de paludismo, moscas en lagrimales y comisuras, ojos inmensos y sonrisas forzadas. Y el tiempo pasa y pasa y pasa… y esas fotos ya se han quedado pegadas al desierto como un póster de un pijo a su habitación de pladur. Los tipejos que fueron a la Luna, trasplantan corazones y destripan cadenas de cromosomas… estooo… no pueden con el hambre (según estudios bastaría una pequeña e irrisoria cantidad – comparada con coches oficiales, prebendas, despachos, golfadas, ladrillismo…,- por país para dar de comer a la gente que no tiene comida)

    Interesándome por la noticia – siempre superficialmente, como hacemos todos los europeos de mente y panza proporcional y a ser posible no en horario de comidas – leo que el 60 % o más de las ayudas enviadas por los países desarrollados a estos países se pierden en el entramado burocrático y funcionarial, países bananeros gobernados por energúmenos escapados de zoológicos. No sólo se quedan la comida mandada por las ancianitas de las parroquias, no, encima hacen negocio con el excedente, y le cobran a precio de extraperlo el paquete de galletas, ¡a quién lo puede pagar! que encima tampoco son todos y aún así, privilegiados- (me imagino que en dólares, claro).

    Sigo interesándome y leo que, en algunos puertos, Al Qaeda, estos simpáticos seres humanos que, se supone, luchan contra el imperialismo, y los infieles satánicos y bla bla bla, controla la llegada de ayuda humanitaria y la distribuye a su antojo… o al de Alá… A los de su cuerda, claro, aunque, desde luego, supongo que comerán ellos primero, porque claro, primero está la lucha y donde esté un buen gudari con turbante bien alimentado… Imagino que será una buena propaganda para alistarse, no sólo en las filas de Al-Qaeda sino en cualquier ejército o ejercitucho o sucedáneo… donde al menos te garantizas un cuenco de gacha de mijo.

    Me reintereso y leo que estos países llevan en guerra desde que el hombre tose… Para armas sí hay, y para botas, cinturones, cantimploras… balas… jeeps.. bonitas boinas rojas, que deben intimidar lo suyo al niño que apenas puede sostener su cabeza con lo poco de piernas que le quedan. ¿Quién coño coge ese dinero? Espero que sean mafias rusas o albano-kosovares, porque como sea algún gobierno que ha mamado ilustración… y valores cristianos. (Guiño, guiño)

     Casi por último, y a la par que ataco al último bocado de la tostada –el del pico, esa parte a la que nunca le llega el aceite- deduzco que los gobernantes de estos países son mostrencos sin preparación alguna, que lo más que han gobernado en su vida es un rebaño de resecas cabras que triscan locas por el calor por los ergs y los alrededores de los pozos. ¿Dónde está la gente preparada de estos países? ¿Te lo digo? Vendiendo gafas de Gucci falsas en la Explanada de Alicante… Así que en manos de palurdos que deben pensar que para que afane otro afano yo…

     Y no es excusa que la culpa es del pérfido europeo – sólo – que no le abre los mercados, (¿qué mercados se le abrieron a Europa en 1945?) Estoy convencido de que a África le sobra para autoabastecerse, porque es un continente que le podría dar sopa con hondas a la carcamal Europa, ¡pero si es brutal la potencialidad que tiene..dios!

    Sectores de izquierda le tienen cortado el pienso a los USA porque si intervinieran les llamarían “imperialistas colonialistas”. Sin embargo, el más tonto, pero el más tonto, tonto, tontazo de baba, vamos, sabe que estos países necesitan gobiernos tutelados – no tiene por qué ser sólo USA – pero por cincuenta o sesenta años… que enseñen a estos países a lo más importante, serlo. Y de entrada se garantiza que el bote de lentejas que la tía Enriqueta le dejó en la sacristía al padre Veremundo se lo coma un crío de estos, joder… no creo yo que sea tan difícil…

    Supongo que habrá que actuar con el mismo étrange intérêt que algunos países han mostrado para desbancar a Gadaffi del gobierno de Libia… claro que ¿qué esconderá Gadaffi debajo de esos tocados a lo medio rastafari? ¡Ah.. un litro de petróleo….!

   Un buitre no, seguro.

   Esto no es imperialismo ni colonialismo, esto es… hypocrités.

   Si la hipocresía fuera comestible, el hambre se merendaba en media tarde.

Anuncios

Written by ariovisto

28 agosto 2011 a 12:06 pm

Publicado en 1. Reflexiones

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. el hambre, como tantas otras miserias, están en la base de nuestro sistema económico, el mundial (no digo que el español, que esto no se si se puede llamar sistema económico..). para acabar con él, primero hay que creerse que se puede vivir de otra manera, pero ¿cuántos estarían dispuestos siquiera a semejante meditación?. Demasiados intereses, demasiado pasado también del que nos cuesta asumir los errores cometidos, como esas fronteras trazadas sobre el papel con regla y tirachinas… En tres días, cuatro a lo sumo, dejará de aparecer en las noticias y nuestras conciencias volverán a consumir tranquilas..

    animo,

    violeta

    30 agosto 2011 at 10:35 am


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: