ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Si Goliat llevara otra honda…

    Reconozco que es algo mítico… David coge un canto, lo introduce suavemente en su honda, la hace girar… ¡zas! entre los dos ojos… Y el mostrenco de Goliat cae hecho una piltrafa ante el asombro de israelitas, filisteos y dos o tres más que pasaban por allí… (algún amorreo, dos moabitas y un cananita que departía con un amonita).

    Desde luego, la figura del débil, el pequeño, el insignificante, armado tan sólo con su fe y la ayuda inestimable de la providencia convertida en un francotirador apostado con un AK43 tras unas peñas cercanas, siempre mueve a la supraestima y a tener claro que nunca hay que rendirse ante los problemas por muy grandes que estos sean… es precioso, como proverbio, adagio, moraleja, frasecita de agenda, pos-it de nevera.. Pero normalmente no es así. Normalmente, el gigantón te para la pedrada con el escudo y luego te corta la cabeza de un tajo inmisericorde ante el asentimiento de israelitas, filisteos y… en fin… el piltrafilla eres tú.

     Claro que, cuando a uno lo acostumbran a pasar de piltrafilla a soberano in pectore, luego es muy difícil convencerlo de que debe regresar a su origen de piltrafilla. Esta democracia enferma, tísica, lacerada, pustulácea, icterícica, comida de bubas, hace que los piltrafillas se hinchen (tanto de hinchar, como de henchir). Es una experta en hacer que se crezca normalmente el que menos razón tiene, el que menos apoyo tiene, e incluso el que menos respeto se merece.

    En las democracias – sobre todo las malas – todos saben de todo. Todo el mundo opina de política: desde el zafio, al sabio alquitranado en sus libros. Barras de bar se convierten en academias atenienses y en puertos eleatas. El voto del trilero de mercado central tiene el mismo valor que el del erudito sociólogo que chorrea estadísticas por las comisuras de sus labios, el de Belén Esteban que el de Bernabé Tierno o Madina… Nada que objetar.. pssst… nada que objetar… que aquí por opinar te llaman facha. Todos tienen la clave para salir de la crisis, así que no sé de qué se jacta Rubalterno. Cualquier chapista en paro o estucador en subvención, mientras apura la tercera caña, te da tres y hasta cuatro planes económicos… Claro que si ninguno de los que mandan es uno de los siete sabios de Grecia… baste el ejemplo del cesante de la ceja parabólica.

     En las democracias, cualquier panda de amigos puede traer en jaque a todo un barrio. Se puede mear en las esquinas, plantarte un botellón bajo los geranios de una pareja de ancianos, llenarte de mierda las aceras… Enmierdar con ideas casposas de cuando Marx era chiquillo la puerta del Sol, vacilarle a la policía e incluso humillarla y empapelarla; unos controladores descontrolar las vacaciones de decenas de miles, cuatro profesores ideologizados e ideologizadores y decepcionados con el descalabro del “pesoebre” paralizar la educación… Cuatro gamberros montarla en Londres…

      Las minorías… las minorías… Cuando a una minoría se le da trato de mayoría, deja de ser minoría. A Durán i Lleida, Erkoreka, Ridao, Jorquera, Llamazares, se le ha recordado muy poco, a propósito de la Reforma esta parchosa entre el PP y el Pesoebre, la frase aquella bíblica de..”Pulvis es, et in pulverem reverteris..” Y ya me veo al bueno de Bono con capa pluvial y “guisopo” en mano.. “Piltrafilla es, et in piltrafilla reverteris…” chisporretazo a Puigcercós…a la entrada del Congreso. Ya pueden patalear, incluso hacer un suicidio colectivo estos señores que representan a una parte diminuta, davídica, de España en la que además no representan a todos, y cogen unos rebotes en el desfiladero de la rebelión antidemocrática filogolpista cuando la democracia no actúa como se espera de ella: que es que actúe de Providencia Yavhítica y descerraje entre las cejas del Goliat español el tiro limpio del parasitismo, haya o no hambre en el resto del país.

     A mí, de pequeñito, siempre me habían dicho que la democracia es un sistema donde se hace lo que decide la mayoría y que, en todo caso, se respeta a las minorías. Me imagino que esta coletilla de cobardica rousseauniano de respetar a las minorías se pensó deduciendo de un modo simplón que las minorías te iban a estar agradecidas de por vida y siempre estarían prestas a merecerse respeto… pues, una mierda… ¡sacacuartos insolidarios! Una minoría que no se merece respeto es lo más parecido a la definición de dictadura.

     Lo del “cría cuervos…” es un argumento más para centralizar las administraciones, ahorrarse un pastón e implantar un sistema electoral a doble vuelta. Yo creo que las crisis ya nos están desplumando el cacareo pacato de la Transición, en la que no hubo más remedio que prometerles a estas putas caras el pisito en Gran Vía. Pero ahora, cuando te dicen que la Gran Vía es suya… Hicimos una gracia y parimos un problema. ¡Y que todavía haya almas de cántaro que se quejen del bipartidismo! ¿España polipartida? ¿Más todavía? Joder.. menudo patio de Monipodio.

     La figura de David es entrañable, venciendo al gigante filisteo… Pero, cuando en lugar de David, te viene la niña del exorcista, lo mejor es que te pertreches tú de una buena honda – no la del llanto perenne, el victimismo y el rostro torvo y desabrido cargado de odio – y ¡desenfundes primero! que la mayoría de España es española, a ver si ese pequeño detalle no se nos olvida, o nos lo olvidan.

Anuncios

Written by ariovisto

3 septiembre 2011 a 10:28 am

A %d blogueros les gusta esto: