ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Herbívoros

    ¿En qué se está convirtiendo la política? Mejor dicho, ¿en qué estamos dejando que se convierta la política?

    Aturdidos por la crisis, provocada por pésimos gestores, por gente preocupada de su interés personal y totalmente ajena al cometido inicial de “servidumbre”, miramos hacia otro sitio. Yo ya no sé si por desinterés, por pasotismo; no sé si una vez que la izquierda tampoco arregla nada, somos unos torpones desheredados que no sabemos a dónde mirar o simplemente nos dan arcadas de ver la realidad política… nos tapamos la nariz, nos ponemos el pañuelito en la boca y seguimos nuestro camino… que bastante tiene.

   El concepto de poder es un cáncer que hemos dejado que haga garra en nuestro músculo. El poder, otorgado por medio de las urnas o santificado bajo las ruedas de los tanques es lo mismo. ¿De qué sirve un político si al final todo se reduce a lo mismo? Analizando resultados, ¿qué diferencia hay entre un electo democrático o un tiranuelo esquizofrénico?

    Mandar. Empoderarse. Engreírse. Pisar. Estar por encima. Aprovecharse. Enriquecerse.

    La política debería ser el ejemplo sublime de igualdad a rajatabla, y es un ejemplo vomitivo de depredación, parasitismo, vampirismo y usura.

    Supongo que el ser humano todavía no ha encontrado – si es que existiera – la clave para organizarse sin repartir poder; la clave para que los seres humanos funcionen sin la necesidad de que exista hegemonía de unos sobre otros – por extrañas razones que las civilizaciones se acomodan -, hasta tal punto que ponerse un traje azul marino de Armani y una corbata de 280 euros, – como antaño, sacerdotes, chamanes y druidas-, y estos hombrecillos de conciencia de avellana se erigen en semidioses, con quienes la verdad yace y se abarragana a diario, expuesta a cualquier fantasía de la “erótica del poder”.

     En una sociedad cuya cadena trófica convierte en herbívoro – de fácil y nutritiva digestión – a la buena persona y al cabrón sin escrúpulos en el gran carnívoro… cabe esperar poquito, muy poquito. Se ladra contra la Iglesia, contra los Bancos, contra el lucero del alba… el virus es otro: se llama poder.

    ¿Y si el ser humano no hubiese inventado con su podrida masa neuronal ese concepto?

   Tal vez, antes, cuando el poder servía para controlarlo…. antes me refiero en Atapuerca, claro.

  ¿De dónde sale esta extraña premisa humana? ¿De la inteligencia? ¿De la propia inteligencia? Curioso.

   Los movimientos protesta de indignación braman contra el poder convertidos en contra poder y manipulados por suprapoderes a los que no mueve otra cosa que alcanzarlo: al precio que sea. Es todo un engaño cojonudo, maquiavélico, científico, al milígramo…

   ¿Habría manera de borrar ese concepto del mundo?

   “Millones por comisiones gallegas, pactos de rendición donde el rendido está más contento que el supuesto vencedor (por un puñado de votos democráticos), una oposición diciendo amén “no tengamos la del 11 otra vez…” y Gadaffi hasta en la sopa…

   ¿A cuántos Gadaffi habría que matar? ¿Sustituirá a Gadaffi el perfecto político? Tal vez mate menos, tal vez robe más…

   Los herbívoros corremos el riesgo de acabar rumiando en parcelas valladas hasta que nos toque el turno de alimentar al Gran Cabrón Carnívoro.

   Es obvio que sobra Dios… claro… ese poder… es una amenaza… Mejor rumiamos libertad.

   ¿Y cuándo se acaben los herbívoros?

Anuncios

Written by ariovisto

23 octubre 2011 a 10:57 am

Publicado en 1. Reflexiones

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¿Acabarán con nosotros los herbívoros? No sería de extrañar. Somos un blanco fácil. Respetando, contemporizando, perdonando… No podemos llegar muy lejos. Pero, bueno, al menos viviremos con nuestras conciencias tranquilas.
    Dos besos!!!
    PD. Muy interesante el enlace sobre la extinción de los dinosaurios. 🙂

    Buscando a Clara

    23 octubre 2011 at 10:08 pm

  2. PD2. Me gusta el nuevo diseño del blog. 🙂

    Buscando a Clara

    23 octubre 2011 at 10:21 pm


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: