ARIOVISTO

Blog que aboga por un urgente Regeneracionismo Intelectual

Ponga un periodista en su vida… y será feliz…

       Todos los “finiséculos” se parecen por la curiosa deriva que toman los principios y creencias del ser humano, ese batido neuronal más cambiante que el cojón derecho de un maratoniano. Desde luego, la crisis finisecular que arrastramos y sufrimos y que inauguró el XXI se caracteriza por la cochambre, la medianía, el vacío, la estupidez, la ñoñería y el cinismo. España es un corral cuyos habitantes nos caracterizamos por ser unos opinadores despiadados. Tanto Franco y tanta mordaza ha provocado que se nos desprendan las mandíbulas y vayamos por estas páginas borrosas de nuestra propia Historia como unos bocazas irredentos. Y es que aquí opina todo dios, da igual si es sobre barcenología, sobre bretonología, sobre trenes, sobre aviones, sobre toros, sobre el Papa o sobre el sursum corda… Le enmendamos la plana a un juez y seis jurados, a un ingeniero, a cincuenta peritos, a mil forenses, y a siete mil curias y, por supuesto, nuestros representantes legítimos no suelen tener ni puta idea de nada, que para eso ya está Paco el del tercio de Amstel, que mientras mastica el palillo, soluciona nuestra crisis, la de Irak y el hambre en Somalia…Tanta mordaza nos debió desencajar la mandíbula porque ahora abrimos más la boca que Pepepótamo, ¿os acordáis de Pepepótamo?

     Y como uno defeca lo que come, la sociedad ha parido una clase periodista de trompeteros bullangueros y, sobre todo, muy por la pela, que opinan de tal suerte y andan por muchos mentideros gustándose y jugando a ser diosecillos, como aquellos que se juntaban en torno a la fuentecilla de la película Jasón y los Argonautas, jugueteando con los destinos a golpetazo de argumento, discusión arrabalera e ideologización política más propia del mester de clerecía que de las libertades que a tales alturas seculares y de “progreso” se presuponían. De tal suerte, estos “juglares a lo político”, que han cambiado el cálamo por la tablet, dan a veces un espectáculo que, bien a bien, el famoso panem et circenses romano se queda corto para ver esos ajustes de faca trapera lorquiana de las tertulias de portal de taberna oscura y tosca que siembran, proliferan, embarran y aturden por nuestras pantallas. ¿Alguien sabría decirme qué diferencia hay entre las tertulias donde se sobrepasa la pelea “en barro” a guindas culturales como los deluxes, los viceversas de sexos licuados, grandes hermanos…? ¡Sálvame! Bueno… no ¡no me salven!

     Si resulta que Blesa ya está en la calle, si Pepiño es inocente, si Camps no hizo nada, si lo de Matas tampoco fue tanto, si Rajoy ya veremos, si mucha gente ha tenido que dejar la política y luego han resultado sólo… no culpable…, si el maquinista del tren de Angrois, espérese usted, y si… ¡coño! ¡A ver si los que tendrían que estar en la cárcel son algunos periodistas que lo único que hacen es enmierdarlo todo!Y encima luego, si un juez, o la no ideologización de las sentencias, o sencillamente el burdo y vulgaris sentido común, o la más palmaria evidencia, osa o se atreve a llevarles la contraria, cagondiole el rebote que cogen, oye, como si les fuera la vida en ello, y se pasan todas la sobremesas y sobrecenas aullando a la luna como mascotas sin amo. ¡Y encima alardeando de que no hay que condenar al politiqueo y al famoseo a la “pena de telediario”! pero, ¡qué jeta! ¡si son ellos mismos…! ¡Si les falta llevarse el punto y las palomitas a la plaza de la Bastilla para ver cómo rebotan las cabezas!

     El espectáculo que han dado los periodistas, sin ir más lejos, con el tratamiento del terrible suceso del tren de Galicia, ha sido para quedarte pasmado. No se trata de algo grave, de espectáculos, digamos, dañinos, – a parte de estar ya con la indirecta socarrona e ideológica con la gente aún por identificar, que manda huevos-, no por esto, si no por el hecho de que precisamente parten de su propia ramplonería mediática al ver cómo llevan meneando la nada y la “no información” hasta la náusea, haciendo con sus palabras lo mismo que con las imágenes, poniendo las mismas en un bucle cansino, que lo único que causa es vergüenza ajena; total por copar el puto y dichoso share de audiencia de los cojones. Eso sin contar lo bien que sienta que te dejen el dolor a medias para venderte un reloj o meterte diez minutos de consumismo cruel e insensible.

     Que sí, que sí, que la libertad de expresión, que el derecho a la información, que todo eso está muy bien. Sólo que a veces pienso que la Constitución Española tendría que haber tenido una primera página de condición sine qua non:

“El contenido de esta Constitución, sus leyes y sus articulados están dedicado a personas de juicio contrastado y normal, con un mínimo de preparación y decencia, sentido común, dedicación exclusiva al interés de sus compatriotas españoles y aséptica y libremente desideologizados. Nota: no dejar en manos de bocazas ni periodistas interesados”

     Porque si no, esta Constitución – antisistemas, independentistas, políticos, transfugas, partidos bisagra, delincuentes, sindicalistas, jueces, periodistas, “ariovistos”, etc… que no cumplieran esta condición sine qua non- , esta Constitución, decíano es una Constitución, es el Necromicón.

     España no sólo tiene la clase política que se merece… si no todo los demás, ya sea en tinta, dial, digital, cibernético o mediopensionista, con o sin suplemento dominical…

Anuncios

Written by ariovisto

27 julio 2013 at 12:45 pm

Publicado en 1. Reflexiones

“Culpabliño….”

 

– Este tribunal declara a Pepiño Blanco:

 

“Un poco embarazado…”

 

(Menos mal que no dimitió nadie del PSOE…)

(je je je)

Written by ariovisto

19 julio 2013 at 2:06 pm

Publicado en 1. Reflexiones

Año 1. (d.B.) (después de Bárcenas)

——————————————————————————————————

¡¡Que dimita Rajoy!!

A tomar por culo!!

A tomar por culo!!

Somos un país de gentucilla mediocre…

Nos merecemos estar mendigando.

Nuestra clase política es propia de una obra de Mihura o Jardiel Poncela.

¡¡Socorro!!

Yo, en nuestro escudo constitucional, cambiaría el “Non Plus Ultra” por el “Me las vas a pagar, cabrón”, es algo que nos representa más: gallardones, gruposprisas, mediasetes, federicos, pedrojotas, aguirres, rubalcabas, ugetés, viejasguardias…y, mientras que la nobleza se pela sus cuitas y se hace unas pajillas tipo Torrente, al español modelo gleba que le vayan dando..

¡¡No vendrá una peste como la de 1365 y se los llevará a todos, cagüendiole…!!

¡Pero que no deje ni uno!

Los españoles primero, señores… luego, cuando esto amaine, ya habrá tiempo para sus roces y tocamientos.

Written by ariovisto

12 julio 2013 at 2:43 pm

Publicado en 1. Reflexiones

Wert o “papá, el rey está desnudo”

     

     A estas alturas de la película hasta las piedras se volverían y llamarían “puta vieja” – que diría el de la Puebla de Montalbán – a este sistema educativo picado de lepra y totalmente inútil. Con la boca grande, la bocaza de la izquierda beligerante y cochambrosa, todos ladran a la mínima que alguien intenta que la foto salga movida. Todos, desde los kioskeros hasta las madamas, desde los astronautas hasta los yesaires, desde los Bárcenas hasta los carteristas rumanos, desde los Messi, hasta los asesores de barrio… y en cualquier mentidero español están de acuerdo en que este sistema educativo es una mierda.

     La estafa que suponen nuestros centros educativos – el despilfarro obsceno de los millones de euros convertidos en inútil polvo de tiza – tal y como está el patio y la que está cayendo: parados, pobreza, clases medias temblando, desahucios… y el cuajo de pedagogos, asesores educativos, asociaciones de padres, de estudiantes, de rectores, y de “torcedores” que acuden con el cacillo de la sopa boba a proteger su particular diezmo, y la boquita con cara de pichón hambriento, importándoles un huevo los estudiantes, mientras nuestra juventud se cuece en su pura salsa de estulticia y pordioserismo educativo, adquiere unas dimensiones de responsabilidad que dejan a Bárcenas a la altura del bueno de Goofy.

     Como el que gobierna es el trasnochado PP lo que interesa y se hace perentorio es un Gran Pacto de Estado Educativo – si gobernara el SOE, algún iluminado pariría alguna TROGSE o GOGSE o ÑOGSE que mantuviera el pábulo y el chorreo de euros otros veinte años -, pacto educativo entre la misma canalla cortesana que ha tenido los bemoles de llevar treinta años meneando el bacalao para acabar en esta inopia desértica y yerma de planes de estudios cuyos inspiradores más señalados son los chistes de Jaimito y Lepe.

     Wert susurra sotto voce, “aquí huele a muerto” y antes de que conteste “yo no he sido” ya lo acusan de asesinato. Da igual quien fuera, o lo que fuera o lo que se legislara. Las criticas a Wert no emanan de las necesidades y de las hambrunas que asolan nuestras aulas, – más en manos de auténticos inspectores educativos alejados del compadreo de cantina y soltando sartenazos a funcionarios gandules y apesebrados que en el rollo sempiterno del recorte injusto y la lagrima becaria y llorona – las criticas a Wert emanan de los putos cacillos de sopa boba y los diezmos alcoholados de tanto engranaje de chupones que aprietan contra el pupitre a nuestros incompetentes jóvenes constriñéndolos y engañándolos despiadadamente a lo Hanibal Lekter, pues no veo menos crueldad que la de jugar con la esperanza del desesperado – permitiendo a un atajo de desnortados sin preparación gastarse un potosí o acaparar becas necesarias y escasas en una educación que no les ofrece nada más que desesperación, suspenso, desesperanza y cruda realidad; del mismo modo que a mí no se me ocurriría entrenarme para llegar a hacerle un gorro a Pau Gasol, entre otras cosas porque no llego a 1’80… la cruda realidad es que el tonto-gandul no puede estudiar, su propia genética se lo impide… como a mí meter un triple.

     “El rey está desnudo. Esto es una mierda. Vaya vergüenza de resultados educativos…” La voz es unánime, pero…

     Lo triste es que cuando el niño señala al rey a las alturas de su caballo y grita “papá, el rey está desnudo”, el rey tira suavemente de las riendas, se gira, mira al niño tristemente y sentencia:

     – Pues anda que tú…

     Que es lo que Wert, cuando deje este basurero moral que es la política y se sacuda las sandalias a la altura de los leones de Las Cortes, le dirá al primer joven empanao con el que se cruce.

Written by ariovisto

5 julio 2013 at 10:16 pm

Publicado en 1. Reflexiones

Consenso “sin senso…”

     “La Política es el arte de hacerse necesaria.”

     Cuando la izquierda prueba el amargo pan de la cesantía la boca se le llena de la bilis del consenso, que es la traducción más políticamente correcta de resentimiento y odio. Consenso sobre la moqueta y fuego sobre el asfalto, desalmando al desahuciado y emponzoñando al preferente, entre otros. Aprovechándose de la desesperación de los almas de cántaro españoles, la izquierda acude a la matraca y al diálogo, en una estrategia equilibrista de viva lo peor pero te tiendo mi mano. Y es que sacan pecho legítimo y moral de pedigrí de renta antifranquista y les falta levitar como Santa Teresa, mientras que la derecha anda sumergiéndose en la nieve como San Francisco, para enfriar sus complejos.

      El consenso atenta directamente contra la esencia misma del contrato social democrático. Dudo mucho que el votante del PP haya votado para que se consensúe con los tarambanas que permitieron que España se empeñara y que le debamos a Alemania, más que Felipe II le debió a medio mundo. Por lo tanto, mucho me temo que aquí lo único que se consensúa es dejar al margen del juego democrático a quien ostenta la soberanía de toda la Nación: el sufragio inalienable de cada español. Cada consenso es dar la espalda a la Democracia. Otro motivo más para castigar a esta nueva ralea de sangre azul no yendo a votar. ¿Votar? ¿Para que luego ustedes consensúen? Eso es lo que hacía Franco cuando reunía al Consejo de Estado, consensuarlos a todos en torno a su opinión. Y encima cobran.

      Cuando la derecha entienda que cuando la votan los españoles le otorgan el riquísimo derecho a equivocarse – incluso a acertar -, empezará a sacudirse el lastre del complejo de la legitimidad moral de la izquierda. Es más, cuando este país se libere de la costra leporina de la ideologización y de tanto resentido – a la siniestra – y de tanto acomplejado – a la cosiniestra- revoloteando por las arcas del Estado, este país podrá aspirar a ser otra cosa… por fin.

       Los españoles ya consensúan en las urnas, caraduras.

No votes, vete a la playa y consume en los chiringuitos, es más útil.

Desprecia profundamente a los periodistas que alimentan el pábulo de la ideologización, y lee a los clásicos: es mucho más útil.

No te manifiestes convirtiéndote en parte gregaria de la Trashumancia Beligerante Antisistema Lanar, y vete a la montaña: el oxígeno es más puro.

Desinféctate, descontamínate, desintoxícate; no lo olvides: todos, todos te engañan.

Somos UAPIS

(Unión de Apolíticos Inducidos)

Written by ariovisto

26 mayo 2013 at 9:47 am

Publicado en 1. Reflexiones

Typical Spanish…

          

     La envidia y la avaricia – defectos indómitos y genéticos del Homo Iberus-, actúan como aceleradores inflamables de este incendio voraz que asola España. El espíritu desconfiado y antisolidario del Homo Oleicus, hace que la crisis se extienda como una plaga de peste negra y bubónica y que acabará por aposentarse en nuestras y a maltrechas raíces socio-históricas. Las crisis normalmente, en España, vienen representadas por dos grandes porcentajes actuantes: el 50 % de las crisis nos vienen impuestas desde nuestro entorno geopolítico – dígase Europa -, es decir: normalmente desde fuera se nos mete el misto en la pinocha. Una vez iniciado el incendio, el Homo Jamonicus Patanegradental, en vez de arrimar el hombro y bombear agua con un par de huevos, lo que hace es rociar gasolina y sacar a bailar por todas partes el hisopo de la resina. Por lo general, el Empresario Español es el causante número uno y principal responsable de la crisis. Embutido en su ficticio estilo de vida, volcará todo el problema de sus anhelos y tren de vida en el sueldo de sus empleados, esquilmándolos todavía más si cabe: cuando iba la cosa bien, porque el jefecillo tenía que ir mejor, y ahora que la cosa va mal, porque de ir mal le tiene que ir mal al pringao; maquillándose de verde acelga, poniendo cara de penitente y llorando por todas las esquinas menos por las de su cuenta corriente; del mismo modo, el autónomo, angustiado por la no-presencia de clientes, acudirá a la engañifa, la estafa, la usura y el malmeto, con precios abusivos, recorte de calidades, y si es posible frunciendo el ceño y perdiéndole el respeto a sus propios clientes, antaño fuente agotable de su bienestar. Así mismo, el trabajador por cuenta ajena – y tan ajena, puesto que puede estar meses de retraso sin olerla – habiendo sido pulsado aquel botón parasexual que nunca se debe pulsar por parte del que confunde ser listo con tener el poder – o sease el jefecillo – desproduce, incordia, intenta estafar a su propio jefe, rindiendo menos, escudriñando sus derechos hasta la ataraxia laboral, recurriendo a bajas, suegras muertas, depresiones…incluso, si no le queda más remedio afiliándose a un sindicato filomafioso de esos del puño del trabajador (apretando el euro) que tal y como atufan viene a ser poco menos que como vender el alma al diablo.

     Si a esto sumas al excelso mundo cavernario de los Tortillapatatensis la clase política que nos asola y nos pandemiza, unida a la clase periodista de matraca y carraca trompetera, que no deja de ser una Gran Corte de los Milagros que para sí la quisiera Carlos I de España y Quinto de Cerveza, tenemos un suculento autorretrato del inútil antepirenaico.  Inútiles para hacer embalses hasta aburrir al español pagafantas y pagaimpuestos. Mientras los hijos tontos – las autonomías – absorben y absorben y absorben remedando al alien de mr. Scott pegado a la tráquea del Estado, formado por una ejército de ciudadanos tontazos ideologizados que entienden la política como ser del Madrid o ser del Barça.

     Lo peor que le puede pasar al Homo Paella Marisquensis es que la Historia le obligue a enseñar sus redaños… sus redaños de fenicio, moro, judío, gitano y suroeuropeo, (o norteafricano, como quiera usted) para dar perfecta muestra de sus carencias históricas.

     Por eso, si lo de Europa ya me parece una entelequia.. lo de país.. lo de país pasa de quimera a comedia aristofánica. Si esto realmente fuera un país, una nación, una patria, me cagaba yo en las crisis y me sobraba mierda. Pero los prestamistas ya nos tienen tomada la medida.

     Aquí no hay ni más país no más raza que el Poderoso Caballero… Don Dinero… y claro, así nos va.

Written by ariovisto

5 mayo 2013 at 10:38 am

Publicado en 1. Reflexiones

Golpecillo de Estado

         

          No voy a ser tan cruel para comparar esta gentucilla que se arroga sin arrugarse, en nombre don Euro, nuestra representación parlamentaria, con Salvador Allende radiando a papichulo Pinocho que no pensaba abandonar la sede parlamentaria, donde reside la soberanía del pueblo protegido por el sagrado Pacto Social de la Democracia, pese a las amenazas de bombardeo, de incineración, de aplastamiento… como desgraciadamente para el pueblo chileno, así fue. Podría, siendo más suave, recordar a sus señorías la quijotesca esfinge de Gutiérrez Mellado forcejeando con Tejero, pistola en mano, recriminándole que depusiese aquella estúpida actitud de secuestro y vejación de los valores democráticos… pero a saber si las señorías de nuestro actual y paniaguado parlamento recuerdan quién fue ese señor, y si los agujeritos que hay en el techo los hizo Bárcenas, o Pepiño o algún capullo sindical, ni, por supuesto, a don Salvador, quien, a buen seguro les sueno más por la chica de La Casa de los Espíritus que por echarle cojones al golpe de estado de la Casa de la Moneda.

          Hablando de casas de espíritus, el espectáculo de todos estos mangutas, gastacueros, puleskies, suspendiendo la jornada parlamentaria porque cuatro porreros malencarados, dirigidos por la esquizofrenia ideológica de la izquierda más fascista desde los chistes que Castro le contaba al Ché – y que éste fingía que le hacían gracia-, fue bochornoso, casi de opereta bufa, de risa. Tal como está el país de dolido, de esquilmado, de agotado, cansado de morder la paciencia con los dientes.. y estos “eurosdisputados” dando una imagen de cordero acojonado… y que tras mucho fijarse uno, se contaban más fotógrafos que mochileros empujando la valla, y ¡no fueron! Se quedaron en sus casitas… ¡¡No les pagarán el día…!!

          A mí estos tipos no me representan. Que se larguen, que se vayan; a la mierda no, porque seguro que consiguen recalificarla y encima se forran con comisiones.. pero lejos.. no sé… de botones a un banco suizo o algo…

          Pero vamos a ver, si se lo llevan calentito, si nos están robando, si están tocando todos los gastos menos los suyos, si son unos ácaros licenciosos y aprovechados, ¿por qué habría que pensar que iban a exponer sus armanis a recibir un huevazo…? ¿Estos qué entienden por democracia? Su pastel. Si es que no pueden evitar sentirse superiores y privilegiados, si es que no pueden evitar mirarse al espejo y decirse: “Pero qué listo es el hijo de tu madre…” Representen ustedes a sus señoras madres, señorías-nenazas.

          Y a los bolcheviques nazis pues nada, animarles y decirles que mañana vuelvan, y pasado, y pasado.. hasta conseguir que el Parlamento se quede como un Museo, o una Biblioteca o un puto club de ricachones para jugar al billar y beber whisky de 16 años.

         No todos los políticos son iguales., ay, ay ,ay…Generalizar no es bueno, ni justo…ay,ay, ay, que alguien me pase un poco de papel de fumar que me la coja… que me da mucho asco.. ay, ay…

     Ayer ninguno fue. Todos. Retrataditos para la posteridad. Una dejación de funciones, una deserción democrática, una deslegitimación de por vida.

         Ayer se escenificó un golpecillo de Estado…un toqueteo de Estado… un coscorrón de   Estado. Ayer le vacilaron a nuestra democracia.

          ¿Votar? ¿Pa qué? Amos, no me jodas, Ariovisto.

Written by ariovisto

26 abril 2013 at 1:29 pm

Publicado en 1. Reflexiones